viernes, 27 de junio de 2014

La Ignominia de pertenecer al Estado español

Como decía la mítica letra de John Lennon “Strawberry fields forever”: Living is easy with eyes closed (Vivir es fácil con los ojos cerrados). Caso que puede aplicarse perfectamente a aquellos estamentos sociales: instituciones, organizaciones empresariales, sindicatos y prensa que se empeñan en sostener la actual organización del Estado español a costa de todo lo demás. 
Se pueden poner cientos de ejemplos sobre la catastrófica organización de los poderes del Estado, pero en esta ocasión solo basta con poner de relieve la obscena Sentencia de la Sala Tercera del Tribunal Supremo en relación a la solicitud de sondeos petrolíferos en territorio canario por parte de una de las grandes corporaciones multinacionales del sector de la energía y los hidrocarburos.
Antes de iniciar el pertinente análisis de este desaguisado, cabría recordar al señor ministro de Industria, Energía y Turismo que el meridiano de Greenwich no pasa por Canarias, es cierto que sí lo hace por el Estado español, pero ni siquiera pasa por Madrid, capital del reino. En este sentido, parece que ser un ignorante en Geografía es consustancial a los altos cargos políticos del Partido Popular, a los que más les valdría volver a pasar por las aulas –eso sí, esta vez por las de la Escuela Pública-.
Hecho este paréntesis, habría que iniciar esta reflexión partiendo de la situación geoestratégica de Canarias y su aportación al PIB del Estado español. Las Islas Canarias se encuentran ubicadas entre los meridianos 13 y 19º W y los paralelos 27 y 30º N, frente a la costa de Marruecos y Sáhara occidental, y ubicadas en una zona climática de marcado carácter subtropical. La predominancia de los vientos alisios y la corriente fría de Canarias, hacen de esta zona un paraíso terrenal explotado desde antaño por el sector turístico, pues no en vano, supone el 74,6% de su economía. La aportación de esta comunidad al conjunto del PIB del Estado español es de 40.299 millones de euros y ocupa el 8 puesto en el ranking de aportación de las CCAA –en datos de 2013-.[1] 
No obstante, no todo es economía, pues el valor de sus recursos naturales es incalculable. En el conjunto de islas que componen este archipiélago enmarcado en la Región biogeográfica Macaronésica, se calcula que existen unas 12.700 especies de fauna terrestre, más unas 4.500 especies marinas. Del conjunto de fauna que habita en Canarias, 3.600 especies animales son endémicas –solo habitan en este archipiélago-, y un tanto parecido ocurre con la flora, donde es posible encontrar unas 511 especies endémicas que en conjunto suponen el 25% de la vegetación presente en territorio canario. [2]
Pero, además, a la innegable vinculación existente entre los recursos naturales del archipiélago y el potente sector turístico, hay que añadir el derecho a decidir de su población –organizada mediante su tejido asociativo y ciudadano- sobre aquellas cuestiones que afectan directamente a su territorio y que pueden poner en serio riesgo su patrimonio natural y su modo de vida (basado en el sector turístico, como ya se ha analizado). 
Es una vergüenza que una sentencia del Tribunal Supremo avale una iniciativa empresarial con apoyo del Gobierno del Estado en contra de la opinión pública representada por la fuerte respuesta contestataria de la sociedad civil en forma de 7 recursos (desestimados por la Sala tercera del Supremo), más de 200.000 firmas (recogidas en 183 países) y con la oposición de los cabildos de Lanzarote y Fuerteventura, Gobierno de Canarias, Ecologistas en Acción-Ben Magec, Fundación César Manrique, WWF, IU y la Coordinadora Canaria contra las Prospecciones Petrolíferas que engloba a más de 50 partidos políticos, sindicatos y asociaciones.
¿Cómo se puede autorizar semejante aberración en contra de la sociedad canaria? ¿Cómo se puede gobernar autoritariamente un territorio situado a más de 1.800 km de la capital del reino?
Pues muy fácil, volviendo al encabezamiento del artículo y tomando como referencia la letra del genio de Liverpool: “Vivir es fácil con los ojos cerrados”.
Desde Andaluces de Alcalá nos solidarizamos con el pueblo canario, cuyos derechos se han visto pisoteados una vez más, y nos mostramos favorables al derecho a decidir de los ciudadanos sobre estas y otras cuestiones que atañen al modelo de organización, producción y consumo de sus territorios.



Andaluces de Alcalá, a 27 de junio de 2014.


[1] Datos macro.com
[2] Gran Enciclopedia Virtual de las Islas Canarias.

No hay comentarios: