jueves, 6 de febrero de 2014

La ficción del espíritu “emprendedor”.

Recientemente el Ayuntamiento de Alcalá ha hecho público los últimos datos de las solicitudes para la apertura de nuevos negocios correspondientes al año 2013. Concretamente, han sido 335 -según la Oficina de Atención Integral a la Actividad Empresarial (Emprendia)-, un 2’4% más que el año anterior[1]: la mayor parte de estas nuevas solicitudes corresponden a negocios referidos al sector servicio y la hostelería (127), seguido del sector comercio (124), destacando también el ramo del ocio (28) y los almacenes (buena parte del resto).
Estos datos son facilitados por nuestro consistorio como un síntoma del progreso del tejido económico de Alcalá, así como una muestra de cómo el espíritu “emprendedor” va calando poco a poco en nuestra sociedad y su clase trabajadora, con la colaboración además de la Junta de Andalucía a través del Centro de Apoyo al Desarrollo (CADE). Un espíritu emprendedor que lo que esconde detrás no es más que la consciente dejadez e irresponsabilidad de las administraciones públicas por cumplir el pleno empleo prometido tanto en la Constitución como en el Estatuto de Autonomía (en los dos que hemos tenido), así como culpabilizar al propio desempleado y desempleada de su situación por no saber, como se dice coloquialmente, buscarse la vida; y de paso convencerlo para que se haga autónomo y ahorrarle así al Estado los gastos de la cobertura social a la que está obligado cumplir.
Eufemismos oficiales usados del tipo “búsqueda activa de empleo”, “itinerarios personalizados de inserción”, “autoempleo” o “técnicas de búsqueda de empleo”[2], demuestran que la intención estructural a la que nuestro sistema está tendiendo es precisamente esa, la de responsabilizar al parado y sólo al parado de estar parado.
Obviamente, es indudable que siempre es positivo que el tejido comercial alcalareño aumente la oferta, pues así la ciudadanía gana en variedad y calidad. Pero esto es algo absolutamente ficticio cuando, digamos para entendernos, todo el mundo vende pero nadie tiene para comprar. Si cada uno de nosotros y nosotras hacemos un ligero repaso mental, recordaremos al momento innumerables casos de negocios que han abierto en nuestros respectivos barrios y a los pocos meses se han visto asfixiados y no han tenido más remedio que acabar echando el cierre.
Para que un tejido comercial crezca de forma sólida y veraz, necesita ante todo un público que tenga poder adquisitivo para poder consumir de un modo seguro y estable, y eso en Alcalá cada día es más difícil: ex trabajadores y ex trabajadoras de Roca, La Boticaria, Flex, o de cualquier otra de las empresas que engrosan la larga lista de empresas que han cerrado en Alcalá, se ven obligados a tener que ahorrar ante el más que incierto futuro que les aguarda. Una larga lista a la que se acaba de sumar hace unos días Puleva, y tras los últimos movimientos de la multinacional Coca-Cola, ya veremos lo poco que tardarán estos en afectarnos aquí también.
Hay que potenciar el comercio local, pero lo mejor para hacerlo es desarrollar primero los sectores realmente productivos, aquellos que nos proporcionan capacidad de maniobra y de toma de decisión en el mercado, es decir: más sector primario y secundario, antes que centrarse tanto en el sector servicios. Para ello además debemos dejar de confiar de una vez por todas en las multinacionales que, como ya nos han demostrado hasta la saciedad, sólo buscan el mayor rendimiento económico inmediato posible, sin importarles las repercusiones sociales, culturales y/o ecológicas a niveles locales, comarcales o regionales.
Desde Andaluces de Alcalá entendemos que es necesario apostar por potenciar el entramado social, el cooperativismo laboral, los productos artesanos y de cercanía (en nuestro caso, andaluces) y, en otras palabras, no el espíritu emprendedor, sino la autoorganización y el empoderamiento de los trabajadores y las trabajadoras.


[1] “En 2013 aumentaron las solicitudes de apertura de nuevos negocios en Alcalá”, El Periódico de Alcalá, Año II, nº 7, 24 de enero de 2014, pág. 7 
[2] Entrecomillado extraído de “Alcalá recibe más de 54.000 euros para el Desarrollo del Programa Andalucía Orienta”, El Periódico de Alcalá, Año II, nº 7, 24 de enero de 2014, pág. 3


Andaluces de Alcalá, a 6 de febrero de 2014.


No hay comentarios: