viernes, 24 de abril de 2015

“Apadrinando un árbol ”: Una nueva puesta en escena de la precampaña electoral

Desde Andaluces de Alcalá apoyamos las campañas de reforestación. Éstas son especialmente útiles en espacios degradados e, igualmente, las consideramos necesarias en las zonas verdes y ajardinadas, fuera de la especulación urbanística, y enmarcadas en nuestro entorno urbano y rural.

Nuestra crítica, en este sentido, tiene en consideración los aspectos positivos de las actuaciones llevadas a cabo por el Ayuntamiento. Así, la adquisición en 2011[1] de parte de la Hacienda Oromana, su integración en el Parque y la declaración del conjunto como “Monumento Natural”, cumplen con dicha consideración[2]. No obstante, no es menos cierto que, tanto ésta, como otras intervenciones en el tramo urbano del río, siempre vinieron precedidas de una fuerte movilización social a instancias de la Plataforma Salvemos el Guadaíra, entidad a la que los alcalareños le debemos las mejoras que hoy todos disfrutamos.
No obstante, a la hora de valorar la actuación municipal en materia de arbolado, tanto en el río cómo en el núcleo urbano, cabe recordar un largo rosario de costosos despropósitos, muchos de ellos, por suerte, no consumados en su totalidad por la oportuna intervención del grupo ecologista Alwadi.ira. Entre tales hechos criticables es necesario citar actuaciones como el desmonte llevado a cabo en el Parque de Oromana, financiado con el programa “Andalucía Joven”, que ocasionó la pérdida masiva de sustrato vegetal; la plantación de magnolios junto al “Molino de Oromana”, de los que no quedó ningún ejemplar de recuerdo; la eliminación de los naranjos a lo largo de la ribera, actuación no ejecutada completamente por la denuncia del grupo ecologista; el desbroce parcial de la “Huerta de la Quemada”, denunciado por la Plataforma ante el Juzgado de Guardia; la sustitución de las jacarandas de la Avenida de Bailén, para plantar otras especies; la saturación de la Avenida de Santa Lucía con especies antagónicas, etc. A esto queda añadir las podas inadecuadas y a destiempo que hacen inseguros a los árboles al cabo de los años, la corta de raíces cuando se ejecutan obras o los  riegos inadecuados, que vienen a constatar la ineptitud de los diferentes equipos de gobierno en materia de arbolado, parques y jardines.
En este sentido, la plantación llevada a cabo en la zona del “Puente del Dragón” puede incluirse en este tipo de actuaciones sin sentido, asesoradas con criterios técnicos de dudoso rigor y, al menos en este caso, de un marcado carácter electoralista. Desde Andaluces de Alcalá consideramos que el lugar elegido, la zona del “Puente del Dragón”, no necesita una plantación forestal, pues la zona ya cuenta con suficiente arbolado. Sin embargo, otras partes del término municipal así lo requieren, basta con citar un par de ejemplos: en la propia la ribera del Guadaíra, en el tramo fluvial existente entre el “Puente de la Vega” y “Molino Hundido”; o en zonas no ribereñas, como el “Puntal de Oromana”, finca de titularidad municipal.
Además, cabe recordar que en nuestro término municipal continuamos perdiendo núcleos arbolados sin que el Ayuntamiento haya reaccionado. Basta citar casos como la olmeda del arroyo de la madre de Gandul, que ha sido calcinada en su mayor parte, o en conjunto la mayoría de olmedas que aún perviven están afectadas por grafiosis sin que la Delegación Municipal de Medio Ambiente haya tomado medidas, quizás ni siquiera sea consciente del problema. También se han visto afectados por incendios importantes tramos de la “Cañada Real de Morón”, del “Cordel de Gallegos”, del “Cordel de Pelay Correa” o del “arroyo del Novillero”, por citar solo unos pocos casos. El Ayuntamiento no tiene un plan de reforestación, ni políticas serias a tal efecto, y, lo que es peor, no conserva nuestro patrimonio en materia forestal,  y por ejemplo no ha ejercido la compra de la “Dehesa Nueva”, posiblemente la mayor superficie forestada del término municipal, donde en estos momentos además de talarse los eucaliptales existentes, también se están llevando por delante el sotobosque.
Resulta evidente que la privatización del mantenimiento de los parques y jardines ha resultado claramente inadecuada.  Consecuentemente, es urgente un análisis exhaustivo de la gestión y facilitar los datos claves a la ciudadanía. Los acuerdos con empresas suministradoras de plantas y mantenimiento deben ser revisados y cancelados. En este sentido, Andaluces de Alcalá considera necesario la puesta en funcionamiento de un servicio municipal de parques y jardines, así como la recuperación del vivero municipal.  Todo esto debe estar enmarcado en un Plan Director de Reforestación del Arbolado Urbano y Rural del municipio que lleve asociado la recuperación de caminos, vías pecuarias y riberas y su reforestación. Instamos también al Ayuntamiento a que ejerza su papel en relación a la protección de la “Dehesa Nueva”, última dehesa de nuestro pueblo, así como a la restauración de canteras con especies autóctonas y la regulación del pastoreo, otro de los graves problemas a los que se enfrenta la vegetación de la periferia urbana.

Andaluces de Alcalá, 24 de abril de 2015



[1] Decreto 382/2011, de 30 de diciembre, por el que se declaran en Andalucía varios espacios Monumento Natural.
[2] Actuación que vino a reparar, parcialmente, la desgraciada “opción de compra”, que sobre la totalidad de la finca, muchos creíamos tenía el Ayuntamiento en los años previos a la Expo92.

viernes, 17 de abril de 2015

ANDALUCES DE ALCALÁ DENUNCIA CACIQUISMO EN EL PROGRAMA DE EMPLEO JOVEN

En la tarde del lunes 13 de abril, los trabajadores del Programa de Empleo Joven de la Junta de Andalucía pertenecientes a la ciudad de Sevilla se reunieron con el Defensor del Pueblo Andaluz. A menos de un mes de la finalización de sus contratos, el objetivo era mostrar sus quejas por un empleo con el que se sienten estafados. Tres son sus principales reclamaciones: los contratos tienen una duración algo inferior a seis meses (unos cuantos días menos), lo cual no les da derecho a desempleo; las retribuciones son menores de lo concretado durante el proceso de selección y, por último, con estas contrataciones se están cubriendo bajas, con lo que los ayuntamientos se ahorran en muchas ocasiones abrir las bolsas de empleo y además, están sustituyendo trabajo digno por trabajo precario.

Esta situación no es exclusiva de la capital hispalense. Nos consta que en Alcalá de Guadaíra, muchos trabajadores han expresado exactamente las mismas dudas. Asimismo, todos observamos por nuestras calles cómo muchos de los peones llevan meses realizando sus funciones sin el material necesario, sin la ropa de seguridad y sin unas instrucciones claras, barriendo lo barrido mil veces antes, podando fuera de temporada, vigilando innecesariamente parques infantiles de columpios en plena tarde, etc. Todo lo cual deja en evidencia la falta de planificación de la campaña de Empleo Joven en nuestra localidad. ¿Nos equivocaríamos si dijéramos que nuestros gobernantes no pretenden emplear a parados de forma digna, sino darles una limosna para salir del paso, sin ofrecerles formación, apoyo u organización? ¿Nos equivocamos cuando decimos que nuestros gobernantes no quieren dar trabajo digno, sino comprar con este Plan de Empleo unos cuantos votos? Ya se trate de caridad o caciquismo, desde Andaluces de Alcalá animamos a todos aquellos jóvenes contratados con el Plan de Empleo Joven a exigir unas condiciones de trabajo dignas y a organizarse para reclamar aquello que se les prometió.

Andaluces de Alcalá, 17 de abril de 2015

sábado, 4 de abril de 2015

Adufe: Hechos son amores y no buenas intenciones

“La estación de bombeo del Adufe, futuro museo del agua de Alcalá de Guadaíra”.[1] Hechos son amores y no buenas intenciones Sr Alcalde.
Nadie pone en duda que el agua es un componente destacado de nuestra identidad local. La estrecha relación se remonta a los primeros asentamientos humanos, hacia 4500 a.C, pues la cercanía del “Lago Ligur”, junto a la existencia de extensos humedales cercanos, permitió que en la elevación de Los Alcores se desarrollasen civilizaciones estrechamente vinculadas con el agua. 

En época romana se construye una extensa red de galerías subterráneas para conducir el agua desde Alcalá a la "Colonia Iulia Romula Hispalis".  Son los denominados “Caños de Carmona”. En el siglo XII, el segundo califa de la dinastía Almohade, Abu Yacub Yusuf lo repara. El acueducto estuvo en uso hasta mediados del siglo XIX, demoliéndose en 1912. En 1882 la conocida como Compañía de Aguas de Sevilla o “The Seville Water Works Company” se hace cargo del suministro de aguas a la capital Hispalense, ampliando las captaciones de agua de Los Alcores.
La estación de bombeo de Adufe se inaugura en 1883, aunque actualmente no cuenta con el mantenimiento necesario para su conservación. De este insigne edificio ha desaparecido la maquinaria elevadora original y presenta importantes déficits estructurales. El resto de las conducciones construidas por los ingleses también han desaparecido o están muy deterioradas. En este contexto, es lamentable que el Sr Alcalde se acuerde en plena época electoral –aún en precampaña- de una de nuestras señas de identidad que ha sido continuamente abandonada a su suerte por los diferentes gobiernos que ha ido configurando en sus 20 años de mandato.
Desde Andaluces de Alcalá queremos recordar al Sr Alcalde que el resto de nuestro patrimonio histórico ligado al agua, que ha condicionado la vida de nuestra ciudad durante generaciones, no se encuentra en mejores condiciones que las descritas para la estación de Adufe. Así, de los más de cuarenta molinos que, sobre el río Guadaíra y sus arroyos, atestiguan la importancia del agua como fuente de energía para la producción de harina –materia prima con la que se elaboraba el famoso pan de Alcalá[2]-. Cabe recordar que la mayoría han desaparecido o se encuentran en estado ruinoso y que a ninguno de los restaurados se les ha dado uso alguno, convirtiéndose en una constante asignatura pendiente, tantas veces exigida por la sociedad civil, representada en su amplia mayoría por la “Plataforma Salvemos el Guadaíra”.[3]
Nuestras fuentes, manantiales, arroyos, norias y otros elementos relacionados con el agua en Alcalá, que en los primeros años de los gobiernos postfranquistas aún podían dar testimonio de ese patrimonio alcalareño ligado al agua, en la actualidad se encuentran en peores condiciones. Podemos afirmar, sin temor a equivocarnos, que nunca han recibido la más mínima atención municipal. La mayoría de las fuentes y abrevaderos han dejado de existir antes de que se realizase, no ya un estudio de las mismas, sino tan siguiera un catálogo exhaustivo. Los manantiales han desaparecido en su inmensa mayoría, algunos como el “Fontanal”, debido a la extracción de albero de una cantera cercana. No hemos sido capaces de conservar ni una sola noria; otros elementos como albercas, canalizaciones, lumbreras, etc. han corrido la misma suerte.
Por otra parte, la masa de agua subterránea (MAS) Sevilla-Carmona (05.47), denominada así en el Catálogo de unidades hidrogeológicas[4], se encuentra sobreexplotada y altamente contaminada por nitratos y nitritos. Durante todos estos años, hemos visto como proliferaban los pozos ilegales a lo largo de nuestro término municipal afectándola de una manera muy grave, se advirtió de su problemática y se denunció sin éxito. Para Andaluces de Alcalá y gran parte de la ciudadanía alcalareña, es fundamental que nuestro Ayuntamiento proteja activamente el valioso acuífero Sevilla-Carmona, pues de la consecución de dicho objetivo va a depender, en gran medida, la recuperación de un patrimonio natural muy importante para nuestra identidad colectiva, como son los arroyos y fuentes hoy desaparecidos.
En Andaluces de Alcalá defendemos la Cultura del Agua como parte indisoluble de nuestra memoria, tanto individual como colectiva. El uso de forma racional y eficiente del agua, ya que contribuye a la protección de nuestro entorno natural y, consecuentemente, a nosotros mismos. En nuestro ámbito, una de las claves sigue siendo la recuperación del río Guadaíra mediante la ejecución completa del Programa Coordinado, eso sí, actualizado. Y, es evidente, que hay que preservar el patrimonio que aún nos queda. Estas, entre otras, serán las exigencias de nuestro colectivo a los que finalmente gobiernen tras las próximas elecciones locales.
Alcalá de Guadaíra, a 4 de abril de 2015.



[1] http://www.ciudadalcala.org/noticias/noticia/2805/el-alcalde-propone-a-emasesa-convertir-la-antigua-estacion-de-bombeo-del-adufe-bajo-en-el-museo--del-agua-de-alcala-de-guadaira150#.VRfOsvysX0Q
[2] Entre los siglos XV y XVI existen en Alcalá 40 molinos. En el siglo XIX, el Padre Flores nos habla de 36 molinos de cubo, sin contar los de río y los de sangre. http://andalucesdealcala.blogspot.com.es/2010/02/los-molinos-harineros-de-alcala-de.html
[3] Un ejemplo fue la III fiesta del agua. https://sostenibilidadurbana.files.wordpress.com/2008/12/programa.pdf
[4] Mapa de Reconocimiento Hidrogeológico de España Peninsular, Baleares y Canarias http://idechg.chguadalquivir.es/DocumentosCHG/Hiperlink/GWB/0547.pdf