sábado, 4 de abril de 2015

Adufe: Hechos son amores y no buenas intenciones

“La estación de bombeo del Adufe, futuro museo del agua de Alcalá de Guadaíra”.[1] Hechos son amores y no buenas intenciones Sr Alcalde.
Nadie pone en duda que el agua es un componente destacado de nuestra identidad local. La estrecha relación se remonta a los primeros asentamientos humanos, hacia 4500 a.C, pues la cercanía del “Lago Ligur”, junto a la existencia de extensos humedales cercanos, permitió que en la elevación de Los Alcores se desarrollasen civilizaciones estrechamente vinculadas con el agua. 

En época romana se construye una extensa red de galerías subterráneas para conducir el agua desde Alcalá a la "Colonia Iulia Romula Hispalis".  Son los denominados “Caños de Carmona”. En el siglo XII, el segundo califa de la dinastía Almohade, Abu Yacub Yusuf lo repara. El acueducto estuvo en uso hasta mediados del siglo XIX, demoliéndose en 1912. En 1882 la conocida como Compañía de Aguas de Sevilla o “The Seville Water Works Company” se hace cargo del suministro de aguas a la capital Hispalense, ampliando las captaciones de agua de Los Alcores.
La estación de bombeo de Adufe se inaugura en 1883, aunque actualmente no cuenta con el mantenimiento necesario para su conservación. De este insigne edificio ha desaparecido la maquinaria elevadora original y presenta importantes déficits estructurales. El resto de las conducciones construidas por los ingleses también han desaparecido o están muy deterioradas. En este contexto, es lamentable que el Sr Alcalde se acuerde en plena época electoral –aún en precampaña- de una de nuestras señas de identidad que ha sido continuamente abandonada a su suerte por los diferentes gobiernos que ha ido configurando en sus 20 años de mandato.
Desde Andaluces de Alcalá queremos recordar al Sr Alcalde que el resto de nuestro patrimonio histórico ligado al agua, que ha condicionado la vida de nuestra ciudad durante generaciones, no se encuentra en mejores condiciones que las descritas para la estación de Adufe. Así, de los más de cuarenta molinos que, sobre el río Guadaíra y sus arroyos, atestiguan la importancia del agua como fuente de energía para la producción de harina –materia prima con la que se elaboraba el famoso pan de Alcalá[2]-. Cabe recordar que la mayoría han desaparecido o se encuentran en estado ruinoso y que a ninguno de los restaurados se les ha dado uso alguno, convirtiéndose en una constante asignatura pendiente, tantas veces exigida por la sociedad civil, representada en su amplia mayoría por la “Plataforma Salvemos el Guadaíra”.[3]
Nuestras fuentes, manantiales, arroyos, norias y otros elementos relacionados con el agua en Alcalá, que en los primeros años de los gobiernos postfranquistas aún podían dar testimonio de ese patrimonio alcalareño ligado al agua, en la actualidad se encuentran en peores condiciones. Podemos afirmar, sin temor a equivocarnos, que nunca han recibido la más mínima atención municipal. La mayoría de las fuentes y abrevaderos han dejado de existir antes de que se realizase, no ya un estudio de las mismas, sino tan siguiera un catálogo exhaustivo. Los manantiales han desaparecido en su inmensa mayoría, algunos como el “Fontanal”, debido a la extracción de albero de una cantera cercana. No hemos sido capaces de conservar ni una sola noria; otros elementos como albercas, canalizaciones, lumbreras, etc. han corrido la misma suerte.
Por otra parte, la masa de agua subterránea (MAS) Sevilla-Carmona (05.47), denominada así en el Catálogo de unidades hidrogeológicas[4], se encuentra sobreexplotada y altamente contaminada por nitratos y nitritos. Durante todos estos años, hemos visto como proliferaban los pozos ilegales a lo largo de nuestro término municipal afectándola de una manera muy grave, se advirtió de su problemática y se denunció sin éxito. Para Andaluces de Alcalá y gran parte de la ciudadanía alcalareña, es fundamental que nuestro Ayuntamiento proteja activamente el valioso acuífero Sevilla-Carmona, pues de la consecución de dicho objetivo va a depender, en gran medida, la recuperación de un patrimonio natural muy importante para nuestra identidad colectiva, como son los arroyos y fuentes hoy desaparecidos.
En Andaluces de Alcalá defendemos la Cultura del Agua como parte indisoluble de nuestra memoria, tanto individual como colectiva. El uso de forma racional y eficiente del agua, ya que contribuye a la protección de nuestro entorno natural y, consecuentemente, a nosotros mismos. En nuestro ámbito, una de las claves sigue siendo la recuperación del río Guadaíra mediante la ejecución completa del Programa Coordinado, eso sí, actualizado. Y, es evidente, que hay que preservar el patrimonio que aún nos queda. Estas, entre otras, serán las exigencias de nuestro colectivo a los que finalmente gobiernen tras las próximas elecciones locales.
Alcalá de Guadaíra, a 4 de abril de 2015.



[1] http://www.ciudadalcala.org/noticias/noticia/2805/el-alcalde-propone-a-emasesa-convertir-la-antigua-estacion-de-bombeo-del-adufe-bajo-en-el-museo--del-agua-de-alcala-de-guadaira150#.VRfOsvysX0Q
[2] Entre los siglos XV y XVI existen en Alcalá 40 molinos. En el siglo XIX, el Padre Flores nos habla de 36 molinos de cubo, sin contar los de río y los de sangre. http://andalucesdealcala.blogspot.com.es/2010/02/los-molinos-harineros-de-alcala-de.html
[3] Un ejemplo fue la III fiesta del agua. https://sostenibilidadurbana.files.wordpress.com/2008/12/programa.pdf
[4] Mapa de Reconocimiento Hidrogeológico de España Peninsular, Baleares y Canarias http://idechg.chguadalquivir.es/DocumentosCHG/Hiperlink/GWB/0547.pdf

No hay comentarios: