Quienes somos

“Andaluces de Alcalá” se constituye para coordinar y unir esfuerzos en relación con la defensa y promoción de la identidad cultural Andaluza, su patrimonio, lo público, el desarrollo de los derechos humanos y los intereses colectivos generales. Su actividad se desarrollará fundamentalmente en el ámbito de nuestra localidad, Alcalá de Guadaíra.

Justifican el surgimiento de “Andaluces de Alcalá”, la carencia de respuestas suficientemente válidas, organizadas y sistemáticas desde la sociedad civil a la continua agresión y retroceso en relación con los fines expuestos. La falta de respuestas al importante giro conservador, y los escasos referentes, están permitiendo la penetración en todos los segmentos de la ciudadanía, de líneas ideológicas y políticas conservadoras que resultan contrarias a los intereses que como pueblo tenemos.

El control del tejido asociativo en nuestra localidad, y su debilidad, justifica la necesidad de fomentar la participación de la de la sociedad civil de una forma libre y constructiva. En este sentido, apoyamos el anunciado proceso de constitución de un Sindicato Andaluz de Trabajadores en nuestra localidad y de cuantas otras entidades locales o andaluzas, contribuyan a la vertebración local y nacional de Andalucía.

“Andaluces de Alcalá” tiene como uno de sus fundamentos, el compromiso voluntario y desinteresado de sus miembros, es plural e independiente y su funcionamiento es radicalmente democrático.

En relación con la PAZ, apostamos por resolver los conflictos de una forma pacífica, de construir otro mundo sobre las bases de la solidaridad, la libertad, la igualdad, el diálogo y el respeto a los derechos humanos.

LOCAL

Consideramos que la situación de Alcalá de Guadaira no es un hecho aislado, nuestra localidad se encuentra afectada de una forma plena por la situación general andaluza y española. En los últimos 30 años hemos perdido una parte importante de nuestro patrimonio natural, histórico, etnológico, arqueológico, antropológico y físico. Padecemos importantes carencias democráticas, que se concretan en el bloqueo de la participación de asociaciones críticas y en el control de la mayoría de entidades locales, la difusión de una ideología que relega a un segundo plano nuestras señas de identidad, desmotiva la participación ciudadana, y donde todo tiene que estar controlado a nivel municipal. A esta situación solo responden un reducido grupo de entidades locales de forma parcial.

Observamos una creciente especulación urbanística, hoy frenada por el “parón” inmobiliario, que amenaza con destruir importantes territorios vírgenes, con sus señas de identidad, que atenta contra los intereses generales. Esto se produce ante la desidia de gran parte de la ciudadanía y entidades locales. Proceso, que acorto plazo no parece tener visos de desaparecer, si tenemos en cuenta las previsiones en el avance del nuevo Plan General de Ordenación Urbana, que nada tienen que ver con el deseado Desarrollo Sostenible.

ANDALUZ

El modelo administrativo centralizado, poco participativo, nada vertebrador, lejos de la realidad del ciudadano de a pié y de los objetivos generales, tiene como máximo exponentes prácticos (no los únicos), el área metropolitana de Sevilla y el litoral andaluz.

La situación caótica de área metropolitana es fruto de decisiones políticas de gran calado, como fueron, la paralización de las obras del metro a principios de los ochenta, la apuesta por el transporte privado en detrimento de público (inexistencia de trenes de cercanías en el área metropolitana, el 77% del tráfico de mercancías circulan por carreteras, el 4% por ferrocarril,... etc.). La falta de coordinación entre las diferentes localidades del área metropolitana, la falta de sensibilidad en áreas nuevas como Sevilla-Este, donde no se ha credo las infraestructuras necesarias.

Así, el “aumento del 1,5 de población en los últimos 30 años” no se corresponde con la multiplicación del “suelo construido 10 veces superior”, con la paradoja, de que “el 35% de las viviendas se encuentran desocupadas”. Por otra parte, “el 66% de los habitantes de la provincia ocupan el 9,9% del territorio”. Concentración de población, que “depende en un 80% del exterior en los materiales y la energía que necesita” y, un largo etc.

GENERAL

En otros ámbitos (Estatal, Europeo y mundial) constatamos un retroceso general en el campo de las libertades (mayor control ciudadano), pérdida de conquistas laborales (jornada de 65 h), vulneración de derechos humanos (retenciones administrativas de hasta 18 meses, incremento de denuncias por malos tratos y torturas). “Andaluces de Alcalá” muestra su rechazo y, creemos fundamental la toma de conciencia de la ciudadanía, la necesidad de organizarnos y, defender de las conquistas logradas en el camino de una sociedad más justa.

Alcalá de Guadaíra a 19 de abril de 2009