viernes, 1 de agosto de 2014

ANDALUCES DE ALCALÁ POR UNA EDUCACIÓN SIN RECORTES

Apenas ha terminado el curso escolar 2013/2014 y la educación sigue siendo un tema candente en Andalucía. La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, afirmaba tajante hace una semana que no habrá más recortes en educación. Es más, el esfuerzo de la Junta comienza, según sus declaraciones, por recuperar las pagas extras de los docentes en 2015, en un gesto que se agradecerá probablemente pero que más parece electoralismo que una solución real a los problemas de la educación.

Mientras, el consejero de Educación, Cultura y Deporte, Luciano Alonso, expresaba el rechazo de nuestro gobierno ante el “chantaje” que supone que se deba estar de acuerdo en la implantación de la LOMCE (Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa, aprobada en solitario por el PP en noviembre de 2013) para recibir financiación en educación, como ha dicho la secretaria de Estado de Educación, FP y Universidades, Montserrat Gomendio. Sin embargo, el mismo Alonso muy pocos días antes aseguraba que la Junta de Andalucía no será «insumisa» de la nueva Ley Orgánica, pero que tratará de paliar los efectos que considera negativos para la enseñanza pública dentro de los márgenes que le permite la autonomía en la gestión de esta competencia. ¿En qué quedamos? ¿No habrá más recortes, habrá algunos recortes o sólo los necesarios? ¿Y en qué consistirán estos nuevos recortes? ¿De dónde sacará la Junta los 395 millones de euros que le faltan para completar el presupuesto total estimado para la implantación de la LOMCE? ¿Y nuestra presidenta nos dice que aún sin presupuesto no recortará, o sólo un poco? ¿Para cuántos módulos de Formación Profesional, sueldos o materiales no le llegará el dinero?
En pleno verano, las universidades, sindicatos y los organismos oficiales se encuentran trabajando fuertemente en una ley, la LOMCE, cuya organización la mayoría de la sociedad, incluso los docentes implicados, desconocen. Luciano Alonso tampoco para en vacaciones, lo que parece una broma pesada. El empeño por nuestros políticos en elaborar y aprobar leyes, en establecer negociaciones y en llegar a acuerdos durante los meses de vacaciones hace sospechar que transmitir información y contar con los docentes y profesionales implicados no es precisamente el objetivo. Porque todas las preguntas anteriormente hechas siguen sin respuesta y los famosos recortes, esa palabra  mencionada con tanta frecuencia en los medios de comunicación, dejan de ser sólo una palabra y acaban aterrizando en nuestras vidas. No sabemos cómo será el futuro de la LOMCE, pero el presente “recortado” de los centros de Educación Primaria y Secundaria de Andalucía es así, por poner algunos ejemplos:

-          Se están contratando miles de profesores menos. En 2013 han sido 4.500 los no contratados. ¿Y cómo se consigue esto, si el número de alumnos y alumnas crece cada año? Esto sólo se consigue reduciendo los grupos, llenando más las clases y ampliando el horario de los profesores y las profesoras. Si sube la ratio (el número de alumnos por grupo), la calidad de las clases es evidentemente peor, existe una mengua en la atención a los alumnos y más opciones para la distracción de los alumnos o la disrupción (gamberrismo) en las aulas. Por otra parte, si cada profesor tiene más grupos y más alumnos en cada grupo, le es imposible hacerles un seguimiento de calidad, sobre todo a aquellos que más lo necesitan; además, si se amplía el horario de cada profesor, se da el caso de que un profesor de Educación Plástica tenga que dar Matemáticas, que una maestra de Pedagogía Terapéutica tenga que impartir Inglés, o que una profesora de Francés tenga que dar Historia para completar su horario. Estos casos mencionados son casos reales, que ya están ocurriendo en todos los centros.
-          Si se quitan profesores, se han de suprimir líneas, es decir, clases, y en ocasiones alumnos matriculados en la escuela pública acaban en la concertada, como ha ocurrido recientemente en Granada capital. (http://sevilla.abc.es/andalucia/
granada/20140702/sevi-denuncian-supresion-lineas-educativas-201407021748.html).
-          Se trabaja con materiales antiguos. Por falta de presupuesto, los libros de texto ya tienen 6 ó 7 años, frente al acuerdo existente de renovación cada 4 años. Esto supone trabajar con libros estropeados, subrayados y borrados, con contenidos y datos a menudo obsoletos, etc.
-          Existen muchas carencias en cuanto a la sustitución de docentes. Según la ley actual, una baja no puede ser sustituida antes de 10 días lectivos, es decir, los niños y niñas están sin profesor durante dos semanas. Pero es que, además, la Junta asigna a cada centro unas horas máximas de sustitución de bajas del profesorado, esto teniendo en cuenta el número de docentes, su edad y sexo, etc. Lo que significa que si se dan dos embarazos y dos bajas por enfermedad continuada, por ejemplo, las siguientes bajas pueden quedarse sin cubrir si se ha llegado al límite de horas asignado, duren el tiempo que duren estas nuevas bajas. Y este también es un caso real.
-          Se ha bajado drásticamente desde el Gobierno Central, y lo ha aplicado en nuestra comunidad nuestro propio gobierno, la asignación al programa de educación compensatoria, destinada a los alumnos con dificultades para asegurar la igualdad de oportunidades; se han suprimido los créditos destinados a programas integrados de apoyo y refuerzo en centros de Educación Primaria y Secundaria [PROA], al Plan de disminución de abandono escolar temprano y mejoras de la enseñanza de lenguas extranjeras. No debemos perder de vista que en Andalucía un 75% de los escolares acuden a centros públicos, y entre ellos se encuentra precisamente aquel alumnado con más dificultades o procedente de contextos desfavorecidos.
-          Continuamente se habla desde el gobierno de PSOE-IU de la falta de presupuesto, mientras 7,6 millones de euros han sido gastados este pasado curso en tabletas para el alumnado andaluz de 6º de primaria. Mientras que, por falta de presupuesto, no se produce un mantenimiento óptimo de los centros TIC (centros con dotación especial en pantallas digitales, conexión wi-fi, carritos de ordenadores portátiles, etc.), los cuales presentan graves deficiencias en sus nuevas tecnologías.

En resumen, la LOMCE está por llegar y sus consecuencias son previsibles para Andalucía: menos inversión, más fracaso escolar, más desigualdades y más apoyo directo o indirecto a la educación privada, ya sea concertada o no concertada. Pero no perdamos de vista que la educación ya lleva siendo unos años recortada y empeorada por nuestro propio gobierno. Desde Andaluces de Alcalá venimos denunciando esta situación que no es nueva (http://andalucesdealcala.blogspot.com.es/2013/10/andaluces-de-alcala-con-la-huelga-de.html) y llamamos a todos los ciudadanos y ciudadanas a exigir la coherencia de la Junta de Andalucía: no sólo no se deben aceptar más recortes, sino que se deben subsanar con una inversión suficiente todos los fallos que se vienen cometiendo en los últimos años, porque sólo así tendremos la educación que los andaluces y las andaluzas nos merecemos.

Andaluces de Alcalá, 1 de agosto de 2014

No hay comentarios: