viernes, 27 de febrero de 2015

Andaluces de Alcalá ante la reivindicación de ejecución del Programa Coordinado de Recuperación y Mejora del río Guadaíra

El próximo 28 de febrero se cumplen dos años de la última marcha al Parlamento de Andalucía. Marcha en la que el pueblo alcalareño, organizado en torno a la Plataforma Cívica “Salvemos el Guadaíra”, llevaba adelante una justísima reivindicación a favor de la recuperación de su río.
En efecto, la movilización ciudadana encabezada por el grupo ecologista Alwadi-ira y secundada por diversos colectivos ciudadanos durante el último lustro de la década de 1980 y principios de 1990 consiguió que las diferentes administraciones desarrollasen políticas específicas ante la lamentable situación a la que había llegado el estado del río Guadaíra tras décadas de vertidos y ostracismo.
En tal sentido, la única propuesta de ordenación para el conjunto de la cuenca[1] existente hasta la fecha se remonta a la aprobación, en sede parlamentaria andaluza, de la Proposición no de Ley núm. 8/94, relativa a puesta en marcha de un Plan de Saneamiento y Recuperación Integral del río Guadaíra. Por tal normativa se instaba a la Junta de Andalucía -a través de la entonces Consejería de Obras Públicas y Transportes- a que formulara el Programa Coordinado de Recuperación y Mejora del río Guadaíra.
En dicho programa se proponía abordar el problema desde una doble perspectiva; por un lado, mediante el tratamiento de aguas residuales y mejora de la calidad bioquímica del caudal en el conjunto de la cuenca (denominado como subprograma Guadaíra Blanco); por otro lado, mejorar el estado del patrimonio fluvial: natural, histórico y cultural (mediante el desarrollo del subprograma Guadaíra Verde).
El denominado el Programa Coordinado se diseñó en una época muy diferente a la actual, no contando con la participación ciudadana como herramienta esencial para un diseño acorde con las sensiblemente distintas necesidades de los habitantes de las diferentes zonas de la cuenca. Al contrario, su diseño responde más bien a la aplicación de criterios tecnocráticos, donde no solo se aprecia un gran desconocimiento del funcionamiento “bio-hidro-geomorfológico” del sistema fluvial de esta cuenca, sino también del sistema socioeconómico del mismo. Pues al no contar con el respaldo ciudadano basado en el conocimiento de sus necesidades a través de la participación, en ningún caso ha sido posible compatibilizar las actuaciones de mejora con estas sensibilidades, de ahí que la mayor parte de las inversiones se desarrollaran en la ciudad donde se había configurado una mayor lucha social en torno a este problema, Alcalá de Guadaíra.
Desde el punto de vista técnico, este programa contaba con unos objetivos ambiciosos y con una firme propuesta de ejecución, para lo cual se le dotó económicamente y se desarrollaron varias acciones concretas en el marco del Guadaíra Blanco (instalación de depuradoras, colectores de saneamiento, adecuación de algunas márgenes, recuperación de algunos molinos), así como la “recualificación” de algunos parques públicos en las riberas del Guadaíra a su paso por nuestra ciudad.
La crítica principal en este sentido debe abordar hechos significativos como que la ejecución del programa ha sido incompleta, no ha existido coordinación –a pesar de contar durante varios años con una oficina específica- y, como ya ha sido comentado, estas actuaciones están centradas casi exclusivamente en el sector urbano del municipio de Alcalá de Guadaíra.
Por consiguiente, los objetivos del ambicioso Programa Coordinado de Recuperación y Mejora del río Guadaíra están muy lejos de haberse cumplido, resaltando algunas actuaciones pendientes de ejecución, tales como: deslinde y protección del dominio público, desarrollo de programas de regularización de vertidos industriales, saneamiento y depuración del poblado de Pozo Amargo (y tantas otras zonas), regeneración de la vegetación de ribera, recuperación de las vías pecuarias o de las zonas afectadas por canteras y graveras, recuperación del extenso patrimonio histórico y cultural ligado al río, etc.
Desde Andaluces de Alcalá planteamos que en el marco territorial actual este programa está desfasado y es inasumible por las diferentes administraciones. Consecuentemente, apostamos por la redacción de un nuevo programa que tenga como herramienta principal la participación ciudadana con objeto de que permita integrar mejor las acciones sobre el territorio a la realidad socioeconómica de los habitantes de la cuenca a fin de conseguir un mejor equilibrio territorial y en armonía con el funcionamiento natural del sistema fluvial que integra toda la red de drenaje organizada en torno al río Guadaíra.

Andaluces de Alcalá, a 27 de febrero de 2015.



[1] Existen planes especiales como: el Plan Especial Parque Metropolitano del río Guadaíra, por ejemplo.

lunes, 23 de febrero de 2015

El Centro de Estudios Históricos de Andalucía (CEHA) reta a los partidos que concurren a las elecciones andaluzas

El Centro de Estudios Históricos de Andalucía (CEHA) reta a los partidos que concurren a las elecciones andaluzas. 15 medias para los programas.
Estanislao Naranjo Infante, como Presidente del Centro de Estudios Históricos (CEHA) reta a los partidos que se presentan al 22 de marzo, a asumir en sus respectivos programas quince de las ideas sobre las que dicha entidad socio cultural ha venido trabajando en los últimos veinte años de existencia. Por encima de otras consideraciones, para este grupo cultural es necesario incentivar el debate sobre propuestas concretas que solucionen los problemas de los andaluces.
De lo contrario, ha señalado Naranjo Infante, Andalucía volverá a estar ausente en sus propias elecciones. Eclipsada por intereses partidistas ajenos y en detrimento de la existencia de un debate propio y de sus ineludibles alternativas. Con todo ello, el CEHA llama la atención de la clase política sobre el debate verdadero que debe darse en la convocatoria y sobre el que la asociación quiere incidir desde la sociedad civil.
Brevemente expresamos las propuestas:
1).- Rescatar para la Consejería de Educación el seguimiento que sobre los temas curriculares andaluces se realiza desde la Junta. Las validaciones de contenido se venían realizando hasta que la Junta cedió esa competencia al Ministerio, por lo que los libros de textos en manos de nuestros chavales, más allá de la palabra Andalucía en la portada o los colores propios de nuestra bandera, poco o nada tienen de identificación con la realidad andaluza.
2).- Es necesario aprobar un Programa de Cultura Andaluza como uno de los ejes de actuación prioritarios de nuestra política educativa. Defendemos la educación como una herramienta eficaz para defender y difundir nuestra seña de identidad como andaluces, además del flamenco o del patrimonio artístico.
3).- Defendemos la inclusión de contenidos referidos a nuestra cultura e identidad andaluza en el III Plan Andaluz de Formación Permanente del Profesorado de septiembre de 2014. Es necesario dotar de todos los recursos posibles a los docentes en esta materia y la formación permanente representa un medio muy adecuado a sus demandas.
4).- Aspiramos a la puesta en marcha de un órgano consultivo de seguimiento, estudio y defensa de nuestra modalidad lingüística a modo deAcademia del Habla Andaluza.
5).- Consideramos necesario continuar con la labor emprendida hace años con el conocido como Fondo Kati que reúne por manuscritos judíos y andalusíes, parte del exilio ibérico en Tombuctú. La Junta invirtió en su día en la protección y microfilmación de los mismos pero, con el peligro del integrismo islámico, corren serio peligro de desaparición.
6).- Presencia de estudios oficiales y titulaciones sobre baile y guitarra flamenca en los Conservatorios profesionales de Música y Danza de Andalucía. En el caso de la guitarra generalizarlos más allá de Córdoba.
7).- Defensa legal y de oficio ante los usos despectivos y/o comerciales de los símbolos de nuestra tierra, tal y como recoge la Ley del Himno y el Escudo. Actuación de los equipos jurídicos de la Junta, también, en defensa del Padre de la Patria Andaluza, Blas Infante.
8).- Publicación en formato digital de los manuscritos inéditos de Blas Infante Pérez, ya censados así como edición de sus obras inéditas.
9).- Además del ya instaurado Día de la Lectura en Andalucía (16 diciembre) crear y promocionar más singularmente el Día de las Letras Andaluzas dedicadas a las editoriales de la tierra así como a los temas y autores andaluces.
10).- Realización de un Mapa de Pecios en Andalucía y establecimiento de medidas legales de protección sobre esas zonas arqueológicas ante el peligro manifiesto de expolio. Actualmente sólo existe uno en la Bahía de Cádiz
11).- Traspaso a la Comunidad de Andalucía de la gestión del Parque de Doñana, la Alhambra, el Archivo General de Indias y la CuencaHidrográfica del Guadalquivir. Sin menoscabo que en sus órganos de gestión tengan representación órganos del Estado.
12).- Creación de la Hemeroteca General de Andalucía como punto y final de una política de censo, protección, difusión y divulgación de un rico patrimonio documental periodístico, actualmente disperso y ausente de una política específica al respecto.
13).- Continuidad en las prospecciones arqueológicas vinculadas a las primera presencia de homínidos y hábitat paleolíticos en el Valle del Guadalquivir. Especialmente en el yacimiento de Orce y otras zonas arqueológicas pre-romanas.
14).- Rechazo explícito a las fiestas y celebraciones relacionadas con la expulsión de musulmanes y judíos en esta tierra, desde su necesaria reconversión en eventos cívicos donde se potencien valores de interculturalidad e integración entre pueblos, culturas y religiones. Negativa concreta a convertir la Toma de Granada (2 de enero) y otros festejos semejantes en Bien de Interés Cultural.
15).- Incentivar el consumo de productos andaluces con el objetivo de propiciar una soberanía alimentaria y el desarrollo de la industria local.

En Andalucía, 18 de febrero de 2015.

miércoles, 18 de febrero de 2015

Andaluces de Alcalá denuncia el uso electoralista de la piscina del Campo de las Beatas

A lo largo de los últimos días cientos de alcalareños están recibiendo llamadas telefónicas en las que el ayuntamiento les ofrece cuatro sesiones gratuitas en cursos de natación en la piscina municipal del distrito sur (Campo de las Beatas). Los vecinos que reciben estas llamadas son los mismos que llevan ya varios años esperando, inscritos en una lista de espera que supera las mil personas y que nunca ha llegado a funcionar. Y es que, aunque esta piscina fue inaugurada oficialmente en 2008, siete años parecen no haber sido suficientes para que el ayuntamiento ponga en marcha los cursos de natación prometidos. Es precisamente ahora, a tres meses de las elecciones, cuando se “invita” a los alcalareños a disfrutar gratuitamente de unos cursos cuyo inicio real, por lo demás, no está previsto antes del próximo mes de septiembre.

Se demuestra así una vez más que el PSOE lleva a cabo una política claramente electoralista de las instalaciones públicas de la ciudad. Una vez más intenta condicionar la voluntad de los alcalareños para influir en su voto de manera ilegítima. Con este falso regalo el PSOE pretende dos cosas: por una parte, intentar maquillar su fracaso absoluto en la gestión de la piscina del distrito sur; y por otra, reducir las vergonzosas listas de esperas poniendo en funcionamiento otras nuevas: es decir, poniendo el contador a cero. Esto último se constata en las propias llamadas telefónicas, en las que se insiste a quienes las reciben que es “aconsejable” aceptar esta oferta de sesiones gratuitas para simultáneamente inscribirse en “una nueva lista de espera”.

Desde Andaluces de Alcalá denunciamos el uso electorialista, patrimonialista y clientelar que el PSOE hace de unos servicios municipales que son de todos y que han sido pagados con el dinero de todos. Y nos comprometemos con los alcalareños y alcalareñas a seguir dando la batalla durante los próximos cuatro años para que este tipo de comportamientos no continúen dándose de manera impune.

Andaluces de Alcalá, a 18 de febrero de 2015

martes, 10 de febrero de 2015

28 de febrero 2015

Este año celebramos el 28 de febrero reivindicando la memoria histórica del pueblo andaluz. Por eso desde Andaluces de Alcalá hemos organizado dos actividades totalmente abiertas a la participación de tod@s l@s alcalareñ@s.
El domingo 22 de febrero realizaremos una visita organizada al Museo de la Autonomía de Andalucía para disfrutar de la exposición "Norman Bethune: la huella solidaria", un documento excepcional sobre la huída de la población malagueña a Almería en febrero de 1937.
El 26 de febrero proyectamos el documental "Memoria de las cenizas. Andaluces en los campos nazis", y realizaremos un debate con la presencia de su director, Ángel del Río, antropológo y delegado en Andalucía de la Asociación Amical de Mauthausen.
¡No faltes, te esperamos!