jueves, 5 de diciembre de 2013

Otro 4 de Diciembre en el que seguimos en pie.

Aunque a veces nos parezca desalentador, como andaluces y andaluzas que somos de conciencia y de compromiso, no nos cansaremos nunca de recordar cada año al Pueblo Andaluz aquellos 4 de Diciembre que nos han marcado como colectividad consciente y nos han preñado de esperanzas en ese futuro mejor que seguimos pensando que aún está por venir.
Esta vez no nos vamos a remontar al 4-D de 1868, que lejos queda ya aunque las reivindicaciones siguen siendo prácticamente las mismas, sino que sólo queremos hablar del 4-D de 1977, ese día en que todo nos pareció posible: democracia, libertad y autonomía; para conseguir trabajo, dignidad y empoderamiento, unos términos últimamente muy en boga precisamente por que cada vez se alejan más de las manos de la ciudadanía.
Y queremos recordar ese 4-D porque queremos recordarle a esta ciudadanía que efectivamente una vez fue posible, que una vez tuvimos cerca todo eso precisamente porque ésta se organizó, porque luchó, y porque tuvo muy claro cuales eran las metas que debía conseguir… hasta que llegó el engaño de nuestra clase política y el posterior adormecimiento.
Hoy está más claro que nunca que debemos despertar de ese adormecimiento. El paraíso que nos vendieron para que diéramos la espalda a aquellas metas, y sobre todo desde la caída –más bien demolición- del Muro de Berlín y la consolidación del monopolio de un solo bloque político-económico mundial, ha demostrado que no era más que un gran espejismo que escondía tras de si paro, emigración, miseria, deslocalización de empresas, privatización de los servicios públicos, y retroceso en las pocas conquistas sociales que tanto trabajo nos había costado lograr tras décadas de penurias.
No vamos a comenzar de nuevo con los tediosos datos estadísticos, pero los índices que manejamos en Andalucía de paro (sobre todo entre los jóvenes y las mujeres), de fracaso escolar, de pobreza absoluta, de marginación social, y hasta de malnutrición, son más que suficientes para que el Pueblo Andaluz despierte en este principio del siglo XXI, que se suponía iba a ser el siglo de la libertad.
Podemos y debemos intentarlo, mediante la organización y coordinación de las personas con las personas y mediante la cercanía. Aquí mismo en Alcalá contamos con ejemplos de iniciativas ciudadanas que nos dan ejemplo cada día: de lucha por nuestro entorno más inmediato (Sociedad Ecologista Alwadi-ira), de producción y consumo responsable (La Alacena, La Talega, o los diversos huertos ecológicos existentes), de información independiente (La Voz de Alcalá), de sindicalismo de base y comprometido (Sindicato Andaluz de Trabajadores), e incluso desde la cultura popular y de barrio (Plataforma Cultural Alcalareña).
Este 4-D, por tanto, sólo queremos animar a los alcalareños y alcalareñas para que salgan a la calle, para que se organicen, para que recuerden que codo con codo, que hombro con hombro, y que un paso tras de otro, la ciudadanía y los pueblos son capaces de conseguir cosas, por ellos y por la Humanidad:
¡Andaluces, levantaos, pedid tierra y libertad…!


Andaluces de Alcalá, a 5 de diciembre de 2013

No hay comentarios: