lunes, 28 de abril de 2014

Andaluces de Alcalá apoya la reivindicación del 1º de Mayo convocada por el Sindicato Andaluz de Trabajadores bajo el lema: "Alcalá contra el paro y la corrupción"

1º de MAYO
ALCALÁ CONTRA EL PARO Y LA CORRUPCIÓN

Un 1º de Mayo más, desde la Unión Local del Sindicato Andaluz de Trabajadores/as, queremos volver a recordar y denunciar la tragedia que el paro y la corrupción suponen para el Pueblo Andaluz en general, y para Alcalá en particular.
Una tragedia orquestada desde las más altas esferas que hace que, mientras unos se llenan sus bolsillos con el dinero de los ERE como el de la Base de Morón, o del dinero destinado a cursos de formación de parados/as, Andalucía sea hoy, según la Oficina Europea de Estadísticas, la región europea con mayor índice de desempleo, cerrando el año 2013 con un alarmante 36’3%, muy por encima de otras regiones empobrecidas como Grecia o Portugal, y con una especial gravedad en sectores de riesgo de exclusión como los parados de larga duración, los jóvenes o las mujeres.
Ya no solamente no encontramos ninguna familia donde alguno de sus miembros no se encuentre en situación de desempleo, sino que cada vez son más las familias en las que ninguno de ellos tiene trabajo, con lo que ello acarrea de desestructuración, miseria, y hasta desnutrición, sobre todo entre niños y ancianos.
Por otro lado, quienes aún son afortunados de mantener su puesto de trabajo, cada vez sufren más la precarización de los mismos, la bajada de sus sueldos, el aumento de sus horarios, y la constante amenaza del despido, es decir, lo que antes llamábamos sin lugar a dudas explotación pura y dura.
Mientras en otras zonas de Europa la siniestralidad laboral desciende, en Andalucía creció el pasado 2013 un 7’2%, triplicando los índices del resto de territorios del Estado Español. Mientras que los beneficios y ganancias de algunos crecen, los accidentes de trabajo afectan directamente a quienes generan con su esfuerzo tales beneficios, aunque nunca los disfruten.
¿Para qué sirvió entonces la Reforma Laboral de 2012 que nos impuso el Gobierno central en contra de toda la opinión pública? Simplemente para apretarnos aún más a los de siempre, mientras el dinero público se emplea para nacionalizar las deudas de la banca privada y de los empresarios incompetentes y avariciosos.
Aunque las decisiones macroeconómicas se toman en su mayoría en Bruselas, Berlín o Madrid, a nivel local sabemos que nuestro Ayuntamiento tiene capacidad de realizar una política de empleo más activa y eficaz de la que lleva a cabo. Ya hemos comprobado demasiadas veces que no podemos permitir que la única política municipal contra el paro sea el seguir confiando en macro-empresas y multinacionales, como Roca, Puleva o Flex, que tras exprimir a nuestro pueblo se marchan dejando atrás centenares de familias rotas.
Desde el Sindicato Andaluz de Trabajadores apostamos por la autoorganización de los trabajadores y trabajadoras como única vía posible y estable de su propia concienciación y empoderamiento.
Desde el Sindicato Andaluz de Trabajadores seguimos defendiendo como única solución la creación de empresas y cooperativas locales y democráticas, donde los mismos trabajadores y trabajadoras sean los dueños de su propio trabajo, y por tanto del futuro de nuestro pueblo.

Un 1º de Mayo más: Alcalá contra el paro y la corrupción.
¡¡¡VIVA EL 1º DE MAYO!!!
¡¡¡VIVA LA LUCHA DE LA CLASE OBRERA!!!
¡¡¡VIVA ANDALUCÍA LIBRE!!!


Alcalá de Guadaíra, 1 de Mayo de 2014

martes, 15 de abril de 2014

Una desconocida contribución alcalareña a la II República

En los fondos del Archivo Municipal de Alcalá podemos encontrar numerosos documentos de gran valor histórico, a muchos de los cuales hay que sumarle el añadido de la trascendencia simbólica para entender el desarrollo de nuestra sociedad actual.
Uno de ellos es sin duda un curioso escrito elaborado por la Junta Ciudadana de Alcalá en 1931. Estas “Juntas Ciudadanas” fueron una suerte de gobiernos municipales provisionales que se autoerigieron transitoriamente en los ayuntamientos de mayoría monárquica tras la proclamación de la república en abril de 1931, y que se encargaron de llevar adelante las reformas más inmediatas. En este caso, una de las reformas que intentó realizar fue la reflejada en este escrito oficial dirigido directamente al Presidente del Gobierno Provisional de la República, Niceto Alcalá-Zamora, en el que se elevaba una propuesta de bandera para el nuevo Estado republicano que estaba naciendo, a tan solo una semana de su proclamación oficial. Una propuesta que sin duda es una de las menos estudiadas de las que en su día circularon, de ahí que reivindiquemos su recuerdo desde estas líneas.
Obviamente, este documento también nos recuerda la relación histórica de Alcalá con el republicanismo, y especialmente con el republicanismo federal, precedente directo de lo que hoy denominamos Andalucismo Histórico. Con algunos ejemplos como el envío de representante propio del Comité Local de Alcalá del Partido Republicano Democrático Federal (PRDF) a la asamblea andaluza que dicha organización celebra en Antequera en octubre de 1883, en la que se aprueba la conocida como “Constitución de Antequera”. O como la fundación en nuestra ciudad en 1905 de la Juventud Republicana Federal, sección juvenil de dicho partido.
En un plano más cultural, durante la década de 1920 Alcalá fue la sede de la revista Oromana. Publicación del entusiasmo ardiente por la Bética, ubérrima e inmortal, considerada la continuadora de la revista Bética del Ateneo de Sevilla, y en la que escriben, entre otros, Fernando de los Ríos y Guzmán, Amantina Cobos de Villalobos, Alejandro Collantes de Terán, el Padre Flores, o Francisco Calatrava Jurado, autor de numerosos libros sobre Alcalá y que hoy cuenta con una calle rotulada en su nombre.
Por último, Alcalá también cuenta a partir de diciembre de 1931 con una agrupación local de la Junta Liberalista de Andalucía, organización heredera de los Centros Andaluces creados por Blas Infante en 1915, y que nada más proclamarse la II república es la encargada de abanderar la lucha por un Estatuto de Autonomía para Andalucía. Un proceso en el que también participa institucionalmente Alcalá, enviando a la Asamblea Regionalista Andaluza de Córdoba de 1933 como representante al concejal Juan Carlos Trujillo, quien en 1936 será Alcalde por el PRDF, como bien recoge Vicente Romero en su obra Alcalá de Guadaíra. Julio de 1936 (2009).
Esta propuesta alcalareña de bandera no es algo descontextualizado, pues guarda paralelismos con otras usadas con antelación, como la del general José María de Torrijos (1831), las que le costaron la vida a la heroína Mariana de Pineda (1831), o las usadas por el ya mencionado PRDF a finales del siglo XIX y principios del XX, organización en la que militaron destacados andalucistas como Blas Infante, Rafael Ochoa, Manuel Ruiz Maya, Francisco Chico Ganga o Justo Feria, entre otros.
Así mismo, el uso de algunos elementos como el color verde o la referencia al número 3 también nos habla de la relación del republicanismo alcalareño con la masonería en general, y con la utrerana en particular, pues la logia alcalareña “Filipinas nº 40” mantiene estrechas relaciones con el masón José María Infante, miembro del Partido Republicano Radical, redactor del semanario Utrera Nueva, y colaborador del Centro Andaluz de Sevilla y su revista Andalucía.

Ateniéndonos a las normas sobre heráldica y vexilología, su descripción sería la siguiente:
· Paño rectangular de proporciones 1:3.
· Fileteado en plata o blanco.
· Entado al asta en sinople o verde bandera, centrado el escudo de la II República española.
· Campo bandado en horizontal en cinco bandas de igual anchura, púrpura o morado la primera y la quinta, en gules o encarnado la segunda y la cuarta, y gualdo o amarillo la tercera.

Por último, ofrecemos el texto literal del acuerdo de la Junta Ciudadana Provisional de Alcalá de Guadaíra:

EXCMO SR. PRESIDENTE DEL GOBIERNO PROVISIONAL DE LA REPÚBLICA
EXCMO SEÑOR:

La Junta Ciudadana de esta ciudad de Alcalá de Guadaíra (Sevilla) en funciones de Corporación Municipal, ha tomado el acuerdo de dirigirse á V.E. remitiéndole un proyecto de Bandera Nacional por si lo estima digno de que séa presentado á la ponencia que entiende en la creación de la Enseña de la República.-
La composición de la bandera cuyo proyecto se remite, tiene los siguientes fundamentos lógicos:
En un rectángulo blanco --símbolo de pureza-- y en su lado menor de la izquierda, vá colocado un triángulo equilátero, cuyos lados corresponden y representan “LIBERTAD” – “IGUALDAD” y “FRATERNIDAD”, en verde, color universal de la Naturaleza.-
Del triángulo, parten á la derecha cinco bandas que representan las cinco partes del Mundo.-
Los colores de las bandas seran, dos rojas conteniendo en su centro otra gualda, encerradas ó guardadas por dos moradas.-
En el triángulo vá inscripto el escudo Nacional.-
El largo de la bandera, es justamente tres veces --número simbólico—el lado del triángulo.-
Esta Junta aspira á que, si su proyecto fuera aceptado, el Gobierno de la República lo ofrezca al Mundo como Bandera Universal de la Paz, pudiendo cada nación adoptar para las bandas los colores que desée de su actual pabellón é inscribir en el triángulo el escudo ó emblema que á bien tenga.-
Esta Junta al permitirse dirigirse á V.E. remitiendo el referido proyecto, crée que cumple un alto deber de Ciudadanía procurando el mayor esplendor de la República.-
Saludan á V.E. atentamente y le desean Salud y República.-
Alcalá de Guadaíra 21 de Abril de 1.931.-
Junta Ciudadana provisional
Los Delegados,

Manuel Lozano


Bibliografía recomendada:

ACOSTA SÁNCHEZ, José, La Constitución de Antequera. Estudio teórico-crítico. Democracia, federalismo y andalucismo en la España contemporánea, Sevilla, Fundación Blas Infante, 1983
ÁLVAREZ REY, Leandro, “La masonería y la Logia ‘Filipinas nº 40’, de Alcalá de Guadaíra (Sevilla 1927-1936)”, en Actas de las III Jornadas de Historia de Alcalá de Guadaíra, Servicio Municipal de ediciones, Alcalá de Guadaíra, 1991, pág. 53-88
BRAOJOS GARRIDO, Alfonso, “El regionalismo cultural en la Sevilla de Primo de Rivera. La revista Oromana de Alcalá de Guadaíra (1924-1928)”, en Actas de las II jornadas de Historia de Alcalá de Guadaíra, Ayuntamiento de Alcalá de Guadaíra, 1989
PÉREZ TRUJILLANO, Rubén, Soberanía en la Andalucía del siglo XIX. Constitución de Antequera y Andalucismo Histórico, Granada, Editorial Atrapasueños SCA, 2013
ROMERO MUÑOZ, Vicente, Alcalá de Guadaíra. Julio de 1936, Fundación Ntra. Sra. del Águila, Alcalá de Guadaíra, 2009
VERGARA VARELA, Jesús, “Una nueva bandera para la II República. Alcalá de Guadaíra, 1931”, comunicación presentada al VII Congreso sobre republicanismo “Republicanismo en España. Cultura, política e ideologías”, Patronato Municipal Niceto Alcalá-Zamora y Torres, Priego de Córdoba (Córdoba), Diciembre de 2013



Andaluces de Alcalá, a 15 de abril de 2014

jueves, 10 de abril de 2014

Andaluces de Alcalá ante el resurgir de la industria minera y el neocolonialismo económico: el caso de la mina de Aznalcóllar y el corredor verde del Guadiamar

El 25 de abril de 1998 los andaluces nos despertamos con las impactantes imágenes de lo que a postre sería considerada como la peor catástrofe ambiental ocurrida hasta la fecha en suelo peninsular. Aquella fatídica madrugada se produjo una brecha en una de las balsas del complejo minero sueco-canadiense de Boliden-Apirsa, ubicado en el municipio sevillano de Aznalcóllar, en las proximidades del río Guadiamar. 
El volumen de residuos tóxicos en forma de lodos compuestos de aguas ácidas y metales pesados (zinc, plomo, arsénico, cobre, antimonio, talio o cadmio), que fueron vertidos sobre la llanura de inundación del Guadiamar, ascendió a 6 millones de m3 y recorrieron una distancia de 62 km, contaminando una superficie de más de 4.630 ha de cauce, llanura aluvial y marismas del Guadalquivir. De la superficie afectada por el vertido, 2.656 ha pertenecían al Parque Natural de Doñana y 98 ha al propio Parque Nacional.
Tras el vertido se inició una primera actuación coordinada que tuvo como objetivo establecer un plan de choque para controlar el vertido. Se estableció una zona de retención –llamada intramuros- y posteriormente se retiró lodo tóxico en un volumen de 7 millones de m3 de suelo contaminado.
Posteriormente, se realizó una nueva inversión en la ejecución del proyecto de
restauración “Corredor Verde del Guadiamar” en cuatro grandes líneas: seguimiento; control y remediación de la contaminación; diseño del corredor ecológico; e integración entre sistemas naturales y humanos. Esta nueva inversión contó con una cuantía económica de unos 20 millones de euros.
Para configurar el espacio del corredor verde, las diferentes administraciones aportaron hasta un total de 165 millones de euros en la expropiación de unas 4.500 ha de tierras de cultivo contaminadas por el vertido. Esta cantidad, sumada a la que se sufragó en el mencionado plan de choque inicial y en las actuaciones de adecuación posteriores (restauración, limpieza, ubicación de mobiliario y reforestación), generó un coste de de más de 200 millones de euros para las administraciones públicas y, por consiguiente, para todos los andaluces.
A este coste económico debe sumarse un coste ambiental aún por determinar –no se conoce el alcance ambiental que generó este episodio en el sistema ecológico de este espacio-. Y también es necesario recordar que durante los trabajos de restauración perdieron la vida 4 trabajadores por efecto directo de la contaminación.
La firme intención de la Administración Autonómica, que como todo el mundo conoce surge del pacto de gobernabilidad PSOE-IU, de reabrir esta mina al igual que otras explotaciones similares reside en la cotización asociada a las oscilaciones en el precio establecido por “los mercados”, pues si durante el año 2002 se produjo una fuerte caída del precio de minerales metálicos como: Cobre, Wolframio o Plomo; que conllevaron a la decadencia y cierre de explotaciones de la llamada “faja pirítica de Sevilla y Huelva”, ahora mismo este tipo de minerales se cotizan al alza, justificándose así, desde una perspectiva depredadora y neoliberal, la explotación de este tipo de recursos no renovables. Cotización al alza que coincide, además, con la caída de los precios en la explotación de áridos asociados al sector de la construcción y toda la consecuente debacle de paro subyacente.
Desde Andaluces de Alcalá queremos plantear la siguiente reflexión, si a tenor del coste económico, humano y ambiental (aún por determinar) se decretó el cierre de esta explotación minera que generó un impacto económico negativo en toda una comarca, no solo en el empleo relacionado con tal explotación, sino que también la agro-industria se vio irremediablemente afectada, ¿por qué no se ha invertido en un plan de reconversión industrial o económico en estos casi 20 años?
En una noticia del diario EL PAÍS (3 de abril de 2008) se recogía lo siguiente: “Sobre los 20 millones de metros cúbicos de lodos contaminados de la balsa -encapsulados bajo tierra para evitar nuevas contaminaciones- se extienden ahora miles de placas fotovoltaicas. En la antigua mina y su entorno se ubica el Parque de Actividades Medioambientales de Andalucía, en el que la Junta ha invertido otros 13 millones de euros y que cuenta con 43 empresas que han anunciado una inversión de 75 millones de euros y la creación de más de 400 empleos”. Si esta noticia es cierta, ¿Cómo se justifica la tasa de paro actual existente en esta comarca, en la que se sitúa el municipio de Aznalcóllar?
Consecuentemente, acogiéndose a tal circunstancia –alta tasa de paro-, los diferentes gobiernos justifican esta vuelta a atrás, donde la falta de talento y la necesidad imperiosa de perpetuarse en el poder mediante el impacto inmediato que este tipo de medidas que pueden conducir a una reducción ficticia de paro –habrá qué ver el tipo de contrato y qué condiciones laborales que se dan-, se imponen a una auténtica transformación endógena de la economía andaluza. 
Una vez más impera un criterio “externo”, cuya motivación es la explotación sistemática y voraz “a coste cero” de este tipo de empresas multinacionales que pocas veces soportan el coste la restauración total de sus explotaciones, y como se ha visto tras la sentencia del caso Boliden, gozan de total impunidad a pesar del coste ambiental, económico y humano que sus actividades generan en los territorios que explotan. Nos encontramos, por tanto, ante un modelo de explotación “neocolonial” basado en un criterio de explotación irracional de los recursos, cuyo impacto económico es irrelevante a nivel local y con beneficios de escaso impacto a escala macroeconómica para el territorio andaluz.
Desde Andaluces de Alcalá nos posicionamos claramente en contra de la reactivación de la actividad minera en Aznalcóllar y en el corredor verde del Guadiamar. No creemos que la solución al paro de Andalucía esté basada en la vuelta a actividades extractivas agresivas, ni en la generación de nuevos polos de desarrollo que concentren actividades contaminantes perjudiciales para la salud, que en ningún caso pueden estar justificadas por la tragedia que subyace detrás de cada familia con desempleados y desempleadas andaluces.
Creemos firmemente en la existencia de mecanismos económicos alternativos, que generen puestos de trabajo dignos sin necesidad de “crecer” en términos macroeconómicos. Para ello es necesario que los andaluces hagamos valer nuestros derechos como pueblo y que los gobernantes demuestren más talento político y menos visión partidista.




Andaluces de Alcalá, a 10 de abril de 2014.

martes, 8 de abril de 2014

LA CANTERA DE LAS MAJADILLAS PERMANECE SIN RESTAURAR

En el lugar conocido como Las Majadillas, frente al Castillo de Marchenilla, en el TM de Alcalá de Guadaíra, existe una cantera de albero. [1] Su autorización trajo consigo un fuerte impacto paisajístico, ya que se sitúa en pleno alcor y a escasos metros del Castillo de Marchenilla. [2]. Con el tiempo hemos visto como la explotación ha sobrepasado los límites del escarpe, destruido yacimientos arqueológicos, [3] afectado, al menos, al manantial llamado de Marchenilla, que nace junto al castillo, amenazado al palmitar, siendo el palmito, única palmera europea, una especie protegida y ha supuesto la pérdida de uno de los lugares de ocio más frecuentados por los alcalareños. 

Cantera de "Las Majadillas" 

En estos momentos la cantera se encuentra en fase de agotamiento del material extractivo (albero). Sin embargo, no observamos que la empresa ejecute los compromisos de restauración en la zona explotada
Andaluces de Alcalá exige al Ayuntamiento que mueva los obstáculos que permitan la recuperación de unos terrenos actualmente degradados y la blinde en el nuevo PGOU, como zona no urbanizable y a proteger. Entendemos que el interés económico de la cantera es notablemente irrelevante en relación a la pérdida de los valores ecológicos y socioculturales del área. El entorno presenta otro tipo de potenciales y aprovechamientos cuyo interés social es sensiblemente superior a un hipotético cambio de uso del suelo, más teniendo en cuenta, que el futuro de la zona es ser el centro geográfico del Parque Cultural de Los Alcores.
[1] Cantera de extracción de áridos (RSA 196: Recurso de la Sección A de nominada “Las Majadillas”, coordenadas UTM: 30S 0251303 4134506.
[2] Declarado monumento nacional el 3 de junio de 1931.
[3] Señalados en el catálogo “Arqueología de Alcalá de Gudaíra (Sevilla) Prospección arqueológica superficial del término Municipal” de Mª Soledad Buero Martínez y Concepción Florido Navarro 1987 Edición Ayuntamiento de Alcalá de Guadaíra.


Andaluces de Alcalá, a 07 de abril de 2014.