lunes, 5 de mayo de 2014

Andaluces de Alcalá contra la corrupción

La corrupción en las organizaciones, especialmente en las públicas, resulta ser la práctica consistente en la utilización de las funciones y medios de aquellas en provecho, económico o de otra índole, de sus gestores. Por desgracia para los ciudadanos en los últimos tiempos venimos asistiendo a una oleada de escándalos corruptos que afectan a la práctica totalidad de las instituciones: Casa Real, Gobiernos, Partidos Políticos, Diputados, Concejales, etc… Los casos de Urdangarín, Bárcenas o Gürtel son parte ineludible de la actualidad informativa diaria.
Alcalá de Guadaíra, por desgracia, no es ninguna excepción en cuanto lo que a corrupción se refiere. De hecho, no hay más que recordar la histórica sentencia dictada por la Audiencia Provincial sobre la trama “Fridex” en virtud de la cual se inhabilitó siete años al entonces alcalde Manuel Hermosín y a los entonces concejales Bernabé Sánchez Gutiérrez, José Antonio Martín Rivas y Emilio Nieto Ballesteros (ABC de Sevilla, 11-7-93), todos ellos del PSOE.
El PSOE tampoco es ninguna excepción en cuanto a prácticas corruptas. A contrario, de su seno han salido algunos de los escándalos más sonados mediática y judicialmente (Filesa, Roldán, BOE, Flick, Ibercorp, Urrabulru, Corcuera, Barrionuevo, Vera, Sancristóbal, García Damborenea, Rodríguez Galindo, AVE Hormaechea, Sanlúcar, Zafarraya, Sayalonga, Plasenzuela, Porcuna, Guerra, etc.). Y de hecho, en la actualidad se investiga a la cúpula socialista de la Consejería de Empleo en la trama de los ERE, donde hemos asistido a encarcelaciones, imputaciones y acusaciones muy graves a los máximos responsables de las instituciones andaluzas. No debe ser pues casual que la tasa de desempleo que padece Andalucía no pare de crecer a la vista de las ocupaciones efectivas de quienes eran competentes en la materia.
Pues bien, en esta dinámica se encuadran las últimas informaciones que señalan la posible participación del alcalde Gutiérrez Limones y las concejalas Miriam Burgos y María José Borge en el caso ACM los dos primeros, y pendiente de juicio por prevaricación la última. Sin lugar a dudas, esta situación es lamentable para la imagen de nuestra ciudad y debe ser atajada con decisión y prontitud. De nada sirven las cortinas de humo y las amenazas de querella contra todo aquél que hable del asunto. Tampoco es de recibo para los ciudadanos el blindaje que supone la condición de senador. Se trata de un tema de máxima actualidad y debe esclarecerse hasta las últimas consecuencias y sin impedimentos ni privilegios de ninguna clase.
Por ello, desde Andaluces de Alcalá rechazamos profundamente la corrupción como práctica política, exigimos a nuestros gobernantes locales que se desvinculen por completo de estas prácticas y solicitamos que se arbitren medidas de transparencia que erradiquen definitivamente estos comportamientos de nuestra localidad. Alcalá de Guadaíra no debe vincularse más a tramas de corrupción. Y para tal objetivo, es indispensable que sus más altos representantes nada tengan que ver con viajes privados a Madrid, Eurodisney o EEUU. (http://www.elmundo.es/andalucia/2014/04/28/535dfcd822601d5c778b456b.html), entradas a parques acuáticos o mesas de ping pong pagadas con fondos públicos. Esta no es la imagen que nuestra ciudad merece. ¡Basta ya de corrupción en Alcalá de Guadaíra!



Andaluces de Alcalá, a 5 de mayo de 2014.

No hay comentarios: