jueves, 29 de enero de 2015

ANDALUCES DE ALCALÁ CON EL DÍA ESCOLAR DE LA PAZ Y LA NO-VIOLENCIA

                El próximo viernes 30 de enero se celebra el Día de la Paz en los colegios e institutos de Andalucía. En todos ellos, los docentes y demás profesionales se esforzarán por inculcar al alumnado, con actividades extraordinarias, un valor que significa amistad, tranquilidad, concordia y no agresión. Lo harán el viernes y lo hacen, seguro, cada día con todas la situaciones complejas que se dan en las clases. La pregunta que nos hacemos desde Andaluces de Alcalá es hasta qué punto todo este esfuerzo obtendrá sus frutos, teniendo en cuenta la ruptura total de la paz social desde la implantación de implacables recortes en Educación por nuestro gobierno de la Junta de Andalucía.

                La semana pasado supimos por los sindicatos que Andalucía se encuentra en el penoso ranking de los recortes en Educación desde 2012. Según los informes hechos públicos, la Junta ha reducido el presupuesto en 603 millones de euros, mientras que el Ministerio de Ignacio González Wert lo ha hecho en “sólo” 477 millones. Por tanto, Andalucía ha bajado su partida para Educación un 8,4% en 3 años. Sólo una muestra de este descenso del presupuesto es la circular que ha llegado a los centros a comienzos del mes de enero, en la que se refleja que la Consejería de Educación aplicará  un recorte del 20% en la partida de gastos corrientes (1), es decir, el dinero que destina a servicios básicos como el agua, la electricidad, calefacción, teléfono o Internet, entre otros, así como material escolar. ¿Habrá que poner menos calefacción o aire acondicionado en las clases? ¿O encender menos la luz, o beber menos agua? ¿No habrá tizas para las pizarras? ¿Y estas son las medidas paliativas que lleva prometiendo la Junta desde el año pasado? No parece que lo que se pretenda sea ni un diálogo pacífico con los centros educativos, ni demostrar interés y respeto por el alumnado.
                A estos recortes habría que sumar la falta de consenso en cuanto a la implantación de la nueva Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE). En el informe de la Secretaría General de Educación de la Junta de Andalucía para el curso 2014-2015, se expresa que la LOMCE es “una ley regresiva que en Andalucía vamos a poner en marcha por sentido de responsabilidad y por imperativo legal” (2). También hace unas semanas, el Consejero Luciano Alonso pidió al Gobierno Central que pospusiera la introducción de la citada Ley en Secundaria hasta el curso próximo para hacerlo “con garantías”. O sea, se implanta pero no. Asimismo, en dicho informe se menciona la incorporación de 250 nuevos docentes a la plantilla existente, pero esto tampoco garantiza la calidad de la enseñanza. Teniendo en cuenta que los docentes han visto reducido su sueldo, ampliado su horario, retenida su paga extra, ampliado el número de alumnos en clase, modificadas sus asignaturas, modificados los ciclos, módulos, pruebas obligatorias, etc. y que encima se ven presionados más que nunca por la Inspección para mejorar a la fuerza el número los aprobados, esto tampoco demuestra una voluntad de paz por parte de las instituciones.
¿Realmente se puede celebrar el Día de la Paz en este ambiente de insatisfacción y enfrentamiento continuos? Todos sabemos que a menor inversión, claro está, menor calidad.  En este sentido, no debemos olvidar que Andalucía sigue estando entre las comunidades del Estado (y de Europa) con más abandono escolar prematuro: casi el treinta por ciento de los  alumnos y alumnas no se sacan el graduado (3). Se trata de una cifra altísima, si la comparamos con el 3,7% de Croacia o el 9,9% de Alemania. ¿No tendrá esto que ver con la falta de expectativas laborales de los alumnos y alumnas, con la altísima cifra de paro existente en nuestro país y con las durísimas condiciones que tantas familias viven hoy día? (4) ¿No tendrá este abandono que ver con la falta de inversión en Educación? Las escuelas no son burbujas aisladas de la sociedad, sino que son reflejo de la misma; no se puede decir que nuestra sociedad actualmente sea pacífica y el alumnado así lo vive.
Desde Andaluces de Alcalá observamos una alarmante despreocupación de la Junta por la calidad de la educación pública, y no es la primera vez que así lo expresamos (5). Si tenemos en cuenta que ésta da formación al 80% de los alumnos de Andalucía, debemos estar muy pendientes de su evolución. ¿Por qué otras comunidades como Baleares, Extremadura o País Vasco sí han ampliado sus fondos para Educación y nosotros no? En nuestro colectivo estamos seguros de que es imprescindible más presupuesto y más independencia para los centros educativos, que de este modo serían capaces de gestionar todos los recursos de mejor manera para el alumnado. Pero mientras las instituciones no dejen de ejercer la violencia implícita contra todos nosotros, exigiendo a los centros mejores resultados con menos presupuesto y asfixiándolos con burocracia, mientras no se recupere la paz social, los colegios e institutos podrán celebrar el Día de la Paz con su mejor voluntad, pero será difícil que el alumnado se lo crea.

Andaluces de Alcalá, 29 de enero de 2015


No hay comentarios: