jueves, 27 de febrero de 2014

Andaluces de Alcalá presenta el documento “Cinco años de trabajo, una propuesta de futuro”


El colectivo ciudadano Andaluces de Alcalá desea presentar a la ciudadanía una propuesta de intervención política a nivel local y sobre tres ejes de trabajo. Se trata de tres campos de actuación, en los que proponemos una perspectiva general y una batería de posibles medidas en las que ir avanzando. Con este documento queremos trasladar una propuesta a la ciudadanía de Alcalá, invitándola a discutirla, a mejorarla y, finalmente, a llevarla a cabo. Estamos convencidos de que somos muchos los alcalareños preocupados por el presente y por el futuro de nuestro pueblo. Lo que ahora presentamos es una proyecto de arranque: un punto desde el que seguir avanzando con más personas y con más fuerza.

Con este documento, proponemos un plan de trabajo para el futuro inmediato. Se trata de un programa abierto a la participación de todos, que tiene como objetivo principal el rescate del sentido pleno y honesto de la política. Este documento no es un programa electoral, ni ha sido elaborado por ningún partido. Se trata de una propuesta abierta al debate, que tiene como objetivo la suma de fuerzas al margen de las estructuras institucionales, dentro de un modelo horizontal y asambleario.

Andaluces de Alcalá nace en abril del año 2009, a través de una iniciativa independiente de un conjunto de vecinos de nuestro pueblo. Durante estos cinco años, nuestra apuesta ha sido aportar una mirada crítica, que pone en relación permanente la problemática local con la realidad global, es decir: que intenta conectar las vidas cotidianas de nuestros vecinos con las grandes cuestiones políticas y económicas que les afectan. Creemos en un modelo de intervención política que se construye desde abajo: de una forma asamblearia y democrática, y tratando de articular el tejido social desde el ámbito municipal. Nuestro objetivo ha sido siempre estar presente en los problemas cotidianos de nuestros vecinos, y ser útiles en la construcción de una respuesta política que también ofrezca soluciones cotidianas. Para continuar con esta labor, lanzamos tres documentos para el debate sobre el presente y el futuro inmediato de nuestro pueblo. Nuestro objetivo es fomentar el debate, y sumar al trabajo sobre estos ejes a todas aquellas personas que tengan interés en ello.




Andaluces de Alcalá, a 28 de febrero de 2014.

miércoles, 26 de febrero de 2014

La Mezquita, patrimonio en peligro.


Hace pocos días, los Diarios del Grupo Joly informaron que en menos de una semana se habían ya recogido setenta mil firmas en apoyo del llamamiento de la Plataforma “Mezquita-Catedral de Córdoba: Patrimonio de tod@s”. Posteriormente, las adhesiones han continuado, tanto de personas destacadas andaluzas, españolas y de otros países como de diversas organizaciones y entidades. No es que la Mezquita cordobesa –uno de los tres monumentos, junto a la Alhambra granadina y la Giralda sevillana, por los que Andalucía es más conocida en el mundo- corra peligro de grave deterioro material pero sí porque se cierne sobre ella la amenaza de que pierda los valores que fueron la base de su declaración por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad, hace ahora tres décadas.
Como se expone en el llamamiento, existen “continuados intentos de apropiación jurídica, económica y simbólica” que constituyen una directa amenaza a esos valores y que pueden llevar a que sea declarada como Patrimonio en peligro. No se está construyendo ninguna Torre Cajasol (aquí hubiera sido Torre Cajasur) en su entorno, pero la acción de una jerarquía católica de corte marcadamente integrista y preconciliar –hoy claramente en contraste con los nuevos aires que el papa Francisco está impulsando desde el Vaticano- se ha convertido en un verdadero peligro para la Mezquita. A través de sucesivos obispos que parecen nostálgicos de la Contrarreforma, y de un prepotente Cabildo que ha controlado durante muchos años, y luego arruinado, la segunda caja de ahorros más importante de Andalucía, se está desarrollando un proceso que afirma que la Mezquita no existe, ni tampoco la Mezquita-Catedral, sino sólo una Santa Iglesia Catedral que sufriría, “por coyuntura histórica”, una “intervención islámica”. Les aseguro que no es broma: esta frase puede leerse en alguno de los folletos oficiales más recientes y escucharse en boca del anterior obispo (hoy en Sevilla).
Todos conocemos el singular monumento cordobés, sin duda una de las maravillas del mundo. No por la catedral construida en el siglo XVI, incrustada en lo que fueron las naves centrales de la Mezquita, sino por lo que queda, afortunadamente muchísimo, de esta. No olvidaré nunca la expresión de asombro de mi hija menor, cuando con cinco años entró por primera vez en el recinto… Conviene no olvidar que el Concejo de la ciudad (lo que hoy llamaríamos Ayuntamiento) se opuso frontalmente a la construcción del templo gótico, incluso prohibiendo, bajo pena de muerte, que ningún vecino participara en el proyecto. Los clérigos acudieron al emperador Carlos y este dio su aprobación, aunque más tarde pronunciara la famosa frase: “Si yo supiera lo que hacíades no lo hiciérades, que lo que estais haciendo lo hay en cualquier parte y lo que teníades no lo hay en ninguna”.
Para cualquiera, es evidente que existe una Catedral dentro de la Mezquita. Y que la Mezquita –que sigue ocupando la mayor parte del edificio- no es la Catedral. Esto lo saben hasta los guardias de seguridad, que de forma poco amable obligan a los visitantes a encaminarse a la catedral sin detenerse en la mezquita cuando se realiza algún culto católico. Sin embargo, el obispo y los canónigos parecen no ver lo obvio y la Junta de Andalucía renuncia a cumplir sus responsabilidades y no quiere saber nada de cuanto pueda traerle algún problema con la Iglesia.
El proceso de apropiación, ya no simbólica sino jurídica, tuvo en 2006 un hito importante, cuando el obispado procedió a “inmatricular” (a inscribir por vez primera) en el Registro, como propiedad urbana propia, la “Santa Iglesia Catedral de Córdoba”, dando este nombre a todo el recinto de la Mezquita, incluido el Patio de los Naranjos, aunque sin hacer referencia a ellos. Una inmatriculación” que, en el análisis de expertos jurídicos, es nula de pleno derecho por basarse en normas vigentes pero inconstitucionales. El Cabildo Catedral, de poseedor y administrador del Bien Cultural, pasará a convertirse en propietario único del mismo si los ciudadanos no presionamos a las administraciones públicas para que intervengan. Y el monumento perdería su potencialidad como símbolo de interculturalidad y lugar de diálogo entre religiones y culturas para convertirse en un ejemplo de intolerancia y fundamentalismo. Aunque casi todo se esté privatizando, hay que impedir la privatización de la Mezquita-Catedral y el esperpento del cambio de nombre que podría llevar a su eliminación como Patrimonio Universal: porque en 1984 fue declarado tal “La Mezquita de Córdoba”, que es única, y no una catedral más de las que hay decenas en el mundo. 

ISIDORO MORENO

Catedrático de Antropología
de la Universidad de Sevilla



Para Grupo Joly, febrero 2014.

lunes, 24 de febrero de 2014

Gran éxito de participación en la ruta sobre el Tren de los Panaderos organizada por Andaluces de Alcalá.


El pasado domingo 23 de febrero, tuvo lugar una nueva edición del ciclo de Rutas culturales “Identidad, Patrimonio y Sociedad” organizada por el colectivo ciudadano Andaluces de Alcalá. En esta ocasión, la ruta se centró en el "El tren de los panaderos: Ferrocarril de Sevilla a Alcalá y Carmona", contando con la presencia, como guía, de Antonio Gavira, licenciado en Geografía e Historia por la Universidad de Sevilla.
Los más de 200 participantes, que desbordaron las previsiones de la organización, pudieron conocer sobre el terreno parte del trazado que dicho tren recorría a la entrada del núcleo urbano de Alcalá de Guadaíra. El recorrido se inició a las puertas del auditorio “Riberas del Guadaíra” para continuar por el entorno del Complejo Fortificado de Alcalá de Guadaíra, y más tarde seguir en paralelo al río Guadaíra hasta la estación de bombeo del Adufe. La ruta finalizó en el túnel por el que discurría el tren a su paso por el alcor sobre el que se asienta el barrio del Castillo.
La ruta también sirvió para debatir y proponer medidas como la recuperación e integración de los restos de vías que aún quedan como parte de nuestro patrimonio local, así como, la utilización del túnel como camino que pueda comunicar el puente del Dragón con el de Carlos III a fin de mejorar la circulación, sin necesidad de recorrer todo el centro urbano de Alcalá.
Finalmente, el colectivo aprovechó para manifestar su repulsa al proyecto de incineración de residuos en la cementera (Cementos Portland Valderrivas) que se halla en nuestro municipio.
Desde Andaluces de Alcalá se desea agradecer la asistencia a todos los participantes en esta ruta, y se anima al conjunto de la ciudadanía a sumarse a las nuevas rutas que serán realizadas en los próximos meses.


Andaluces de Alcalá, a 24 de febrero de 2014.

martes, 18 de febrero de 2014

Ruta cultural: Identidad, patrimonio y sociedad. "El Tren de Los Panaderos".


Andaluces de Alcalá invita a los alcalareños a participar de una nueva edición del ciclo de Rutas culturales “Identidad, Patrimonio y Sociedad”. Estas rutas consisten en paseos guiados por nuestra ciudad, que tratarán sobre distintas problemáticas y nos permitirá un mejor conocimiento tanto de la riqueza de Alcalá como, a lo que nuestro juicio consideramos, son sus principales problemas.

La cuarta ruta será el próximo Domingo, 23 de febrero a partir de las 10,30 horas y tratará sobre “El Tren de Los Panaderos”. Saldremos desde la entrada principal del Auditorio Riberas del Guadaíra.


Te esperamos.

jueves, 6 de febrero de 2014

La ficción del espíritu “emprendedor”.

Recientemente el Ayuntamiento de Alcalá ha hecho público los últimos datos de las solicitudes para la apertura de nuevos negocios correspondientes al año 2013. Concretamente, han sido 335 -según la Oficina de Atención Integral a la Actividad Empresarial (Emprendia)-, un 2’4% más que el año anterior[1]: la mayor parte de estas nuevas solicitudes corresponden a negocios referidos al sector servicio y la hostelería (127), seguido del sector comercio (124), destacando también el ramo del ocio (28) y los almacenes (buena parte del resto).
Estos datos son facilitados por nuestro consistorio como un síntoma del progreso del tejido económico de Alcalá, así como una muestra de cómo el espíritu “emprendedor” va calando poco a poco en nuestra sociedad y su clase trabajadora, con la colaboración además de la Junta de Andalucía a través del Centro de Apoyo al Desarrollo (CADE). Un espíritu emprendedor que lo que esconde detrás no es más que la consciente dejadez e irresponsabilidad de las administraciones públicas por cumplir el pleno empleo prometido tanto en la Constitución como en el Estatuto de Autonomía (en los dos que hemos tenido), así como culpabilizar al propio desempleado y desempleada de su situación por no saber, como se dice coloquialmente, buscarse la vida; y de paso convencerlo para que se haga autónomo y ahorrarle así al Estado los gastos de la cobertura social a la que está obligado cumplir.
Eufemismos oficiales usados del tipo “búsqueda activa de empleo”, “itinerarios personalizados de inserción”, “autoempleo” o “técnicas de búsqueda de empleo”[2], demuestran que la intención estructural a la que nuestro sistema está tendiendo es precisamente esa, la de responsabilizar al parado y sólo al parado de estar parado.
Obviamente, es indudable que siempre es positivo que el tejido comercial alcalareño aumente la oferta, pues así la ciudadanía gana en variedad y calidad. Pero esto es algo absolutamente ficticio cuando, digamos para entendernos, todo el mundo vende pero nadie tiene para comprar. Si cada uno de nosotros y nosotras hacemos un ligero repaso mental, recordaremos al momento innumerables casos de negocios que han abierto en nuestros respectivos barrios y a los pocos meses se han visto asfixiados y no han tenido más remedio que acabar echando el cierre.
Para que un tejido comercial crezca de forma sólida y veraz, necesita ante todo un público que tenga poder adquisitivo para poder consumir de un modo seguro y estable, y eso en Alcalá cada día es más difícil: ex trabajadores y ex trabajadoras de Roca, La Boticaria, Flex, o de cualquier otra de las empresas que engrosan la larga lista de empresas que han cerrado en Alcalá, se ven obligados a tener que ahorrar ante el más que incierto futuro que les aguarda. Una larga lista a la que se acaba de sumar hace unos días Puleva, y tras los últimos movimientos de la multinacional Coca-Cola, ya veremos lo poco que tardarán estos en afectarnos aquí también.
Hay que potenciar el comercio local, pero lo mejor para hacerlo es desarrollar primero los sectores realmente productivos, aquellos que nos proporcionan capacidad de maniobra y de toma de decisión en el mercado, es decir: más sector primario y secundario, antes que centrarse tanto en el sector servicios. Para ello además debemos dejar de confiar de una vez por todas en las multinacionales que, como ya nos han demostrado hasta la saciedad, sólo buscan el mayor rendimiento económico inmediato posible, sin importarles las repercusiones sociales, culturales y/o ecológicas a niveles locales, comarcales o regionales.
Desde Andaluces de Alcalá entendemos que es necesario apostar por potenciar el entramado social, el cooperativismo laboral, los productos artesanos y de cercanía (en nuestro caso, andaluces) y, en otras palabras, no el espíritu emprendedor, sino la autoorganización y el empoderamiento de los trabajadores y las trabajadoras.


[1] “En 2013 aumentaron las solicitudes de apertura de nuevos negocios en Alcalá”, El Periódico de Alcalá, Año II, nº 7, 24 de enero de 2014, pág. 7 
[2] Entrecomillado extraído de “Alcalá recibe más de 54.000 euros para el Desarrollo del Programa Andalucía Orienta”, El Periódico de Alcalá, Año II, nº 7, 24 de enero de 2014, pág. 3


Andaluces de Alcalá, a 6 de febrero de 2014.


martes, 4 de febrero de 2014

Éxito de participación en la cuarta ruta cultural organizada por Andaluces de Alcalá.

El pasado domingo 2 de febrero, el colectivo Andaluces de Alcalá llevó a cabo una nueva edición del ciclo de Rutas Culturales “Identidad, Patrimonio y Sociedad”. En esta ocasión, la ruta se centró en la Arquitectura Regionalista de Alcalá de Guadaíra, y discurrió desde la Plaza del Duque hasta la Casa de la Cultura.

Los participantes en esta actividad pudieron así conocer de primera mano una parte significativa del patrimonio arquitectónico local, y discutir de forma crítica sobre el pasado, el presente y el futuro de estos edificios. La visita contó con el apoyo documental del historiador Jesús Vergara Varela, y con la participación activa de todos los asistentes. En los debates surgidos durante la ruta, fue subrayada la necesidad de proteger el patrimonio local y de implementar políticas públicas que refuercen el valor de este patrimonio y lo abran a la participación ciudadana. 

El ciclo de Rutas Culturales continuará el domingo 23 de febrero, con un acercamiento a la antigua ruta del “Tren de los Panaderos”. Andaluces de Alcalá desea invitar una vez más a la ciudadanía a participar de esta actividad, y recuerda que las Rutas Culturales son abiertas y totalmente gratuitas.


Andaluces de Alcalá, a 4 de febrero de 2014.