lunes, 15 de diciembre de 2014

Andaluces de Alcalá contra la Ley Mordaza y por las libertades ciudadanas


El pasado día 11 fue aprobada en el Congreso de los Diputados la nueva Ley Órgánica de Seguridad Ciudadana, conocida popularmente como “Ley Mordaza”, con el único apoyo del Partido Popular. Esta ley, que es defendida por el gobierno como una forma de blindar y garantizar el ejercicio de las libertades ciudadanas, constituye en realidad un gravísimo ataque a dichas libertades, y un profundo retroceso en términos democráticos.


La nueva ley contempla un total de cuarenta y cinco infracciones, diferenciándolas en “muy graves”, “graves” y “leves”.

-          Las infracciones muy graves serán sancionadas con multa de 30.001 a 600.000 euros.- Cabe destacar que, entre otros supuestos, se incluye dentro de este tipo de infracciones el reunirse o manifestarse, sin comunicarlo o saltándose la prohibición, en instalaciones en las que se presten servicios básicos para la comunidad o en sus inmediaciones. Esto significaría, por ejemplo, que en la propia Alcalá las protestas simbólicas contra el paro realizadas por el SAT frente al Ayuntamiento y frente a las oficinas del SAE podrían acarrear sanciones de este calado.

-          Las infracciones graves serán sancionadas con multa de 601 a 30.000 euros.- Aquí entrarían acciones como trasladar en coche a una persona toxicómana a adquirir estupefacientes o negarse a identificarse ante la policía en cualquier momento.

-          Las infracciones leves serán sancionadas con multa de 100 a 600 euros.- Aquí se incluirían prácticas ampliamente extendidas, como la botellona, hacer una pintada de protesta, cualquier “falta de consideración” (sic) hacia la policía o el simple hecho de perder el DNI y no denunciarlo.

Desde Andaluces de Alcalá, por tanto,  observamos con preocupación que la nueva ley contempla una penalización y una judicialización de actividades que, desde nuestro punto de vista, entran dentro de la convivencia normal en las sociedades y que, más allá de que puedan resultar más o menos agradables, deberían ser resueltas mediante formas dediálogo, negociación y consenso, y nunca mediante la criminalización y el castigo legal. En algunos casos, además, la ley llega a oficializar acciones por parte del Estado que rayan en la vulneración de derechos humanos elementales. Es el caso de las llamadas“devoluciones en caliente” para los inmigrantes en las fronteras de Ceuta y Melilla. Con la nueva ley, las autoridades fronterizas podrán expulsar a estas personas a territorio marroquí, afectando así gravemente su derecho –reconocido hasta la fecha- a una asistencia letrada y a que se compruebe si son menores o refugiados. Para entender la gravedad de esta alteración legal debe saberse que esta disposición fue introducida como enmienda en el Congreso, eludiendo así los informes preceptivos del Consejo General del Poder Judicial, el Consejo de Estado y el Consejo Fiscal.

Más allá de las infracciones contempladas en la ley, es necesario denunciar también ladesprotección creciente de la ciudadanía ante su aplicación. La nueva ley convierte en sanciones administrativas lo que antes eran faltas incluidas en el Código Penal y, por tanto, sometidas a control judicial previo. Esto significa que las personas afectadas por esta ley ya no podrán defenderse en juicios de faltas -gratuitos-, sino que antes tendrán que agotar la vía administrativa y luego recurrir a la jurisdicción contencioso-administrativa, que está sujeta al pago de tasas judiciales merced a la reciente reforma judicial del propio gobierno del PP. Estos cambios implican que la nueva ley no sólo penalizará duramente derechos y libertades básicos, sino que supondrá además una dura carga económica para quien intente defenderse ante ella.

Desde Andaluces de Alcalá mostramos nuestra indignación ante esta ley, por considerarla una medida claramente restrictiva de las libertades democráticas de la población. Además, y a propósito de esta nueva ley, mostramos nuestra profunda preocupación por tres cuestiones centrales:

1)      Las consecuencias de la propia ley.- Nos preocupa especialmente que la judicialización y la penalización de las formas de protesta ciudadana se traduzca en una represión de los movimientos sociales que luchan precisamente por proteger los derechos de la gente. Igualmente preocupante nos parece el aparente interés de este gobierno por presentar una imagen criminalizadora de esos movimientos sociales.

2)      El por qué se aprueba esta ley precisamente en este momento.- Justamente cuando nos encontramos en una situación de crisis profunda, con graves problemas que afectan a amplias capas de la población, el gobierno del PP apuesta por criminalizar y judicializar los mecanismos de protesta. El mismo gobierno que ha demostrado reiteradamente su incompetencia para dar respuesta a los problemas de la gente intenta ahora acallar a quienes expresan su rechazo a la grave situación que vivimos. Ante la incapacidad de mejorar las cosas, se opta por reprimir a los críticos.

3)      La falta de una respuesta organizada y contundente frente a esta ley.- Ante una nueva agresión a los derechos y libertades de la ciudadanía, la oposición muestra una incapacidad manifiesta para construir formas organizadas de rechazo en la calle, en los barrios, en los pueblos y ciudades. Tal y como ya hemos señalado en demasiadas ocasiones, hoy los partidos que supuestamente representan a la izquierda funcionan como entes cerrados, que viven a espaldas de la gente y que carecen de la más mínima capacidad para organizar y movilizar a la gente. Las protestas ante la nueva ley se quedan encerradas en el Parlamento y en la televisión, sin que ninguna fuerza política apueste por organizar la protesta social y la resistencia en la calle.

Desde Andaluces de Alcalá estamos convencidos de que este tipo de ataques a los derechos de la ciudadanía sólo pueden ser contestados mediante la movilización y la participación de la ciudadanía. Es un error delegar la defensa de la gente en los partidos y esperar que ellos resuelvan todo. Es fundamental, por el contrario, reforzar nuestras redes comunitarias –locales, vecinales- y organizarnos por nosotros mismos. Es en esta línea que desde hace cinco años venimos trabajando para construir, de abajo arriba, una herramienta que dé respuesta en la calle a las agresiones permanentes que sufrimos los alcalareños, los andaluces y el resto de pueblos del Estado español. La aprobación de la nueva Ley Mordaza nos demuestra una vez más que nuestras vidas seguirán yendo a peor mientras no nos decidamos a construir una respuesta democrática, participativa y activa frente al retroceso democrático que pretenden imponernos. Animamos a los alcalareños a no rendirse, y a organizarse activamente para la organización de un poder propio.

Andaluces de Alcalá, a 14 de diciembre de 2014

jueves, 4 de diciembre de 2014

El 4 de Diciembre y la Segunda Transición

Van a cumplirse 37 años de aquel 4 de diciembre en que, para sorpresa de muchos, el sentimiento andaluz se tradujo políticamente en las calles de Andalucía –y también en Barcelona, “la novena provincia”- exigiendo un autogobierno que hiciera posible cerrar el largo periodo histórico en que se nos había obligado a desempeñar un papel dependiente en lo económico, subalterno en lo político y degradado en lo cultural.

Quizá hoy sean ya mayoría quienes, por edad, no vivieron aquel día histórico y cargado de ilusiones de 1977, ni su correlato en el referéndum del 28 de febrero del 80, en que Andalucía reivindicó una autonomía plena, es decir, con las competencias necesarias para resolver las inaceptables desigualdades internas y la subordinación respecto a intereses externos que estaban en la base del desempleo estructural, la emigración forzada, las carencias educativas, sanitarias y de vivienda, el ocultamiento o manipulación de nuestra historia y nuestra cultura, y otras lacras que la caracterizaban (y que, en lo esencial, continúan caracterizándola).

Quienes no vivieron aquellos años de aceleración histórica pueden tragarse el cuento de que en el 4 de diciembre los andaluces “defendimos a España” frente a quienes pretendían privilegios en la nueva Constitución que estaba elaborándose, es decir frente a quienes esgrimían sus derechos históricos para ser reconocidos como naciones (término tabú que en dicho texto sería sustituido por el de nacionalidades). Este cuento, fabricado con posterioridad al 4D y el 28F por quienes se beneficiaron políticamente de ellos mientras los vaciaban de contenido (me estoy refiriendo principalmente al PSOE y a sus acólitos intelectuales y mediáticos), es una burda falsificación de la historia: millones de andaluces reivindicamos entonces la autonomía, entendiendo esta no como la multiplicación de burócratas y de profesionales de la política y, mucho menos, como “la defensa de España”, sino como el medio para dotarnos de instrumentos eficaces de autogobierno con los que construir un futuro más justo y democrático para Andalucía. El 4D partíamos de que teníamos los mismos derechos que vascos y catalanes, que no éramos menos que ellos, porque, como ellos, teníamos una identidad histórica y cultural indudable, que estábamos traduciendo al plano político en las calles, como haríamos el 28F en las urnas.
Esas aspiraciones fueron traicionadas prontamente por el tinglado político constituido entonces por el PSOE, la UCD, el PCE y hasta el PSA (PA), que fabricaron un Estatuto recortado e insuficiente, de segunda división para un pueblo que en la calle y las urnas había ratificado su pertenencia a la primera. Y Andalucía fue utilizada por el centralismo, que es consustancial al nacionalismo españolista, como arma para igualar por abajo a todos los pueblos del Estado. Todo ello, en el marco de la llamada Transición, consistente en una reforma del régimen político franquista, sin ruptura con la “legalidad” (¡!) de este, para garantizar la continuidad del poder de las fuerzas fácticas económicas e ideológicas mediante la reinstauración de la monarquía borbónica y la construcción de una partitocracia en la que la participación popular quedaba restringida, de hecho, a votar cada cuatro años.
Hoy, cuando ya ha comenzado la segunda Transición (crisis generalizada de las instituciones, abdicación de Juan Carlos I, hundimiento del corrupto sistema bipartidista, ascenso de los movimientos sociales y aparición de nuevos agentes políticos), haríamos bien en extraer enseñanzas de lo que ocurrió en la primera para que Andalucía no sea otra vez estafada y manipulada al servicio de intereses y estructuras que son precisamente los responsables de que, comparativamente, continuemos donde estábamos hace cuarenta años: en los últimos lugares de todos los índices de bienestar, después de más de tres décadas de “autonomía” (?) y de gobiernos de “izquierda” (?)
Harían bien las organizaciones políticas que ahora están surgiendo, y que suscitan tanto grandes expectativas como no menores incógnitas por sus ambigüedades, en rehusar a la visión madrileñista de España, tanto en su versión ultranacionalista de derecha como jacobina, y asumir la realidad plurinacional del Estado, con todo cuanto ello conlleva en lo político, lo cultural y lo económico. Harían bien quienes se indignan y luchan contra las desigualdades en caer en la cuenta de que estas no consisten sólo en desigualdades de clase sino también en desigualdades de género y en las que suelen denominarse desigualdades “territoriales”, es decir las que son resultado de la opresión de estructuras estatales, con su correspondiente ideología de nacionalismo de estado, sobre pueblos-naciones no reconocidos como tales. Para ayudarles a ello, les propondría leer, por ejemplo, a Blas Infante y a Andreu Nin: dos personajes tan diferentes pero tan confluyentes en la afirmación de que la lucha por la liberación social es indisoluble de la lucha por la liberación nacional y viceversa.

Isidoro Moreno, Catedrático Emérito de Antropología, Universidad de Sevilla. Miembro de Asamblea de Andalucía.

Fuente original: Diario de Sevilla y otros diarios del Grupo Joly, 2 de Diciembre de 2014

miércoles, 3 de diciembre de 2014

Éxito de participación y ganas de cambio en el coloquio sobre Andalucía y el TTIP

El pasado martes 2 de diciembre el colectivo municipalista Andaluces de Alcalá y el movimiento Asamblea de Andalucía organizaron en Alcalá el coloquio “Andalucía y el TTIP”. Esta iniciativa contó con la participación de unas cincuenta personas, y tuvo como objetivo fomentar la participación activa de la ciudadanía alcalareña frente a las medidas económicas que se les impone desde el exterior y contra sus intereses.
El acto incluyó una denuncia profunda de las implicaciones del Tratado Transatlántico para el Comercio y la Inversión (TTIP), un acuerdo entre la UE y EEUU que ha sido gestado sin control ciudadano y que se prevé tenga duras consecuencias sobre el empleo, el pequeño comercio, los salarios y los derechos sociales de los trabajadores europeos, especialmente en sociedades periféricas como la andaluza. En esta línea incidieron las intervenciones del antropólogo Isidoro Moreno y del economista Manuel Delgado, ambos profesores de la Universidad de Sevilla y miembros de Asamblea de Andalucía. Por su parte Nadia Becerra, activista de Andaluces de Alcalá, insistió en la necesidad de construir alternativas partiendo de la realidad social, cultural y económica de los propios alcalareños y andaluces. Tras las intervenciones, se produjo un interesante debate entre los asistentes, en el que se enfatizó la importancia de que la los alcalareños y los andaluces se organicen activamente para construir herramientas locales de respuesta
Con este acto Andaluces de Alcalá conmemoraba la fecha histórica del 4 de diciembre de 1977, y reivindicaba el espíritu rebelde e inconformista que el pueblo andaluz asumió en aquella fecha.
Este coloquio forma parte de las iniciativas que el colectivo Andaluces de Alcalá se encuentra desarrollando desde una perspectiva de intervención política municipalista, y que abarca tanto propuestas alternativas sobre economía social y empleo como sobre medio ambiente, patrimonio y participación ciudadana.
Desde Andaluces de Alcalá se desea agradecer la participación activa de todos los asistentes a este acto y animar a todos los interesados a sumarse a este colectivo en la construcción de una respuesta asamblearia, municipalista y andaluza.

Andaluces de Alcalá, 3 de diciembre de 2014

sábado, 29 de noviembre de 2014

Algunas reflexiones críticas sobre el TTIP

El TTIP (Tratado Transatlántico sobre Comercio e Inversiones) es un acuerdo sobre libre comercio e inversión que está negociándose en secreto por la Unión Europea y Estados Unidos. Fue definido por el propio Barack Obama durante el discurso sobre el estado de la unión en febrero de 2013 y se prevé que su resultado culmine antes de las próximas presidenciales norteamericanas, previstas para 2015. Imperialismo en estado puro con tintes de acuerdo internacional para enmascarar los verdaderos intereses que se ocultan tras esa fachada.
El objetivo principal no es otro que eliminar las regulaciones que limitan los beneficios de las multinacionales. Y estas regulaciones no son otras que los derechos laborales, las normas que rigen el medio ambiente, la privacidad en internet, las garantías bancarias o las normas sobre seguridad alimentaria y el uso de productos químicos tóxicos. “Barreras” es cómo las llaman los paladines de la ortodoxia liberal, así que se trata de “eliminar barreras”, muy noble tarea para los prohombres que defienden a ultranza la “libertad de los mercados”.
En definitiva, el TTIP es otra vuelta de tuerca neoliberal. Supone la creación del marco jurídico internacional necesario para acometer nuevos avances para los mercados y así los mercaderes de paso hacen caja. Y esto no significa lo que parece sino que encubre la privatización de sectores estratégicos como la sanidad o la educación. Eliminar el principio de cautela de los estándares sobre seguridad alimentaria, liquidar la necesidad de permisos previos para comercializar sustancias químicas peligrosas, impedir el control de capitales o expandir el fracking, son algunos de los logros a alcanzar. Y todo de un solo golpe. Otra jugada maestra del capitalismo atlántico. Ninguna referencia a los pueblos y menos aún a quienes serán víctimas de su desarrollo: las clases populares.
Además de esto, se pronostica ya por sus propios impulsores efectos “prolongados y considerables” sobre el empleo que se proponen mitigar con fondos públicos como el Fondo Social Europeo. A nadie se le escapa que el Tratado de Libre Comercio de América del Norte causó una pérdida neta de un millón de empleos en EE.UU. en vez de los prometidos cientos de miles de puestos de trabajo. Y esto casa a la perfección con la negativa de EE.UU. a ratificar los convenios de la OIT sobre negociación colectiva, libertad de asociación y derecho a organizarse.
De entre las novedades, destaca la posibilidad de que los inversores extranjeros puedan demandar a gobiernos soberanos frente a tribunales de arbitraje ad hoc. Justicia a la carta, que se llama. Y curiosamente, esto no parece entrañar problema alguno de soberanía como los generados por el pueblo escocés o catalán. Al contrario, se trata en definitiva de dotar de más y mejores herramientas a las empresas multinacionales para que amplíen su ámbito de negocio, incrementen sus beneficios y disparen sus cotas de poder a costa de lo que sea. Privatizar la justicia y convertirla así en un medio descarado a favor de los intereses de los poderosos no parece estar ya tan lejos. La tan esperada reforma del sistema judicial no va por donde algunos ingenuos pensábamos. Esta es la justicia de los vasallos y los señores. Se constata así la vuelta a los principios e instituciones jurídicas de la Edad Media.
El TTIP por eso se negocia en secreto. Y esto no es causal sino que está plenamente justificado. Quienes lo van a decidir quieren la impunidad de la opacidad. Y para eso sirven el Parlamento y la Comisión Europea. La foto de los líderes europeos con Barack Obama en la reunión australiana del G-20 deja bien claro quiénes defienden este acuerdo.
Por todo ello, desde Andaluces de Alcalá nos situamos frente al TTIP y llamamos a la ciudadanía a la denuncia de su procedimiento de elaboración. De igual manera, condenamos los efectos que se pretenden con el mismo. Como alternativa propugnamos unas relaciones y acuerdos internacionales basados en las necesidades de los pueblos y donde se reconozcan expresamente el derecho a la libre determinación de los pueblos y se atienda a las necesidades básicas de la mayoría de la población.


Andaluces de Alcalá, 30 de noviembre de 2014

domingo, 16 de noviembre de 2014

ANDALUCÍA y el TTIP

ANDALUCÍA y el TTIP
(Tratado Transatlántico para el Comercio y la Inversión)

 Martes 2-Diciembre, 20h (Casa de la Cultura)

Intervienen:
Isidoro Moreno, Catedrático de Antropología Social US
Manuel Delgado, Catedrático de Economía Aplicada US
Nadia Becerra, Andaluces de Alcalá

Presenta y modera: Jesús Vergara, Andaluces de Alcalá

Organiza: Asamblea de Andalucía – Andaluces de Alcalá

viernes, 14 de noviembre de 2014

Andaluces de Alcalá denuncia el apoyo de la Junta a Burger King

El pasado día 7 la Junta de Andalucía hacía público el acuerdo alcanzado con Burger King para aumentar la presencia de la multinacional estadounidense en nuestra tierra. Este acuerdo, firmado por la presidenta de la Junta, Susana Díaz, junto a la directora general para el Área Mediterránea de Burger King, Bianca Shen Leme, y el presidente de Megafood –empresa que desarrolla en exclusiva las nuevas franquicias de la cadena en Andalucía- prevé la apertura de cincuenta nuevos restaurantes de esta cadena en Andalucía entre 2014 y 2018, que se sumarían a los ciento veintinueve que ya existen y que representarían un aumento del 39% la presencia de este gigante de la comida basura en Andalucía.

Este acuerdo, que sin duda pone en cuestión el deseable compromiso de la Junta de Andalucía con la promoción de una alimentación sana y equilibrada, ha sido justificado por nuestros gobernantes por el hecho de que permitirá supuestamente la creación de aproximadamente mil doscientos empleos en los próximos cuatro año. Desde Andaluces de Alcalá, sin embargo, consideramos que no es permisible que la Junta promocione cualquier tipo de empleo para los andaluces, y mucho menos cuando dicho empleo se basa en la precariedad, los bajos salarios y la explotación más cruel. Conviene no olvidar en este sentido que, tal y como se ha demostrado sistemáticamente hasta la fecha, estas empresas de comida basura sólo han generado hasta la fecha empleo basura, caracterizado por la temporalidad, los bajos salarios y la extrema vulnerabilidad de los trabajadores.
El apoyo del gobierno de la Junta de Andalucía a Burger King es especialmente humillante por cuanto establece las condiciones para que la multinacional se beneficie de ayudas públicas, es decir: de dinero aportado por todas las andaluzas y andaluces. En este sentido, los responsables de Burger King ya han expresado abiertamente su deseo de acogerse al Bono de Empleo Joven de la Junta para las nuevas contrataciones previstas. Dicho bono joven consiste en una ayuda de 4.800 euros para jornada completa o 2.400 para jornada parcial, distribuida en 12 mensualidades, que permitirán así a esta multinacional ahorrar costes en la contratación a costa de los propios andaluces, que pasarán así a sufragar activamente el empleo basura en su propia tierra. Las víctimas de esta medida serán mayoritariamente jóvenes andaluces de entre 18 y 29 años, que se verán así conminados por su propio gobierno a elegir entre el empleo basura y el paro –y conviene recordar que la tasa de desempleo de esta población en Andalucía supera el 50%-.
No podemos olvidar, además, que más allá de que la expansión de Burger King pueda crear empleo –de mala calidad, insistimos-, paralelamente también destruirá empleo, en la medida en que afectará negativamente al comercio local, y muy especialmente a los negocios locales de restauración. Los propietarios particulares de bares y restaurantes sufrirán así las consecuencias de la competencia de este gigante, que además –conviene repetirlo- contará con el apoyo material y simbólico de ese gobierno de la Junta que, según se supone, debería estar al lado de los trabajadores andaluces.
En este punto, es importante denunciar con especial rotundidad la contradicción que este acuerdo representa para un gobierno que se autodenomina “de izquierdas”. El gobierno andaluz de PSOE e IU, que ha pretendido venderse como un contrapeso a la derecha del PP, sigue demostrando que no representa una alternativa creíble y que, más allá de aspectos superficiales, es perfectamente dócil –es incluso colaborador activo- para con los intereses de quienes siguen esquilmando nuestra tierra y precarizando nuestras vidas. Un gobierno que encabeza los recortes[1], que precariza la educación y la sanidad y que beneficia activamente a las multinacionales en perjuicio de los trabajadores andaluces no puede ser reconocido de izquierdas, y no merece la menor consideración por quienes creen realmente en la necesidad de un empleo digno y justo en nuestro país.
Desde Andaluces de Alcalá denunciamos el apoyo de la Junta de Andalucía a Burger King y apostamos por otra forma de economía para los andaluces. Seguimos creyendo que sin seguridad económica no puede haber democracia política. Y seguimos creyendo que el objetivo del gobierno andaluz debe ser fomentar el empleo de calidad, eliminando las condiciones que obligan a los andaluces a emigrar y erradicando los problemas de exclusión y marginalidad. Esto no se conseguirá financiando la contratación de las multinacionales de comida basura, sino apoyando desde el sector público un modelo de economía social que priorice el trabajo digno y la distribución justa de la riqueza. Se trata de no doblegarse ante las multinacionales, y de apoyar experiencias de economía social, de cooperativas y sociedades laborales. Se trata de no asfixiar a la pequeña empresa, sino de protegerla de la competencia salvaje de las multinacionales y de abonarle las deudas que aún se le deben. Se trata de evitar las Agencias Privadas de Contratación, las Empresas de Trabajo Temporal y, en general, todas aquellas fórmulas que han condenado a nuestra juventud al trabajo precario y desprotegido. Sólo cuando un gobierno andaluz asuma esta necesidad podrá ser considerado de izquierdas. Mientras tanto, seguirá siendo un cómplice activo de la precarización y la exclusión que hoy continúan golpeando a la mayoría de los andaluces.



Andaluces de Alcalá, 14 de Noviembre de 2014

[1] http://andalucesdealcala.blogspot.com.ar/2013/08/asamblea-de-andalucia-frente-los.html
   http://andalucesdealcala.blogspot.com.ar/2014/08/andaluces-de-alcala-por-una-educacion.html

jueves, 30 de octubre de 2014

ANDALUCES DE ALCALÁ: EL AYUNTAMIENTO INCLUMPLE EL ACUERDO DEL PLENO A FAVOR DEL PARQUE CULTURAL

La lucha sostenida por la Plataforma en Defensa de Los Alcores es la que propició que el Pleno del Ayuntamiento, celebrado el pasado 20 de marzo de 2014, solicitase a la Junta de Andalucía y a la Diputación Provincial la declaración de Los Alcores como Zona Patrimonial. Desde aquel día, que generó nuevas expectativas, el Ayuntamiento no ha dado ni un solo paso para cumplir con lo acordado.


La Ley 14/2007, de 26 de noviembre, del Patrimonio Histórico de Andalucía, contempla la Zona Patrimonial como figura de protección para aquellos espacios que albergan una pluralidad relevante de elementos: históricos, artísticos, arquitectónicos, paleontológicos, arqueológicos, antropológicos, etnológicos, museísticos, paisajísticos, geológicos, industriales, agrícolas y artesanales, así como flora y fauna.[1] Si existe un lugar en Andalucía con estas características, es la comarca de Los Alcores. Es más, tenemos indicios razonables para pensar que el legislador tuvo presente nuestra comarca a la hora de redactar la nueva Ley. Y eso fue así, debido a la presencia de una serie de grupos ecologistas, de defensa del patrimonio y de arqueólogos que, [2] desde varios años atrás, proponían como fórmula de proteger el riquísimo patrimonio arqueológico de Los Alcores, la creación de “Parque Cultural”, ya experimentando con éxito en Aragón.

Los Alcores no sería la primera Zona Patrimonial en declararse en Andalucía. En el Catálogo General de Patrimonio Histórico Andaluz hay inscritas once en la provincia de Jaén y otras once tienen incoado expediente en la provincia de Huelva, estas últimas situadas dentro de las cuencas mineras de Tharsis-La Zarza y Riotinto-Nerva. No obstante, la zona patrimonial de Los Alcores pudiera ser la primera en la que se constituya un Parque Cultural, a modo de patronato, que gestione, estudie, proteja y ponga en valor el conjunto basándose en principios de sostenibilidad, circunstancia que no se da en ninguno de los casos anteriores.
  
El acuerdo del Pleno prevé la constitución de una mesa compuesta por los cuatro ayuntamientos, la sociedad civil, incluyendo la Plataforma en Defensa de Los Alcores y el asesoramiento técnico necesario. Es ésta, la participación democrática de la sociedad civil una de las claves principales. No obstante, los trabajos deberían haber comenzado ya. Tres  aspectos deberían estar avanzados en este momento:

a)      Ámbito de la Zona Patrimonial. No se entendería algo muy distinto a una solución de consenso entre lo propuesto por la Universidad de Sevilla o el señalado por la Plataforma en Defensa de Los Alcores.
b)     Medios técnicos y recursos económicos. Debe existir un compromiso por parte de los cuatro ayuntamientos, Diputación, Junta de Andalucía y entidades privadas de economía sostenible asentadas en la comarca o no para hacer viable el proyecto.
c)      Órgano de Gestión. El Patronato o “Parque Cultural” debe tener un carácter democrático y participativo. Las entidades de defensa del patrimonio y el medioambiente deben jugar un papel central.

Han pasado más de siete meses y el acuerdo del Pleno permanece en el cajón habilitado para los compromisos a no cumplir porque no interesa. No tememos que pueda pasar como con tantos otros:
-         -El expediente de “Conjunto Arqueológico de El Gandul; Las Canteras; Necrópolis dolménica de los Alcores”, que permanece en el  “Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz”, con un régimen de Protección: B.I.C, sin delimitar y cuyo expediente se encuentra incoado con fecha 15/10/1991[3];
-         -O aquel Plan de usos para la zona, contemplado en el PGOU de 1994,
-      -O la petición de traspaso del Campamento de Las Canteras al Ayuntamiento, en cumplimiento del acuerdo del Pleno Municipal celebrado en enero de 2003, donde se aprobó por unanimidad solicitar al Gobierno central la cesión del campamento a nuestro Ayuntamiento con una finalidad pública y social, acuerdo ratificado más tarde por unanimidad del Parlamento de Andalucía…

Hasta el día de hoy los únicos avances que hemos visto, todos en el terreno de las buenas intenciones, han estado precedidos de fuertes apuestas de la Plataforma en Defensa de Los Alcores. El acuerdo municipal señalado se suscribe, y no es casualidad, en el momento en el que se preparaba un encuentro con las iniciativas económicas sostenibles de la comarca.
No ha existido en ninguno de los cuatro ayuntamientos de la comarca, en ningún momento, una actitud positiva para sacar adelante propuestas que vayan en el sentido de la sostenibilidad. Los acuerdos de los plenos han resultado mera retórica de cara a la galería, tal y como lamentablemente también ha venido ocurriendo en el resto de Andalucía.

Andaluces de Alcalá, 30 de octubre de 2014




[1] Los parques culturales de Aragón se crean en 1998, el mismo año que la UNESCO declara varias pinturas rupestres de la zona, Patrimonio de la Humanidad. http://www.patrimonioculturaldearagon.es/parques-culturales
[2] Es la propuesta de los profesores Fernando Amores Carredano y María del Carmen Rodríguez- Bobada y Gil en las II Jornadas Jorge Bonsor de arqueología y patrimonio, que tienen lugar en Mairena del Alcor en junio de 2004 http://www.mayrena.com/noticias/2004/040617.htm http://www.mayrena.com/noticias/2005/050802.htm
[3] Junta de Andalucía

lunes, 13 de octubre de 2014

Queremos un Museo de verdad

Siguiendo la línea de artículos anteriores (“La Harinera del Guadaíra: museo del derroche alcalareño”, “Andaluces de Alcalá ante la política cultural alcalareña”, “La ruta de Washington Irving es una columna de humo a su paso por Alcalá”), Andaluces de Alcalá denuncia la mala gestión de la cultura en nuestra localidad. En esta ocasión planteamos una serie de cuestiones acerca del Museo de la Ciudad, el cual no cumple con los requisitos mínimos para ser denominado “museo” y aporta una visión muy pobre sobre lo que para nosotras y nosotros significa nuestra ciudad.


¿Un pueblo con una Historia insignificante?
El Museo de la Ciudad de Alcalá de Guadaíra inauguró en mayo y clausura en octubre la exposición denominada “Historia de una torre”, en la que se explican las sucesivas remodelaciones sufridas por la torre de la iglesia de Santa María del Águila. En el panel de introducción a dicha exposición podemos leer lo siguiente: “La historia local no consiste en un conjunto de anécdotas o vivencias de rango menor, es también la manera en que los grandes acontecimientos nacionales o internacionales dejan su huella en los pueblos y ciudades”. Es una afirmación que da mucho que pensar. ¿De verdad consideran los políticos de Alcalá que nuestra historia está sencillamente hecha bien de situaciones cotidianas baladíes, bien del reflejo de lo que ocurre fuera? ¿Acaso no tenemos una historia propia compleja que ha evolucionado de manera particular y ha resultado en la singularidad de nuestro pueblo? Quizás piensan eso, y quizá por esa misma razón en Alcalá tenemos probablemente el único museo del mundo que no pretende mostrarnos la huella de la Historia, la cual se muestra a través del patrimonio que llena todos los museos.

¿Un museo dedicado al presente?
El ICOM, la mayor institución a nivel mundial que agrupa a todos los museos del mundo, estableció en sus estatutos de Viena en 2007 la siguiente definición: “Un museo es una institución permanente […] que adquiere, conserva, estudia, expone y difunde el patrimonio material e inmaterial de la humanidad con fines de estudio, educación y recreo.” Nuestro museo, el Museo de la Ciudad de Alcalá, fue inaugurado en noviembre de 2005 y se encontraba dotado de la Colección Arqueológica Municipal, la Colección de Pintura Taurina "Legado Conde de Colombí" y la Colección Municipal de Artes Plásticas. Sin embargo, no pensemos que iba a ser un museo al uso, un museo de toda la vida, tal como describe el ICOM. Quizá los políticos alcalareños pensaron que eso era poco ambicioso. Ya en la presentación oficial de nuestro Museo se aseguró lo siguiente: “El museo debe dedicarse a la interpretación del presente y su transformación, más que a la exaltación del pasado, por mucho que parezca indicar lo contrario el hecho de sostener su discurso principalmente en objetos o piezas artísticas de épocas anteriores”. A algún brillante pensador (o pensadora) alcalareño se le ocurrió que en nuestro museo, pagado por todas y todos, no era necesario hablar de nuestro pasado, sino del presente y el futuro. Está claro que, para nuestros gobernantes, la historia local no es una prioridad. Tardaron cerca de siete años en dotar al museo de una exposición permanente sobre la historia de nuestro pueblo: en marzo de 2012 se abrió la sala permanente de Geología y Paleontología y en enero de 2014 “Alcalá en la Prehistoria”. Aún así, como vemos no se trata de salas que aborden precisamente la historia, sino la protohistoria, es decir, la historia antes de la invención de la escritura y el modo de vida moderno.

¿Esto es un museo o no lo es?
Esta es la cuestión. Si nuestro museo no pretende difundir nuestro patrimonio, sino exponer de forma rotatoria obras actuales de todo tipo, ¿entonces qué es? Si lo que se quería para Alcalá era un centro cultural con exposiciones y actividades múltiples al estilo Centro Georges Pompidou de París, algo verdaderamente contemporáneo, al grandioso estilo de los de fuera, de los que siempre parece que lo hacen todo mejor que nosotros, podrían haberlo hecho y haberle puesto un gran nombre. O podrían sencillamente haber dado un mejor uso a las salas de la maltrecha Casa de la Cultura, que ahora ve incluso cerrada su biblioteca. O haber puesto en uso los distritos locales y haber acercado la cultura a la ciudadanía a través de múltiples exposiciones temporales.

Nuestro museo no es, por tanto, un museo. De museo sólo tiene el nombre. Existen en nuestro país museos de bellas artes, de arqueología, museos de ciencias, museos del mantecado, de las miniaturas, de arte ecuestre, ecomuseos, museos del aceite de oliva, museos del anís, del vino de Motilla, museos etnográficos… El nuestro es el “Museo de la Ciudad”, a secas, y no tiene temática, será probablemente el único museo de Andalucía que no tenga un argumento museístico concreto. ¿Y qué significa esto? Que es un lugar con un discurso vacío, y no creemos que sea por casualidad. Si, tal como expresan en términos tan modernos los responsables de la cultura de nuestro pueblo, el museo debe ser fuente de identidad local, deberíamos estar viendo expuestos en el Museo de la Ciudad restos arqueológicos de Gandul y deberíamos estar hablando de tradiciones y patrimonio inmaterial e industrial, como la industria del pan. ¿Dónde queda la fundamental recuperación o conservación de la memoria? Se trata precisamente de mostrar el patrimonio como excusa para recordar nuestro pasado común, nuestras tradiciones y costumbres, donde todos los alcalareños y alcalareñas somos protagonistas. Se trata de que en nuestra comunidad los jóvenes conozcan el pasado para comprender su presente. Pero no. El Museo expone fósiles y paisajes. Expone también una lápida que conmemora la muerte de un inglés muerto por calentura en 1812. Claro: según el discurso de nuestros gobernantes la historia local se pone en valor sólo cuando los de fuera la miran.


            Como conclusión, Andaluces de Alcalá exige a nuestros gobernantes que se tomen en serio el patrimonio de nuestro pueblo, puesto que en él estamos nosotros mismos. Exigimos que el Museo sea un lugar de comprensión de nuestro pasado, desde la Prehistoria hasta la actualidad, pasando por la ocupación romana, la etapa musulmana, y llegando hasta la industrialización, la Guerra Civil y la desindustrialización. Deseamos que sea un museo comprensible, con contenidos a los que los alcalareños nos sintamos cercanos y que se recupere, catalogue, estudie, conserve y exponga el enorme patrimonio arqueológico del municipio, cuyo paradero sigue siendo una incógnita. En resumen, pedimos un verdadero museo.

miércoles, 10 de septiembre de 2014

RECLAMACIONES AL PRESUPUESTO GENERAL DE ALCALÁ DE 2014

El colectivo ciudadano Andaluces de Alcalá convoca RUEDA DE PRENSA para hacer públicas sus RECLAMACIONES AL PRESUPUESTO GENERAL DE ALCALÁ DE GUADAÍRA DEL EJERCICIO 2014, interpuestas oficialmente el pasado día lunes 1 de septiembre.

La rueda de prensa tendrá lugar en la Plaza del Duque número 1, delante del ayuntamiento de Alcalá de Guadaíra, el viernes 12 de septiembre a las 12:00 horas.

Sin otro particular, reciba un cordial saludo.

Andaluces de Alcalá, a 8 de septiembre de 2014

AL SR. ALCALDE-PRESIDENTE DEL
EXCMO. AYUNTAMIENTO DE ALCALÁ DE GUADAÍRA  
AL PLENO MUNICIPAL DE ESTE AYTO.
LUIS OCAÑA ESCOLAR, con DNI XXXXXXXX-X, letrado de profesión, mayor de edad y vecino de Alcalá de Guadaira, con domicilio a efectos de notificación en Asesoría Jurídica de Autonomía Sur, Apartado de Correos número 83, C.P. 41089 de Montequinto – Sevilla (tlf. 955027777, fax 955027778, xxxxxxxxx@xxxxxxxxxxxx.xxx), mediante el presente escrito formula, en tiempo y forma, en base a lo establecido en el artículo 169 del Real Decreto Legislativo 2/2004, de 5 de marzo por el que se aprueba el texto refundido de la Ley reguladora de las Haciendas Locales, mediante el presente escrito formulo RECLAMACIONES AL PRESUPUESTO GENERAL DE ALCALÁ DE GUADAÍRA DEL EJERCICIO 2014, aprobado inicialmente por la Junta Local de Gobierno con fecha 31 de julio de 2014, según consta en la página 53 del BOP de Sevilla de 13 de agosto de 2014.
Dado que dicha aprobación vulnera el principio democrático constitucional establecido en el artículo 1.1 de la CE, así como el derecho a participar directamente en los asuntos públicos (artículo 23.1 CE) y en lo que se refiere especialmente el artículo 140 CE, y es por ello que también SOLICITO LA REVOCACIÓN DE LA REFERIDA APROBACIÓN INICIAL DEL PRESUPUESTO GENERAL PARA EL EJERCICIO DE 2014, realizada por la Junta de Gobierno Local.
Y ello en base a los siguientes CONSIDERANDOS:

lunes, 8 de septiembre de 2014

La ruta de Washington Irving es una columna de humo a su paso por Alcalá.

Dentro del denominado “Legado Andalusí”[1] encontramos “La ruta de Washington Irving”. Es éste el prototipo de los personajes románticos extranjeros que deambularon por nuestra geografía en la primera mitad del siglo XIX. Entre otras muchas ocupaciones tuvo la de ensayista, biógrafo, editor y diplomático, ocupando el cargo de embajador en Madrid desde 1842 hasta 1845. Considerado como el primer hispanista norteamericano, Irving recaló en España llamado por el embajador de Estados Unidos para realizar un estudio sobre el descubrimiento de América. De este encargo surgió “Una historia de la vida y viajes de Cristóbal Colón”, quizás su obra más conocida en el mundo anglosajón. En nuestro ámbito, la mayoría lo conocemos por sus “Cuentos de la Alambra”,[2] conjunto de narraciones y diario, donde describió su paso por Alcalá y Gandul de la siguiente forma:
“La ruta que nos trazamos nos ponía en dirección a Alcalá de Guadaíra, la protectora de Sevilla, así apellidada porque la abastece de pan y de agua. […]En Alcalá nos detuvimos ante la ruina de su antiguo castillo moro, sitio que se ve muy concurrido por los sevillanos que salen de merienda al campo. […]Continuamos la marcha, para detenernos en Gandul, donde también existen los restos de un antiguo castillo moro. […]En Gandul encontramos una posada aceptable. […]El hambre que nos acosaba nos hizo pensar en la necesidad de reparar las fuerzas con un buen alimento, y dejando los caballos, ordenamos la comida. Mientras la preparaban, visitamos el palacio que un tiempo fue casa señorial de los marqueses de Gandul; todo estaba en decadencia y en desarreglo; solo conservaba en cierto orden tres habitaciones[…][3].
La fotografía que acompaña a este texto nos muestra las condiciones ruinosas en las que se encuentra la antigua posada de la que  Washington Irving relataba en sus “Cuentos de la Alambra”. La torre anexa, correspondiente a un antiguo molino de aceite, se encuentra en peligro de derrumbe.
Al igual que ocurre con el patrimonio de interés del llamado “Legado Andalusí” asociado a “La Ruta de Washington Irvin”, en la actualidad la industria de la panadería es irrelevante en nuestro pueblo. Los sucesivos gobiernos del PSOE han despreciado el potencial de la marca “pan de Alcalá”, privando al municipio de una importante industria basada en el sector de los alimentos, como no ha sucedido en otras localidades.[4]
En cuanto al Castillo de Alcalá, es cierto que en los últimos años y a colación de las demandas de la sociedad civil se recuperó su titularidad, perteneciente hasta entonces a Sevilla. Además, se ha invertido en su restauración parcial, aunque es más que evidente que no se ha sabido revalorizar y explotar el monumento más emblemático de nuestro pueblo, ni la recuperación integral de la zona urbana que los circunda.
En lo referente a Gandul y Los Alcores se ha mirando para otra parte, despreciando las potencialidades de la zona y las propuestas surgidas de la sociedad, como la de gestionar la zona mediante la figura de “Parque Cultural”.
Desde Andaluces de Alcalá, instamos a los responsables políticos de las diferentes administraciones y especialmente a los de ámbito local que ejerciendo el papel por el que fueron elegidos se responsabilicen de la conservación de nuestro patrimonio. La pérdida de éste es un golpe más a la memoria colectiva de nuestro municipio y al ideario e historia del pueblo andaluz.

Andaluces de Alcalá, 8 de septiembre de 2014

lunes, 1 de septiembre de 2014

Andaluces de Alcalá ante la política cultural alcalareña

Muchos alcalareños se preguntan cuál es la política cultural que se sigue en nuestro municipio. Ésta es sin duda una buena pregunta que quizá ni los mismos responsables puedan responder. Como muestra de la ausencia de una política cultural seria y responsable pueden servir algunos botones referidos a la gestión de los principales espacios destinados a tal fin:

-          Teatro Riberas del Guadaira: siguiendo la información que aparece publicada en su propia web (http://www.teatroriberasdelguadaira.com/eventos/2014-01), el Teatro ha sido utilizado en once ocasiones en lo que llevamos de año. Se ha usado para lo que se ha destinado once de doscientos cuarenta y cuatro días. Los números cantan y pese a éstos seguro que todavía alguno pretenderá hacernos ver una realidad que no existe hablando de la “mejor temporada” (http://www.ciudadalcala.org/noticias/Noticia/2276/el-riberas-del-guadaira-completa-su-mejor-temporada-con-la-ovacion-de-35000-espectadores#.U_10qqPwMvs). Resulta evidente que llevaban razón quienes ya apuntaron que se trataba de una obra faraónica y megalómana, adjetivos a los que debemos añadir el de infrautilizada.


-          Teatro Gutiérrez de Alba: conforme a los últimos datos públicos (BOJA de 28-4-2014, número 80, página 94), se constata que en 2010 se organizaron 35 actividades y no se cubrió ni el 70% de sus costes y en 2011 el número de eventos bajó hasta las 29 con las que únicamente se cubrió el 32,49%. A la vista de tales datos, la gestión sólo puede ser calificada como pésima.

-          Bibliotecas Municipales: como ya denunciábamos el 9-11-2013, el cierre en fines de semana no solo se ha mantenido sino que verano se ha extendido a todas las tardes. No hay ninguna biblioteca pública abierta en Alcalá ninguna tarde del verano. Sin demasiado esfuerzo advertimos que se trata de un período no lectivo en el calendario escolar, que es cuando los días tienen mayor número de horas de luz y cuando la disponibilidad de los escolares es mayor, así como cuando las vacaciones son disfrutadas por mayor número de vecinos. Pues bien, nada de esto se les ocurre a nuestros responsables municipales, que, lejos de la lectura, están ocupados con otra clase de tareas. Así se evita el mundo de los libros y se promocionan institucionalmente otra clase de comportamientos que son los que interesan a algunos y a los que al parecer se dedican en exclusiva. Llamamos al equipo municipal a que faciliten que los alcalareños podamos leer en las Bibliotecas durante los fines de semana y tardes veraniegas.

-          Información cultural: si atendemos a la información publicada en la web oficial del Ayuntamiento podemos observar también el más que preocupante desfase informativo (http://www.ciudadalcala.org/noticias/actualidad/Pagina/1/Buscar/gu%C3%ADa%20cultural%20del%20mes). La última información – a día 26 de agosto de 2014- se refiere al día 10 de junio de 2014. Esa es la última y más reciente “Guía Cultural” publicada en la sección de “Noticias-Actualidad”. La apuesta por las nuevas tecnologías es deprimente  y gestionada con criterios de inutilidad mayúscula.

Pues bien, tras este sencillo análisis de situación, pasamos a proponer algunas alternativas para el debate público desde Andaluces de Alcalá. Nuestro compromiso con la cultura es inquebrantable y desde nuestra más honda preocupación por la desatención municipal del asunto planteamos:

-          Debate público sobre la reconversión de los espacios sobredimensionados, como es el Teatro Riberas del Guadaira
-          Actualización de la página web municipal con carácter semanal en el apartado cultural
-          Apertura en horario de tardes y fines de semana de las Bibliotecas Municipales
-          Plan de lectura que acerque los libros a la Piscina Municipal durante los meses de verano
-          Recuperación del Festival Flamenco
-          Elaboración de un Plan Cultural por distritos
-          Apuesta por contenidos culturales alternativos en todas las disciplinas (cine, danza, teatro, música, poesía, etc.)
-          Gestión directa transparente y participativa de los espacios destinados a fines culturales, que pueden ser cogestionados por entidades culturales locales que cumplan con ciertos requisitos (creación de empleo mediante fórmulas de economía social, presentación de un proyecto cultural para la temporada, atención a todas las disciplinas culturales, apuesta por los jóvenes creadores, etc.)

Un pueblo culto es incómodo para los poderosos. Hay a quienes no interesa que la cultura llegue a todos los rincones e impregne la vida municipal. A la vista están las deliberadas estrategias de exterminio cultural aplicadas sobre la base de un modelo privatizador, ineficaz y megalómano. Frente a ellas, llamamos a la cordura y al sentido común, a la mejor tradición cultural andaluza para desde la ciudadanía plantear alternativas que cambien el estado de las cosas. No tiene ningún sentido que mantengamos una deuda pública de 88.576.000 euros (1199 euros por habitante) si ni siquiera invertimos en cultura. Que de 8.116 localidades del Estado estemos en el puesto 490 en cuanto a nivel de endeudamiento es algo que sólo nos degrada como alcalareños, y que además no redunda en una política cultural de calidad para nuestro pueblo. Por ello, proponemos dignificar desde la cultura, transformar radicalmente nuestra realidad desde verdaderas palancas de cambio. Ese es nuestro compromiso como Andaluces de Alcalá con la cultura y con el municipio.

Andaluces de Alcalá, 1 de septiembre de 2014

domingo, 17 de agosto de 2014

LA INCINERACIÓN DE RESIDUOS EN ALCALÁ & PÓRTLAND VALDERRIVAS (III)

El proyecto presentado por la cementera Pórtlad Valderrivas en la Delegación Provincial de Sevilla de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, con fecha 28 de julio de 2011, consiste en la modificación sustancial de la planta de fabricación de cemento y clinker, situada en Alcalá de Guadaíra, para poder incinerar o “valorizar energéticamente” un máximo de 292.000 t/año de residuos “no peligrosos” o lo que es lo mismo, 800 t/día.  Entre estos residuos se encuentran: lodos, neumáticos, plásticos, cartón, telas, residuos sólidos urbanos, residuos del azúcar y agrícolas. Si se cumplen los planes de Pórtlad, la cementera de Alcalá se situará entre las primeras plantas por volumen de utilización de residuos como fuente energética  del estado español, unas 300.000 t/año, lo empleado en el sector cementero andaluz en el período 2009-2011. [1]


Tanto Alwadi-ira como Ecologistas en Acción presentaron alegaciones al proyecto. Los técnicos de la Junta requirieron documentación complementaria en tres ocasiones: 16 de febrero 2012, 11 de septiembre de 2012 y 15 de diciembre de 2012 y solicitaron dos informes preceptivos y vinculantes, uno al Ayuntamiento de Alcalá de Guadaíra y otro a la  Confederación Hidrográfica del Guadalquivir. Estos informes debieron emitirse con carácter positivo, circunstancia necesaria para la continuidad del expediente de AAI, según se deduce del Dictamen Ambiental, hecho que el gobierno municipal oculta a los grupos sociales sin importarle demasiado la denuncia que se le ha interpuesto ante el Defensor del Pueblo Andaluz.[2] El informe de “Viabilidad Urbanística” se emitió con carácter positivo.

Otro hecho sorprendente y lamentable, al mismo tiempo, tuvo lugar el 28 de junio de 2013, fecha en que la Dirección General de Prevención, Calidad Ambiental y Cambio Climático dictó una resolución de avocación, rescatando para sí la competencia para resolver el expediente, hasta ese momento en manos de la Delegación Provincial de Sevilla. Las partes interesadas conocieron tal decisión seis meses más tarde, el 3 de enero de 2014, fecha de la notificación del Dictamen Ambiental, eso sí, en éste se omite la motivación necesaria que justificara la decisión tomada, como establece el artículo 14 de la LRJPAC. [3]

Consecuentemente, Alwadi.ira y Ecologistas en Acción presentaron alegaciones al Dictamen Ambiental mediante escrito de fecha 20 de enero de 2014. Entre las deficiencias detectadas destacaron la carencia de rigor técnico en algunos de sus apartados: se habla de “materiales adecuados”, para garantizar la estanqueidad de la torre del intercambiador del horno, sin especificar cúales; de “medidas correctoras para reducir las emisiones atmosféricas”, sin concretar qué medidas;[4] en ocasiones los Valores Límite de Emisiones (VLE) no son acordes con los establecidos en el Reglamento de Emisiones Industriales, RD 815/2013; [5] el proyecto se acoge a la regulación anterior a la Decisión de la Comisión Europea de 26 de marzo de 2013 que establece un plazo de cuatro años para incluir los VLE en los distintos procesos, [6] sin entender que estamos ante una modificación sustancial de la instalación; se permite mantener emisiones superiores a los VLE durante 4 horas antes de que se desconecte el sistema automático de alimentación de residuos; se permite que el sistema permanezca en funcionamiento durante 7 días con incorrecciones; [7] se escatima palabras en relación con la prevención de accidentes graves, sin tener en cuenta la situación colindante de la población de Alcalá (eso sí, se menciona la posibilidad de un dictamen técnico al respecto, sin establecerse una fecha temporal); no se tiene en consideración que los diferentes gestores de residuos deberán aportar un certificado en el sentido de que su reciclado o la valorización material son imposibles, es el caso de los neumáticos fuera de uso (NFU); se detectan varios errores materiales incomprensibles en un documento con tanta trascendencia como el que nos ocupa [8]; no contempla el balance entre los puestos de trabajo mantenidos por la cementera y aquellos destruidos en el sector del reciclaje y otros; hace caso omiso de los residuos generados en la instalación de coincineración de residuos, como si esos residuos no existieran...

La incineración de residuos en cementeras implica el incremento del tránsito de residuos en nuestro término municipal, el incremento de la transferencia intermedia de residuos dentro de la cementera, añade nuevos procesos de trituración, nuevas mezclas, nuevos procesos de pirolisis y oxidación, contaminando los cementos terminados, son necesarios nuevos depósitos de residuos, incrementa el riesgo de emisiones contaminantes: sólidos, líquidos y gaseosos, el consumo de agua en los procesos de incineración de residuos en cementeras es directamente proporcional a la utilización de éstos como combustibles, así se deduce de los propios informes del sector...[9]

Andaluces de Alcalá ante los argumentos Pórtlad, de gran predicamento ante las administraciones estatal y autonómica, anima a la ciudadanía a responder articulando un amplio movimiento entorno a la Plataforma contra la incineración de residuos en Los Alcores. Nuestra apuesta debe ser la reducción, reutilización, reciclaje y finalmente aprovechamiento energético, medidas que consideramos más respetuosas con la salud de las personas, el medio ambiente y generadoras de empleo. No podemos empezar la casa por el tejado.[10] Recientemente hemos conseguido una pequeña victoria, la decisión del Pleno Municipal consistente en establecer una moratoria, como máximo de un año, en el otorgamiento de licencias relacionadas con proyectos que tengan los residuos como fuente energética. Esto es el fruto de la unidad alcanzada y la lucha llevada a cabo por la Plataforma. No debemos bajar la guardia ya que tanto el sector como la administración no tienen voluntad de pararse.

Andaluces de Alcalá, a 18 de agosto de 2014



[1] Memoria de sostenibilidad del sector cementero andaluz 2011.
[2] El silencio administrativo se entiende como positivo.
[3] http://noticias.juridicas.com/base_datos/Admin/l30-1992.html          
[4] “los gases de combustión son depurados por el propio proceso al entrar en contacto con la materia prima que circula a contracorriente, cuyo componente principal es la caliza que por efecto de la temperatura se trasforma en óxido de cal. Las características alcalinas de la materia prima permiten la captación de halógenos y azufre mediante la formación de sales y sulfatos alcalinos.”
[5] Alegaciones presentadas por Alwadi-ira al Dictamen Ambiental.
[6] Por ejemplo en el establecimiento de los VLE para las partículas totales en la emisión del enfriador del Clínker y otros focos de emisión.
[7] En el 5.1.6, genéricamente “se procederá a la paralización de los procesos afectados si se produce un incremento de emisiones que pueda afectar apreciablemente a la calidad del aire”.

[8] En el punto 5.1.2.4 Emisiones Difusas del Dictamen Ambiental hay un error cuando se utiliza la palabra “inmisión” en el establecimiento de VLE de partículas totales en suspensión y partículas sedimentables. Si esos valores correspondieran a VLE de inmisión esos valores superarían los valores legalmente establecidos.
La referencia que se hace en el punto 5.1.5.1 del Dictamen a la Delegación Territorial debería hacerse a la Dirección General de Prevención, Calidad Ambiental y Cambio Climático, dada la avocación a ese órgano de la aprobación de esta solicitud de AAI.
[9] Memoria de sostenibilidad del sector cementero andaluz 2011; Consumo de aguas y vertidos, pg 28
[10] http://www.ecologistasenaccion.org/spip.php?article11026