viernes, 5 de abril de 2013

Andaluces de Alcalá contra el “Acuerdo para el progreso económico y social de Andalucía"


Durante los últimos días del pasado mes de marzo ha tenido lugar la firma del conocido como “Pacto por Andalucía”. De nuevo los agentes sociales oficiales (de un lado UGT y CCOO, y de otro lado la CEA), vuelven a suscribir junto a la Administración autonómica un nuevo texto plagado de buenas intenciones pero que carece de contenidos y medidas concretas. Pasamos a analizarlo:
I.- Los firmantes
De nuevo vuelve a utilizarse la “concertación social” como mecanismo de resolución de problemas. De una parte, desde AdA criticamos abiertamente las fotos institucionales que solo sirven para la prensa y que resultan vacías de contenidos, como veremos a continuación. Y de otra parte, criticamos la exclusión del resto de agentes sociales, que no han sido convocados ni al proceso de diálogo ni invitados a la firma. A la vista de la dramática situación económica y social, desde AdA proponemos una convocatoria abierta a todos los agentes sociales y con un verdadero y profundo consenso y compromiso social sin exclusiones de ningún tipo.
II.- El contexto
Nos encontramos con un análisis superficial y que ni siquiera llega a ser descriptivo. Entendemos que la situación merece –cuando menos- un análisis detallado, que incluya las variables y magnitudes económicas básicas, así como que interprete su evolución. No es de recibo pasar “de puntillas” y sin entrar a analizar causas y realidades de la situación actual. Quizá a los firmantes esto no les interese pero es seguro que para proponer soluciones se requiere de un estudio profundo de la situación que no se ha realizado y aquí denunciamos.
III.- Los compromisos
A la vista del acuerdo, podemos concluir que se establece:
- Las partes se reunirán en un mes para comenzar a negociar una nueva Estrategia 2020.
- Las partes diseñarán nuevas actuaciones en el marco del Plan de Choque para 2013 y se definirá un nuevo Plan para 2014. Y ello sin realizar la más mínima crítica al Plan actual.
- Se evaluará el Plan de Empleabilidad para las personas con discapacidad 2007-2013 y se negociará un nuevo Plan de idéntica denominación para el período 2014-2020.
- Se planteará un nuevo Programa Extraordinario de Inversiones en el mundo rural, del que no se dice a qué se destinará (¿tierras públicas?, ¿obras municipales?, ¿PER?, ¿formación?).
- Se reclama al Gobierno Central un Plan Especial de Empleo como el de Extremadura y Canarias (¿acaso son Planes exitosos para tomarlos como referencia?).
- Se adoptará un acuerdo para reactivar la negociación colectiva a partir del VII Acuerdo de Concertación Social y del II Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva.
- Las partes iniciarán las conversaciones en un mes para fomentar el SERCLA como mecanismo de resolución de conflictos.
- Se señalan como objetivos económicos para la fomentar la actividad productiva “el aumento del tamaño de las empresas” y “la concentración empresarial”. Se apuesta por tanto por potenciar la gran empresa como modelo de desarrollo económico.
- Se crea un grupo para trabajar en el Plan de Internacionalización 2014-2020.
- Se crea otro grupo para diseñar la estrategia de innovación en Andalucía 2014-2020.
- Se prevé un nuevo Acuerdo de Concertación Social –suponemos que el VIII- para 2014.
- Los planes sectoriales y horizontales (no se dice cuáles) serán revisados por los órganos del actual VII Acuerdo de Concertación Socia.
Por lo tanto, el balance es claro:
a) Se crean nueve nuevas mesas/comisiones de “diálogo social”, sin plazo fijado para alcanzar resultados.
b) Se persiste en la estrategia de la concertación como mecanismo de dinamización socio-económica. Así mismo se destaca que la concertación es un fin en sí mismo y en ningún caso un medio. No encontramos ninguna referencia crítica con los resultados actuales del modelo vigente de concertación.
c) Se anuncia el VIII Acuerdo de Concertación Social sin evaluar siquiera la situación creada tras desplegar sus efectos el VII Acuerdo. 
d) No se enuncia medida ninguna para la consecución de los fines pretendidos por el acuerdo.
Como vemos, la improvisación, la ausencia real de voluntad, la inconcreción y la lentitud son las características básicas de los compromisos del Acuerdo. Es por ello que no parece creíble que este Pacto vaya más allá de la mera retórica y del lavado de imagen de quienes lo suscriben.
IV.- Las motivaciones
Aunque de las grandilocuentes declaraciones efectuadas en prensa pudiera parecer que estamos ante otra cosa, lo cierto y verdad es que en el Pacto no se incluye ninguna medida concreta, no se analiza en profundidad la situación y se insiste en fórmulas agotadas que han demostrado su inutilidad. Por ello, desde AdA preconizamos un verdadero Pacto Social por Andalucía, donde sean convocados todos los agentes sociales, sin exclusiones y donde se articule un Plan Económico de Mínimos con medidas concretas dirigidas a la superación de la situación económica actual y donde se garantice en todo caso el pleno empleo, se acometa la reforma agraria, se establezcan las bases de un Plan Energético de autosuficiencia y los recursos básicos (banca, transportes, comunicaciones, agua, tierra, etc.) sean gestionados en exclusividad por la Administración Pública andaluza además de ser declarados inalienables.

Andaluces de Alcalá, a 5 de abril de 2013.

No hay comentarios: