viernes, 31 de enero de 2014

Ruta cultural: Identidad, patrimonio y sociedad. "Arquitectura Regionalista de Alcalá de Guadaíra".


Andaluces de Alcalá invita a los alcalareños a participar de una nueva edición del ciclo de Rutas culturales “Identidad, Patrimonio y Sociedad”. Estas rutas consisten en paseos guiados por nuestra ciudad, que tratarán sobre distintas problemáticas y nos permitirá un mejor conocimiento tanto de la riqueza de Alcalá como, a lo que nuestro juicio consideramos, son sus principales problemas.

La cuarta ruta será el próximo Domingo, 2 de febrero a partir de las 11,00 horas y tratará sobre “Arquitectura regionalista de Alcalá de Guadaíra”. Saldremos desde la plaza del Duque, frente al Ayuntamiento.


Te esperamos.

martes, 28 de enero de 2014

Andaluces de Alcalá por la municipalización del Servicio de Recaudación Municipal.

Cuando hablamos de una ciudad, es de sentido común que dentro de sus servicios públicos se encuadre su propia recaudación. Pues bien, parece que esta lógica no es de aplicación al caso de Alcalá de Guadaíra y el Ayuntamiento alcalareño ha decidido “externalizar” el servicio.
Además la externalización propuesta conlleva la cesión del servicio a la Diputación de Sevilla, curioso organismo público donde “prestan servicios” más cargos de confianza que funcionarios. En concreto la tarea se encomendaría al OPAEF, organismo condenado recientemente en sentencias firmes por vulnerar derechos fundamentales, ocultar información, contrataciones irregulares y corruptelas varias[1].
Si atendemos a su eficacia recaudatoria también observamos –en el caso del IBI, principal tributo que gestiona- que es inferior a la del servicio municipal alcalareño: 79% OPAEF frente a 89% ARCA[2].
Quizás sea la peor solución posible a todos los niveles. Aún así los mandatarios locales han optado por esta vía. De esta manera se concentra el poder económico en manos de la Diputación Provincial de Sevilla, Administración local cuyas competencias y recursos deberían ser cedidas íntegramente a los Ayuntamientos para una mejor y más directa gestión. Las Diputaciones resultan ser en la práctica un cementerio de políticos fracasados, cargos de confianza e inútiles variados colocados por la vía del contrato a dedo. Su alejamiento de la elección ciudadana y el descontrol político es fruto de su déficit democrático de origen y de su nula utilidad en pleno siglo XXI.
Apostar por municipalizar los servicios, disolver de inmediato las Diputaciones y en su caso potenciar Mancomunidades entre localidades vecinas para finalidades concretas es la apuesta decidida de Andaluces de Alcalá. Por ello, nos oponemos frontalmente a la intervención del OPAEF en la recaudación local, condenamos la aplicación de la Reforma Laboral a los trabajadores del servicio y exigimos la municipalización del servicio de recaudación para que la Hacienda Local esté más cerca de quienes la sufragan: los vecinos de Alcalá de Guadaíra.

lunes, 20 de enero de 2014

Andaluces de Alcalá ante la deslocalización de empresas del entorno productivo de Alcalá.

El pasado 13 de enero diversos medios de comunicación publicaron una entrevista del alcalde de la ciudad, señor Gutiérrez Limones. En dicha entrevista destacaba la importancia de la ejecución del segundo tramo del viario metropolitano (SE-40), pues según su opinión, citando textualmente: “es una decisión acertada, y una magnífica noticia para Alcalá de Guadaíra y las más de 3.000 empresas que se asientan en su término municipal, ya que su situación geoestratégica supone consolidarlo como el sitio idóneo para seguir invirtiendo […]”. De forma un tanto ilusa el señor alcalde continuaba aseverando que la SE-40, que ya ha hecho posible que “Alcalá tenga Aeropuerto”, también hará ahora posible que tenga “Puerto”. Para el señor Gutiérrez Limones, este hecho se debe traducir, necesariamente, en un incremento de inversiones y en la localización de nuevas empresas en nuestro espacio productivo.
Curiosamente, tres días después, el grupo Lactatis propietario de EBRO PULEVA anunciaba el cierre de su planta alcalareña y su traslado, parece ser, a Granada. Al margen del drama personal y familiar de las 70 personas que van a quedarse sin empleo, y con las que mostramos nuestra total solidaridad, desde Andaluces de Alcalá, queremos realizar un análisis crítico algo más profundo.
La cándida e infantil estrategia del gasto público en infraestructuras como sinónimo de inversión y generación de riqueza, pertenece al siglo pasado. La situación actual, donde la brecha socioeconómica cada vez es mayor –no solo en nuestro territorio, sino que se manifiesta de forma alarmante entre territorios-, hace patente la fragmentación en mil pedazos de lo que era una de las políticas y objetivos prioritarios de la UE (la Cohesión Social y Territorial). En este contexto, donde las grandes fortunas han incrementado sus beneficios y las clases de renta baja han perdido poder adquisitivo, se muestra con meridiana claridad que la generación de beneficios económicos por parte de estas élites que ostentan el poder financiero, no está relacionada con la producción de bienes y servicios, ni con el consumo de los mismos por parte del conjunto de la sociedad/consumidores.
Por consiguiente, nos planteamos una serie de incógnitas ante el gasto presupuestario público (inversiones) como política de atracción de capital inversor externo y privado: ¿La situación de la economía alcalareña se soluciona mejorando los accesos y la posición geoestratégica de las zonas productivas a costa de la inversión pública? ¿De verdad está la economía mundial actual basada en la exportación de bienes y servicios? ¿Realmente estamos ante una coyuntura económica que se basa en la economía productiva o más bien ante una estructura basada en la especulación bursátil?
En nuestra opinión, la economía global actual está basada en una economía especulativa de alto riesgo, pero que genera pingües beneficios a corto plazo, como han repetido hasta la saciedad numerosos economistas e intelectuales (Noam Chomsky, José Luis Sampedro, Vicenç Navarro, etc.). Y no es casualidad que las grandes empresas privadas que iniciaron su andadura como empresas familiares se encuentren actualmente presentando pérdidas continuadas, ni que esas empresas supuestamente improductivas –cuyos activos están devaluados-, estén siendo, sospechosamente, adquiridos por fondos de inversión de capital extranjero que, ¿casualmente?, proceden de los mercados de futuro; aquéllos que incrementan continuadamente sus beneficios a costa de especular con los activos empresariales, generando así beneficios a costa de hundir definitivamente a estas compañías antaño productivas.
Su funcionamiento se ha podido constatar en el Estado español en numerosas compañías, tales como: PANRICO, PESCANOVA o SEAT, hasta el punto de haber comenzado ya a operar sobre algunas de las grandes constructoras como SACYR o FERROVIAL.
Uno de los principales argumentos para recuperar rápidamente la inversión es “deslocalizar” los centros productivos de estas empresas a territorios donde los costes de producción pueden ser aún más reducidos, y esto se consigue a costa de la mano de obra necesaria para producir bienes. Estas estrategias generan grandes beneficios a corto plazo, momento en el que los fondos de inversión venden sus activos y se llevan hacia otro tipo de mercados, tanto la inversión, como los beneficios (incluyendo en este apartado las cuantiosas ayudas públicas).
Por tanto, Señor Alcalde, cualquier país del mundo puede invertir millones en generar nuevas infraestructuras a costa de su sociedad, patrimonio y medio natural; un claro ejemplo lo tiene en Brasil, pero ¿Acaso las empresas buscan el desarrollo territorial de las nuevas localizaciones? 
Nuestra opinión es que no, puesto que, como hemos indicado, su finalidad no es producir, ser solventes y generar beneficios en un mercado estable, sino por el contrario, explotar los recursos lo más rápidamente posible para que el capital se siga moviendo: ése, y no otro, es el secreto de su “competitividad” en los mercados financieros de futuro.
Desde Andaluces de Alcalá, consideramos que es necesario realizar un profundo examen de conciencia que permita afrontar con garantía estos tiempos convulsos, mediante un radical cambio paradigmático –de sistema- que debe estar necesariamente impulsado desde el municipalismo activo, controlando cada una de las inversiones públicas para que éstas vayan, exclusivamente, dirigidas al fortalecimiento de una red microeconómica local (o regional) productiva que revierta directamente en las personas y en el territorio del que forman parte. En definitiva, decrecer para mejorar nuestra calidad de vida, para lo cual el empleo estable y de garantía es fundamental.



Andaluces de Alcalá, a 20 de enero de 2014.

martes, 14 de enero de 2014

Andaluces de Alcalá ante el programa Andalucía Orienta y la culpabilización de los parados.

En los últimos días, el gobierno municipal ha anunciado a bombo y platillo la obtención de 54.000 euros para el desarrollo del programa Andalucía Orienta en Alcalá. Afirman nuestros gobernantes que este programa, cofinanciado por el Servicio de Andaluz de Empleo y el Fondo Social Europeo, conseguirá facilitar la inserción laboral de los alcalareños mediante la orientación profesional y el asesoramiento personalizado.
Desde Andaluces de Alcalá tenemos serias dudas respecto a la eficacia real que ha supuesto la puesta en marcha de este tipo de iniciativas en Andalucía. La implementación de estos programas, tan espectaculares de cara a la galería, no se ha traducido en una reducción significativa del desempleo. Por el contrario, su desarrollo ha coincidido, durante los últimos veinte años, con un aumento del paro inaudito: Alcalá de Guadaíra tenía poco más de cuatro mil parados en 1992, y hoy supera los catorce mil. En los últimos veinte años el desempleo se ha triplicado en nuestra ciudad, y los programas de formación y asesoramiento han contribuido bien poco a frenar esta sangría.
Pero además, desde nuestro colectivo contemplamos con preocupación los planteamientos políticos que están en la base del programa Andalucía Orienta. Este programa se marca como objetivos principales:
- Mejorar el conocimiento de los demandantes de empleo sobre las demandas actuales del mercado laboral.
- Optimizar las capacidades y potencialidades de los desempleados para un mejor aprovechamiento de la oferta laboral.
- Generar proyectos de búsqueda activa de empleo estableciendo itinerarios personalizados de inserción.
- Mejorar el conocimiento y el dominio de las técnicas de búsqueda de empleo.
- Capacitar para enfrentar con mayor probabilidad de éxito las entrevistas de selección de personal.
- Fomentar la motivación para la búsqueda de empleo y aumentar la autoestima de las personas desempleadas.
- Informar, orientar y apoyar las iniciativas de autoempleo.
Como se observa, todos y cada uno de estos objetivos presuponen que las personas desempleadas no tienen trabajo “porque no saben buscarlo” o “porque no lo buscan suficientemente bien”. Una vez más observamos como el Gobierno Andaluz pone la responsabilidad de la búsqueda de empleo del lado de los trabajadores en todos y cada uno de los llamados “programas de fomento del empleo”. En este caso, ni uno solo de los objetivos de este programa cuestiona la política de despidos de las empresas, ni plantea ningún tipo de obligación a los empresarios para con la contratación y la creación de empleo digno. Por el contrario, se insiste permanentemente en el papel del trabajador; es el trabajador quien debe aprender a buscar el empleo, quien debe adecuarse a la demanda del mercado, quien debe aprender técnicas de búsqueda y quien debe motivarse para encontrar trabajo. Se da así por supuesto que el que está parado lo está porque no sabe buscar, porque no quiere adaptarse, porque no quiere formarse o porque le falta motivación. Se trata, en definitiva, de culpabilizar al parado; de presentarlo ante la sociedad como el máximo responsable de su propio drama.
Desde nuestro colectivo mostramos un rechazo frontal a este discurso. Consideramos que el aumento del desempleo en nuestra tierra no se debe a la falta de formación de los parados ni a su poca motivación. El problema real es que se está destruyendo empleo. El problema es que hoy los propietarios del dinero no necesitan dar empleo a sus vecinos para aumentar su propia riqueza: les basta con llevarse su dinero a otra parte o especular en los mercados financieros. Es este contexto el que explica que hoy más de un tercio de los alcalareños se vean expulsados del mercado laboral: el mercado laboral ya no los necesita, y seguirá sin necesitarles por mucho que se formen.
Es preciso denunciar el discurso neoliberal que culpabiliza a los parados de su propia tragedia. Y es urgente denunciar las verdaderas razones del aumento del desempleo. En Alcalá destacan entre estas razones la destrucción sistemática del tejido industrial -cierres de Flex, Gillette, Roca, etc.-, la asfixia del pequeño comercio frente a la competencia desleal de las grandes superficies –Eroski, Makro, etc.- y la connivencia institucional con un modelo de crecimiento especulativo que ha desaparecido con el pinchazo de la burbuja inmobiliaria.
Desde Andaluces de Alcalá consideramos que para acabar con el paro es preciso implementar medidas estructurales. En ocasiones anteriores ya hemos planteado propuestas como:
- Priorizar la dignidad de las personas y reforzar los derechos de los desempleados a través de la inversión pública.
- Establecer restricciones a la apertura de grandes superficies y fomentar activamente el comercio local.
- Impulsar una cooperativa local de servicios financieros.
- Constituir un fondo municipal de inversiones sociolaborales para participar en sociedades mixtas que generen empleo en la localidad.
- Desarrollar cooperativas agroalimentarias e industriales locales como alternativa laboral a los desempleados.
La formación y la orientación debe ir encaminada al desarrollo de las iniciativas enunciadas y otras basadas en el desarrollo de los propios recursos o potencialidades endógenas.
Sólo este tipo de medidas pueden contribuir a generar un modelo económico incluyente, que dé cabida a las necesidades de trabajo de los alcalareños. El discurso de la formación, mientras tanto, continúa demostrando su ineficacia y culpabilizando a los parados de su propia situación.


Andaluces de Alcalá, a 14 de enero de 2014.

jueves, 9 de enero de 2014

ANDALUCES DE ALCALÁ ANTE EL ABANDONO Y DESTRUCCIÓN DE LA “ZONA ARQUEOLÓGICA DE GANDUL”

La extraordinaria riqueza patrimonial de la “Zona Arqueológica de Gandul” es reconocida por la totalidad de la comunidad científica. Al menos desde el calcolítico hasta nuestros días, diferentes asentamientos humanos han ido dejando su legado en forma de enterramientos de varias épocas, villas romanas, poblados y restos arqueológicos de todo tipo. Hoy, este patrimonio se encuentra en estado de abandono, y lo que es más grave, soportando un expolio y destrucción al que ninguna administración parece ponerle fin. Es por este motivo que la totalidad de los colectivos culturales y medioambientales de la comarca reclaman su protección con una figura contemplada en la Ley de Patrimonio Histórico de Andalucía y denominada como: “Zona Patrimonial”. Ésta, a su vez, tendría que ser gestionada por un “Parque Cultural”, en el que la participación de la sociedad civil es clave. Cabe indicar que esta propuesta ha sido defendida por Andaluces de Alcalá en comunicados anteriores.
En los últimos días han tenido lugar una serie de hechos en el “Campamento de Las Canteras”. Dentro del área que podría acuñarse como “Zona Arqueológica”, se ha desarrollado un vallado en parte del perímetro de una de las parcelas que lo componen y que es propiedad del Ministerio de Defensa. En dicho vallado se han colocado carteles con el texto: “Peligro, prohibido el paso, zona militar”, y se ha abierto una zanja de unos cincuenta metros de largo, por uno y medio de profundidad y otros tantos de anchura paralela a la antigua vía de ferrocarril. 
Desde Andaluces de Alcalá señalamos al Ayuntamiento de Alcalá de Guadaíra como el máximo responsable del deterioro en el que se encuentra la “Zona Arqueológica de Gandul”, y en general, todo el entorno del escarpe de Los Alcores en nuestro término municipal. Después de gobernar ininterrumpidamente nuestro municipio más de 35 años, los sucesivos gobiernos del PSOE no han sido capaces de elaborar un “Plan de protección y gestión de la zona”. A pesar de contar con todo el poder local, provincial, autonómico y estatal, no han movido ni un solo dedo para traspasar la propiedad del “Campamento de Las Canteras” al Ayuntamiento de nuestra ciudad. El traspaso de propiedades militares a la Junta de Andalucía, como fórmula de saldar la deuda histórica, fue desaprovechado por nuestros gobernantes. 
Por otra parte, desde Andaluces de Alcalá consideramos que empiezan a surgir otros responsables en escena. Así, el Gobierno Andaluz del que forma parte Izquierda Unida, tiene paralizada la Ley de Patrimonio Histórico en lo referente a la figura de protección “Zona Patrimonial- Parque Cultural”. Y los gobernantes del Partido Popular, actuales gestores del Ministerio de Defensa, apuestan por apuntalar a la multinacional de armamento estadounidense “General Dynamics”, cediéndoles, de facto, el uso de la totalidad de los terrenos. Todos ellos también deben asumir su cuota de responsabilidad en la detracción de unos espacios únicos pertenecientes al patrimonio de todos los ciudadanos. 





Andaluces de Alcalá, a 9 de enero de 2014.