miércoles, 27 de febrero de 2013

Menú del día (Teatro)

Compañía Malosaires Teatro
presenta
"Menú del día"
Día: Viernes, 8 de marzo, 20h
Lugar: Casa de la Cultura (Entrada libre hasta completar el aforo)
Organizan: Andaluces de Alcalá y UL-Sindacato Andaluz de Trabajadores

martes, 19 de febrero de 2013

Andaluces de Alcalá frente a la insostenibilidad del sector cementero andaluz.

Los datos que la Fundación Laboral Andaluza del Cemento y el Medio Ambiente (FLACEMA) difunde en su último informe, el correspondiente al ejercicio 2011, son contradictorios. Parecen minimizar el impacto de sus emisiones de CO2 y tratan de convencernos de las bondades de la llamada, eufemísticamente, "valorización de residuos". Todo esto en un marco económico catastrófico, donde el cemento ha desempeñado un papel nada despreciable. 
Cementos Portland
En el documento publicado por FLACEMA se afirma que la industria del cemento ha dejado de emitir un 37,2% de gases de efecto invernadero en el ejercicio 2011. Respecto al cupo asignado por la Ley 1 de 4.897 millones de toneladas de CO2, tan solo se habría generado 3.078 millones de toneladas de CO2 (como si fuesen pocas). El dato confirmaría una tendencia sostenida de reducciones que comienza en el ejercicio 2005, y donde la "valorización energética" de 300 mil toneladas de residuos durante el periodo 2009-2011 (el 15,07% de la energía generada en el último años de la secuencia), habría contribuido de forma positiva.
Desde Andaluces de Alcalá consideramos que la reducción de las emisiones de CO2 se debe, fundamentalmente, a la menor licitación de obras públicas y privada en Andalucía 2. Es evidente que las supuestas medidas medioambientales, entre las que estaría la "valorización de residuos", han tenido poco o nada significativo que ver. 3 Los datos de Ecologistas en Acción son demoledores en este punto: España es el estado de la UE donde más cemento se consume -la quinta parte del total de la UE-25- y consecuentemente el descenso de la producción tiene repercusiones en la reducción de las emisiones de CO2.
Contra lo que pretenden hacernos creer, las previsiones de la industria para 2020  -reducir un 21% las emisiones contaminantes- confirmaría el papel clave de las cementeras en el mantenimiento de las políticas económicas insostenibles desarrolladas por los sucesivos gobiernos PP-PSOE durante años. En estas previsiones se sigue asignando a la construcción un papel fundamental. Y hoy estaríamos por tanto ante un parón coyuntural. Las medidas legislativas que pretenden reactivar el sector de la construcción apuntan en dicho sentido: la nueva Ley de costas del PP; o el D.15/2011, de 1 de febrero, del PSOE, por el que se establece el régimen general de planificación de los usos y actividades en los parques naturales y se aprueban medidas de agilización de procedimientos administrativos, apuntan en dicho sentido.
El papel de Andalucía como destino turístico y residencia de la tercera edad de la UE no ha cambiado. La construcción pública y privada y, consecuentemente, el sector cementero con el apoyo de las administraciones públicas, subsistirían en sus “cuarteles de invierno” durante algunos años, adaptando las cementeras para la incineración de residuos. De cara a la opinión pública, justifican su apuesta como una alternativa a la "gestión tradicional de residuos, basada en el vertido como opción principal", como es el caso, afirman, de Andalucía. Pero la verdad se encuentra en la complicidad entre administraciones públicas y gran industria privada por mantener los beneficios de esta última a toda costa, en previsión de un próximo canto del cisne del ladrillo. La reutilización, la reducción y la recuperación de los residuos no se encuentra en la hoja de ruta de una industria que ha emitido en 2011, según su propio informe: 6.604 toneladas de óxido de nitrógeno (NoxNO2), 156 toneladas de óxido de azufre (Sox/SO2) y 100 toneladas de partículas PM10, 947 toneladas de residuos peligrosos -aumento alarmante que la industria achaca a la limpieza de un tanque- y que supone un 329% más que en el ejercicio anterior, más 4.929 toneladas de residuos no peligrosos. A todo lo cual habría que sumar el consumo de agua, fundamentalmente de pozos, de 758.804 metros cúbicos.4
La industria cementera es consciente de que el sector atraviesa una situación grave debido a una disminución acumulada de la producción de un 67% respecto a losdatos de 2007. Y hoy amenaza afirmando que la "valorización energética" de residuos en cementeras es "determinante a la hora de que una empresa decida llevar a cabo una deslocalización hacia países más competitivos."
Andaluces de Alcalá se opone a la solicitud de modificación sustancial de la Autorización Ambiental Integrada otorgada a Cementos Portland Valderivas, S.A. en Alcalá de Guadaíra. Esta empresa presenta la "valorización energética de residuos no contaminantes", como combustibles alternativos para la fabricación de clinker y cemento. Pero la finalidad es reducir los costes de explotación de dicha planta, y por tanto, el aumento de la cuenta de beneficios.
Consideramos que el ahorro de energía y la reducción de las emisiones en el sector cementero pasan por las mejoras tecnológicas de los procesos de fabricación del clinker y el cemento y la utilización del gas natural como combustible. En dicho sentido se ha pronunciado el Grupo Intergubernamental de expertos sobre el cambio climático de la organización de Naciones Unidas, que considera admisible el cambio de combustible a gas natural, biomasa, renovables y electricidad cuando se reducen las emisiones de gases de efecto invernadero, y que no cita los residuos como combustibles alternativos válidos para reducir las emisiones de gases, ya que el efecto de su incineración es simple y llanamente el contrario, teniendo en cuenta todo el ciclo de vida del material.
Es importante garantizar además la seguridad necesaria en las instalaciones y las operaciones de almacenamiento y uso de las distintas sustancias. Y ello obliga a la definición de una política de prevención de accidentes, interna de seguridad, y sendos planes de emergencia interior y exterior.
Sin lugar a dudas la incineración puede suponer un aumento de las emisiones contaminantes, entre las que destacan los metales pesados, las partículas y las dioxinas y furanos. Un aumento en las emisiones supondrá un peligro para la salud de todos los habitantes de la comarca y nuestro medio ambiente. Es importante que todos los alcalareños tomen conciencia de este riesgo y actuemos en consecuencia. Desde Andaluces de Alcalá continuaremos apostando por un modelo industrial respetuoso con el medio ambiente y comprometido con los vecinos de nuestro pueblo. 5

1Ley 1/2005, reguladora del régimen de comercio de derechos de emisiones de gases de efecto invernadero (GEIs) y lo establecido en el Plan Nacional de Asignación (PNA), 4.897 millones de toneladas de CO2.
2SEOPAN En el ejercicio 2010, la reducción de obra pública supuso en Andalucía un 61,9%. Los últimos datos publicados por la patronal de la construcción SEOPAN son contundentes. La licitación pública en obra civil se ha reducido en los últimos tres años un 62%.
3"Según datos del Banco de España, a finales de 2005, el parque inmobiliario ascendía a 23,7 millones de viviendas con un promedio de 1,54 viviendas por familia, la tasa más alta del mundo; este mismo año se construyeron en nuestro país unas 800.000 viviendas; más que Alemania, Francia y Reino Unido juntos. En cuanto a la obra civil, en términos absolutos, solo Alemania nos supera en kilómetros de autovías y autopistas. Si nuestro nivel de consumo de cemento se ajustara a la media europea, las emisiones del sector se reducirían en más de un 55%."
4Incluso en el mismo informe se hace mención a la "Decisión de la Comisión" Europea de 24 de diciembre de 2009, donde se señala al sector cementero como uno con "riesgo significativo" de fuga de carbono, en base "a la suma de costes a dicionales directos e indirectos de la aplicación de la Directiva 2009/87/CE que puede dar lugar a un incremento particularmente elevado de los costes de producción (30% como mínimo del valor bruto añadido)."
5 Alegaciones al proyecto presentado por Alwadi-ira-Ecologistas en Acción.

Andaluces de Alcalá, a 19 de febrero de 2013.

lunes, 18 de febrero de 2013

Andaluces de Alcalá participa en la creación de la Asamblea de Andalucía



Con la participación de doscientas personas, en su mayoría miembros de diversos colectivos de las ocho provincias andaluzas y de los andaluces en la emigración se ha constituido en Córdoba, el sábado 16 de febrero, la Asamblea de Andalucía.
La creación de este movimiento político, social y cultural parte de la constatación de “la especial intensidad con que se dan en nuestra tierra los efectos de la crisis“, así como de la manifiesta incapacidad de los partidos e instituciones andaluzas para hacer frente a la dramática situación que padecen nuestros hombres y mujeres.
Al llamamiento para la creación de la Asamblea , elaborado por personas significativas del mundo cultural y asociativo de Andalucía, han respondido con su asistencia y la aprobación del Manifiesto fundacional militantes de SAT, USTEA, CCOO, Stop a los desahucios, colectivos ecologistas y asociaciones culturales, así como personalidades independientes del movimiento nacionalista andaluz con larga trayectoria.
La Asamblea entiende que el pueblo andaluz ha de empoderarse en todos los ámbitos “mediante la confluencia de personas y movimientos sociales que apuesten por transformar radicalmente el sistema económico-político dominante y no legitimarlo con la creencia ilusoria de que puede reformarse con simples retoques”. Ello conlleva la necesidad de superación del actual marco autonómico y la conquista de un verdadero autogobierno que pueda garantizar la defensa de los derechos individuales y colectivos de los andaluces.
La Asamblea de Andalucía pretende funcionar de forma totalmente diferente a la que rige “el obsoleto sistema de partidos” y basarse en el municipalismo y la democracia directa y participativa, practicando un confederalismo interno. Por ello se ha dotado de una Coordinadora provisional compuesta por 20 hombres y mujeres de diferentes territorios y sectores sociales de Andalucía y de varias comisiones de trabajo. 

Andalucía, 17 de febrero de 2013.

lunes, 4 de febrero de 2013

Llamamiento para el Encuentro de creación de la Asamblea de Andalucía Córdoba, 16 de Febrero de 2013

Andalucía y los andaluces sufrimos con especial intensidad los efectos de la actual crisis, que no sólo es financiera y económica sino también social, política, ecológica y cultural. A pesar de que el pueblo andaluz reafirmó en las calles su identidad política el 4 de Diciembre de 1977 y conquistó en las urnas el 28 de Febrero 1980 el reconocimiento de su derecho al autogobierno, más de treinta años después Andalucía continúa a la cabeza del desempleo en el Estado Español y en Europa, millones de personas están en una situación de pobreza, nuestros jóvenes vuelven a tener que emigrar, el territorio continúa desvertebrado, nuestra cultura sigue siendo degradada y las instituciones de la Junta de Andalucía funcionan ajenas a las más importantes necesidades y aspiraciones de los andaluces, lo que ha llevado a un alejamiento general de la política (que es confundida con el sistema de partidos) y a un escepticismo generalizado a causa de la falta de canales de verdadera participación.
La actual dominación del capital financiero ha vaciado casi totalmente de contenido el ámbito de la política al haber sido transferidas las decisiones fundamentales a entidades que están fuera del control democrático y representan los intereses de dicho capital (como el FMI, el BCE o la Comisión Europea). El avance de estos intereses y de la lógica del Mercado en todas las dimensiones de la vida social ha sido facilitado desde las propias instituciones políticas, convertidas en una partitocracia, mediante desregulaciones, cambios legales, privatizaciones y recortes de derechos. Las instituciones europeas donde se inserta el Estado Español, y por tanto Andalucía, son hoy instrumentos para la imposición de esa lógica y del pensamiento neo(ultra)liberal. Una verdadera democracia, igualitaria y participativa, tanto en lo político como en lo económico, no es posible en este marco. Si aspiramos a ella, hemos de actuar, a favor de la inmensa mayoría, contra este sistema impuesto por el capital financiero y sus cómplices que está liquidando todas las conquistas sociales.
Entendemos que es necesaria una nueva orientación, un nuevo camino para devolver el poder al pueblo. El pueblo andaluz precisa de la unión de los movimientos sociales y de las organizaciones y personas que apuesten por transformar radicalmente el sistema, y no pretendan legitimarlo con la creencia ilusoria de que puede mejorarse con simples retoques. Para alcanzar este objetivo, y partiendo de la especificidad de Andalucía, nos proponemos avanzar en la construcción de un Colectivo de personas y organizaciones –sociales, culturales y políticas- radicalmente democrático. Ha llegado la hora de coordinar esfuerzos y de potenciar confluencias para construir un poder andaluz en todos los ámbitos, que haga posible una Andalucía Libre formada por hombres y mujeres libres. Al margen de esta llamada sólo deben quedar aquellas personas y organizaciones que creen positivo apoyar, mediante pactos y colaboraciones, el sistema capitalista en crisis y a quienes han ocupado en Andalucía, durante más de treinta años, el poder político y son directos responsables de la dramática situación en la que hoy esta se encuentra. Y también se autoexcluirían quienes no estén dispuestos a asumir el funcionamiento horizontal y democrático que necesita cualquier organización transformadora en el siglo XXI. Esto último, porque asumimos la principal novedad que aportan los denominados “nuevos movimientos sociales”: la ampliación de la política y la “politización” de lo social, de lo cultural e incluso de lo personal, ensayando nuevos ejercicios de ciudadanía más allá del marco del estado y de los partidos. 
La confluencia de todas estas fuerzas, personas y colectivos andaluces debe tener por objetivo la realización de estrategias que permitan avanzar hacia esa Andalucía Libre en la que soñaran Blas Infante y tantos otros andaluces. Debe apoyar iniciativas en lo económico, lo cultural y lo político que respondan a una lógica diferente a la del capitalismo destructor de los pueblos, de la dignidad de las personas y de la naturaleza. Debe denunciar la corrupción del sistema político vigente y propiciar formas de democracia directa para la reconquista del ámbito de la política por parte de los ciudadanos. Y debe activar la memoria y conciencia colectivas del pueblo andaluz y desarrollar los valores de la cultura andaluza que pueden ser ejes de resistencia frente a la globalización totalitaria y deshumanizadora de la lógica del mercado.
Partimos de que Andalucía posee identidad histórica, identidad cultural e identidad política y tiene, por ello, el derecho a decidir sobre sus propios asuntos y estructuras políticas, económicas, sociales y culturales. Nuestro Colectivo debe tener, pues, como objetivo cooperar en la construcción de instituciones y puesta en marcha de experiencias que consoliden un poder andaluz que haga posible las transformaciones necesarias para caminar hacia una sociedad justa e igualitaria. Hoy, el sistema partitocrático y la actual organización territorial del Estado Español impiden cualquier potencial toma de decisiones realmente transformadoras por parte de los andaluces para oponernos eficazmente a las presiones del capitalismo global. Por ello, resulta necesario plantear otro marco en el que sea posible el fin de la dependencia económica, la subalternidad política y la alienación cultural de Andalucía para avanzar hacia un horizonte postcapitalista de igualdad entre las personas y los pueblos, de devolución del poder a estos, de garantía de los derechos humanos tanto individuales como colectivos, de solidaridad, de justicia, de respeto a la naturaleza y de potenciación de nuestra cultura. Los andaluces, al igual que todas las personas y pueblos del mundo, tenemos el derecho a ser protagonistas de las decisiones que nos afectan. Y para hacer este protagonismo posible, se hace indispensable dotarnos de ese ámbito andaluz de decisión del que hoy carecemos. 
Asumimos como un compromiso irrenunciable la construcción de este ámbito de decisión andaluz, que entendemos debe caracterizarse por el principio de que las decisiones sobre los diversos asuntos se toman de abajo-arriba en el ámbito territorial, es decir, los asuntos que corresponden a la municipalidad se deciden en las municipalidades y nunca una decisión que afecte a un ámbito territorial inferior se tome unilateralmente desde un nivel de decisión superior. Y los temas supralocales, ya sean de ámbito comarcal o andaluz, o respecto a las relaciones con otros pueblos, se acuerdan entre todos bajo el principio general del confederalismo. Consideramos, pues, al municipalismo como una herramienta fundamental para la toma de decisiones de forma horizontal y radicalmente democrática. La estrecha vinculación y compromiso con el territorio –municipal, comarcal y andaluz-, el objetivo de alcanzar un poder andaluz que haga posible la justicia social y el ejercicio real de todos los derechos y el funcionamiento en base a prácticas de democracia directa, activa y participativa representan la columna vertebral de nuestra forma de pensar y de proceder.
Sobre estas bases, nuestro Colectivo deberá dotarse de grupos de trabajo que profundicen en los análisis, propuestas y acciones en los diversos ámbitos: económico, ecológico, social, político, cultural, organizativo y comunicacional. Deberá funcionar en base a la participación activa de sus miembros y la búsqueda de consenso interno. Y deberá apoyar y colaborar con los movimientos sociales, culturales y políticos que se enfrenten a las lógicas hoy dominantes del mercado y del nacionalismo de estado.

Andalucía, Febrero de 2013.

Agustín Coca (Profesor delegado del SAT, Universidad Pablo de Olavide)
Ángel del Río (Profesor de la Universidad Pablo de Olavide)
Antonio Jesús Murillo (Licenciado en Geografía)
Antonio Sánchez Morillo (Periodista. Miembro fundador del SOC)
Curro Cuberos Gallardo (Antropólogo. Andaluces de Alcalá)
David Mena Romero (Miembro de Colectivos Sociales Morón de la Frontera)
Diego Polo ( Miembro Asociación Vecinal “Fuente de la Reja”, Pegalajar, Jaén)
Enrique Palma Marín (Stop Deshaucios. El Padul, Granada)
Francisco Cabrerizo Salmerón (Miembro Comité de Empresa por el SAT, Universidad Granada)
Francisco García Duarte (Empresario autónomo, Barcelona)
Francisco Gavira (Miembro de la Asociación Ecologista Alwadi-ira)
Isidoro Moreno (Profesor de la Universidad de Sevilla)
Javier Escalera Reyes (Profesor de la Universidad Pablo de Olavide)
Jesús Vergara (Licenciado en Historia, Premio de Investigación Memorial Blas Infante 2012)
José Álvarez (Empresario, Cádiz)
José Carlos Carretón Crespo (Historiador del Arte, Alcalá de Guadaíra)
José Lietor (Miembro Asociación Vecinal “Fuente de la Reja”, Pegalajar, Jaén)
José María López Blánquez (Electrónico, Barcelona)
José Joaquín Salado de la Torre (Periodista, Granada)
José Vigueras Roldán (Profesor de la Universidad de Granada)
Juan Porras (Antropólogo, Mijas) 
Lina Gavira (Profesora de la Universidad de Sevilla)
Luis Ocaña Escolar (Abogado del SAT de Sevilla)
Manuel Delgado Cabeza (Profesor de la Universidad de Sevilla)
Manuel Ochando Ortiz (Pensionista, Jaén)
Marcos González Sedano (Técnico en Prevención de Riesgos Laborales, Sevilla)
Mariló Tudela (Andaluces de Alcalá)
Nadia Becerra Barrera (Profesora. Mercao Social de Alcalá)
Oscar García Jurado (Economista, Morón de la Frontera)
Rafael Morales Domínguez (Maestro, Granada)
Rafael Sanmartín (Periodista y escritor, Sevilla)
Susana Moreno Maestro (Profesora de la Universidad de Sevilla y delegada del SAT)
Tomás Gutiérrez (Empresario, Chiclana de la Frontera, Cádiz)



Para poder acudir a la cita, es necesario suscribir el documento, mediante un mensaje a nuestro correo andalucesdealcala@gmail.com, y coordinarnos además para ir tod@s desde Alcalá a Córdoba.

viernes, 1 de febrero de 2013

Los “mercaos sociales”: una herramienta de transformación de la economía

El pasado 5 de octubre se inauguraba en Alcalá la sede de la Asociación “Mercao Social de Alcalá de Guadaíra. La Alacena”, situada en la calle Pepe Corzo, junto a la casa de la cultura de la ciudad. El acto contó con el apoyo y el arrope de numerosos colectivos, no solo de Alcalá, sino también del resto de Andalucía. Colectivos como Atrapasueños SCA, Espanica SCM, Alwadi-ira, La Talega, o La Tapada, se dieron cita ese día.

La asociación se presenta como una alternativa de cambio en el consumo, una apuesta por la economía alternativa, el comercio justo, la potenciación de la agricultura ecológica y de iniciativas solidarias. En la actualidad cuenta con casi 150 socios, que son consumidores potenciales del mercao. Desde el mercao se apuesta, además, por un modelo cooperativista y artesanal, modelos que se habían dejado de lado en los últimos tiempos y que vuelven a resurgir de manera importante.
Desde Andaluces de Alcalá creemos que el conjunto de la ciudadanía debe buscar herramientas para revertir el consumo, uno de los pilares básicos de la economía capitalista, y el mercao social de Alcalá es una clara apuesta por esta premisa. Vivimos en un sistema en el que es harto complicado prescindir de la compra en las grandes superficies, ya que colman prácticamente el 90% de la actividad comercial, no solo en Alcalá, sino en el resto de Andalucía. Apostar por la compra en el pequeño comercio y apostar por el fomento de este tipo de iniciativas se presenta como una de las únicas, pero importantes, bazas que podemos utilizar contra los resortes demoledores del sistema. 
En un pueblo, como es Alcalá, en el que los gobernantes no solo dan la espalda a este tipo de iniciativas, sino que además se hacen promesas de empleo apostando por el asentamiento en la ciudad de grandes superficies (que, con el tiempo, no solo se ha demostrado que no crean empleo, sino que además destruyen el existente en el comercio familiar tradicional) debemos apoyar desde los colectivos ciudadanos a la creación de alternativas para el ciudadano de “a pie”.
Es por ello, que desde nuestro colectivo, Andaluces de Alcalá no solo apoyamos la actividad del “Mercao Social” sino que además seguimos trabajando con los alcalareños y alcalareñas contra la desindustrialización y la destrucción del comercio tradicional, que no hacen más que retrasar el crecimiento y desarrollo de nuestra ciudad.


Andaluces de Alcalá, a 1 de febrero de 2013.