sábado, 29 de diciembre de 2012

La “cornisa” de Los Alcores a proteger.

Los alcalareños tenemos la suerte de vivir en una ciudad que cuenta con elementos patrimoniales de primer orden. A nuestros dos castillos, molinos y río, hay que sumar la majestuosa estampa de la “cornisa” de Los Alcores, plagada de restos arqueológicos y rincones que conservan, aún hoy, vegetación autóctona.
Dentro de Los Alcores, la llamada “cornisa” dibuja un hermoso perfil desde el horizonte, es por eso que fue catalogada como paisaje sobresaliente en el “Plan Especial de Protección del Medio Físico de la Provincia de Sevilla”: el PS-1 y el PS-2 y, con posterioridad en el Plan de Ordenación del Territorio de la Aglomeración Urbana de Sevilla (POTAUS).
Gandul
Es en la “cornisa”, en un sentido amplio, donde reside la grandeza, lo maravilloso de Los Alcores, su secreto. La “cornisa” es el punto justo donde el Alcor saluda a la vega para encontrarse con el viento, que veces azota violento y furioso, por eso los visueños llamaron a su grupo ecopacifista “Solano”, que es la forma que tenemos los alcoreños de nombrar a nuestro viento de levante. Es este un lugar aún “salvaje”, símbolo y logotipo para algunos, como pasa con la Asociación Cultural “Cornisa de Los Alcores”, donde existen, aún, lugares por explorar al lado de casa, a pesar de la creciente presión urbanística, expoliadora, extractiva y a la insostenible política municipal y autonómica.
En general la riqueza patrimonial de los Alcores y en particular de la “cornisa”, se ha puesto de manifiesto en numerosos trabajos de carácter técnico y educativo, sectoriales o generales. Por citar algunos de los últimos: “El patrimonio de Los Alcores-una propuesta de Parque Cultural”, editado por la Plataforma en Defensa de Los Alcores; “El Viso antes de El Viso” “Una introducción a la Prehistoria, la Protohistoria y la Historia Antigua” de Juan Antonio Martínez o “Alrededores. Una geografía patrimonial por Los Alcores y El Aljarafe” de la Universidad de Sevilla. Estos trabajos de investigación o estudios de difusión, si bien han contribuido al conocimiento de la riqueza de la zona, no han impedido parar las tropelías y las políticas especulativas en la comarca.
Por centrarnos en la nuestra localidad, Alcalá de Gudaíra, se ha permitido las instalaciones de la Hacienda de la Boticaria, el malogrado campo de glof, el sector urbanizado del club de tiro, la construcción de casas en el “Rincón de Alcalá”, configurando un nuevo núcleo de población con un impacto paisajístico más que evidente, en un lugar con restos de vegetación primaria, el abandono de los molinos de los arroyos de Marchenilla y de "La Madre", se ha convertido en páramo las antiguas instalaciones de la factoría de "Tableros", se ha autorizado la construido viviendas en X, las extracciones de albero en "Las Majadillas", "La Lapa" y "La Isla", el abandono de la aldea de Gandul, el abandono de las instalaciones del campamento de “Las Canteras”, la construcción de edificios de “Proyecto Hombre”, el expolio de los yacimientos arqueológicos, la utilización del arado en profundidad en “La Mesa” y un largo etcétera.
Andaluces de Alcalá, transcurrido un año de la presentación del libro “El Patrimonio de Los Alcores-una propuesta de Parque Cultural”, felicita a la Plataforma en Defensa de Los Alcores por el trabajo realizado y le anima en su tarea en defensa de otro modelo de desarrollo.


Andaluces de Alcalá, a 29 de diciembre de 2012.

viernes, 21 de diciembre de 2012

Andaluces de Alcalá frente al cierre de la multinacional ROCA en Alcalá

El martes 18 de diciembre la empresa de sanitarios ROCA S.A. anunció en Barcelona su decisión de cerrar su fábrica de Alcalá de Guadaíra. La empresa se propone despedir a una cuarta parte de los dos mil trabajadores que tiene empleados en el conjunto del Estado. De las 486 personas que serán despedidas, 228 serán de Alcalá, donde la empresa cesará su actividad definitivamente.
La empresa justifica su decisión en la “crisis económica” y el “hundimiento del sector de la construcción”[1]. La crisis vuelve a ser presentada en el discurso de ROCA como una especie de catástrofe natural o maldición divina, que inevitablemente fuerza a la empresa al despido masivo de trabajadores. En la práctica, sin embargo, el fetiche de la crisis permite –una vez más- salvaguardar los beneficios económicos de sus propietarios y cargar todos los daños sobre unos trabajadores cada vez más desprotegidos.
Ante la dramática situación que se avecina para los trabajadores afectados, desde Andaluces de Alcalá queremos manifestarles nuestra solidaridad y nuestro apoyo. Es previsible –y deseable- que en los próximos días se organice algún tipo de protesta contra el cierre de ROCA. Andaluces de Alcalá apoyará sin ambages toda iniciativa que se plantee contra este cierre y por la búsqueda de una solución digna para los trabajadores. En todo caso, creemos que para afrontar el momento presente y el futuro inmediato es necesario hacer una reflexión en perspectiva sobre la historia de ROCA en Alcalá, y muy especialmente sobre el proceso de despidos de los últimos años, que ha desembocado en el cierre de la fábrica.
El presumible cierre de ROCA en Alcalá pone fin a cuarenta y cuatro años de actividad de la empresa en Alcalá. ROCA abrió su planta alcalareña en 1968, y desde entonces ha sido el símbolo del proyecto industrial-desarrollista en nuestra ciudad. ROCA ha encarnado para varias generaciones la imagen viva de una Alcalá “moderna”, que prometía empleo estable y de calidad frente a un entorno rural que sugería pobreza y subdesarrollo. Esto explica que el cierre de ROCA sea especialmente traumático para nuestro pueblo: con la marcha de ROCA se certifica la muerte del modelo desarrollista-industrial que durante medio siglo se ha pretendido implantar en Alcalá. ¿Cuáles han sido las características fundamentales de este modelo?
1)      Modelo de desarrollismo dependiente:
El modelo de industria potenciado en Alcalá no ha potenciado el aprovechamiento de nuestros propios recursos ni un desarrollo coherente con nuestra Historia. Por el contrario, se ha basado exclusivamente en ofrecer facilidades a las inversiones de capital extranjero. La multinacional ROCA, que hace cuarenta años llegó desde Barcelona buscando salarios bajos, se marcha hoy por la misma razón. Una economía dependiente de capital externo es una economía extremadamente vulnerable. Pero las autoridades locales, antes y ahora, prefieren rentabilizar políticamente la creación de un puñado de puestos de trabajo que potenciar un modelo económico sólido y autónomo. Los mismos que hoy se quejan del cierre de ROCA celebraron hace pocas semanas la apertura de Makro[2]. Pero Makro, como ROCA, no tiene más vínculo con Alcalá que los beneficios económicos, y se marchará el día en que estos beneficios le parezcan insuficientes.
2)      Organizaciones de trabajadores de tipo individualista-asistencialista:
ROCA ha sido el símbolo de un modelo de trabajador a nivel local. El trabajador de ROCA encarnaba la imagen clásica del obrero de “cuello azul”, con un trabajo relativamente estable y una conciencia de clase comparativamente mayor que la de otros colectivos. Sin embargo, esa conciencia y una alta tasa de afiliación sindical no han bastado para evitar la catástrofe. Creemos que es muy necesario replantearse las estrategias sindicales en este tipo de escenarios. El 11 de febrero de 2010 ROCA anunció el despido de ciento doce trabajadores en Alcalá. Un día más tarde UGT planteaba como respuesta “la presentación de alegaciones al expediente a título individual, teniendo en cuenta las particularidades de cada trabajador y para respetar la decisión de aquellos empleados que decidan aceptar las indemnizaciones y marcharse de la compañía[3]. Este modelo sindical, basado en la asistencia técnica a los problemas individuales de cada trabajador, ha demostrado ser incapaz de crear formas de resistencia eficaces contra los despidos en masa.
3)      Ausencia de referentes económicos alternativos:
La apuesta por un modelo de desarrollo industrial y dependiente de las inversiones foráneas no sólo ha sido potenciada desde las instituciones, sino que ha sido asumida por el conjunto de los actores sociales de Alcalá. Los partidos políticos, los sindicatos mayoritarios y la inmensa mayoría de organizaciones sociales en nuestro pueblo han asumido tácitamente que ese modelo de desarrollo es el único camino posible, y carecen de propuestas concretas para avanzar en otros modelos de economía local. Mientras se lamenta el cierre de una gran empresa se celebra la apertura de otra, en un bucle desastroso que nos aboca a la dependencia económica, a la precariedad laboral y al paro eternos.
Desde Andaluces de Alcalá creemos que, precisamente en el momento actual, es necesario atajar de raíz estos problemas que el cierre de ROCA pone al descubierto. Las mismas autoridades que han fomentado un modelo desarrollista de dependencia absoluta no pueden limitarse a lamentar públicamente el cierre de la fábrica. Es preciso dotarnos de unos representantes políticos que se involucren honestamente en estos problemas, y que sean capaces a su vez de involucrar al conjunto de los alcalareños.
También es necesario repensar la estrategia sindical. Esa estrategia no puede ser encerrada en las reuniones entre representantes de representantes. Es preciso potenciar un modelo sindical basado en el territorio, que sea capaz de salir de los centros de trabajo y de conectar con el conjunto del tejido social de Alcalá. Es preciso fomentar la auto-organización activa de los trabajadores entre sí y con el resto de sus vecinos. El asamblearismo, la horizontalidad y el principio territorial deben ser las claves en la sustitución de un modelo sindical burocrático-asistencialista que ha dejado de ofrecer respuestas.
Finalmente, seguimos apostando por construir una alternativa económica en Alcalá y en el conjunto de Andalucía. Frente al modelo desarrollista y de dependencia, es urgente cambiar hacia otro modelo económico, donde el objetivo sea el pleno empleo y la ocupación, el reparto de la riqueza y el desarrollo respetuoso con el medioambiente. Reiteramos en este sentido nuestra apuesta por las medidas concretas que hicimos públicas hace escasas semanas[4].  La restricción a la apertura de grandes superficies y el fomento del comercio local; la creación de una cooperativa local de servicios financieros; la constitución de un fondo municipal de inversiones sociolaborales para participar en sociedades mixtas que generen empleo en la localidad; o el desarrollo de cooperativas agroalimentarias locales son, entre otras, medidas concretas que sin duda mejorarían enormemente las expectativas económicas de los alcalareños. Medidas que cambiarían radicalmente el escenario desolador al que hoy se enfrentan los trabajadores afectados por el cierre de ROCA. Y medidas que no son incompatibles con el desarrollo industrial de Andalucía. En este sentido, es necesario que las instituciones andaluzas apuesten de manera decidida por la creación de un tejido industrial andaluz sólido y autónomo. La forja de esta industria propia sería una estrategia decisiva en el blindaje frente a la dependencia del capital extranjero. Y una alternativa al actual modelo económico que, una vez más, nos abandona.

Andaluces de Alcalá, a 21 de diciembre de 2012.



[1] http://economia.elpais.com/economia/2012/12/18/actualidad/1355835710_255435.html
[2] http://andalucesdealcala.blogspot.com.es/2012/11/no-lo-makro-y-si-lo-micro.html
[3] http://andalucesdealcala.blogspot.com.es/2010/03/sobre-los-despidos-en-roca-y-el-papel.html
[4] http://andalucesdealcala.blogspot.com.es/2012/11/no-lo-makro-y-si-lo-micro.html

martes, 18 de diciembre de 2012

No al desmantelamiento del Estado Social

Crisis, desempleo, impuestos, educación, sanidad, justicia y ahora… ¡las pensiones!
 I.- La situación socioeconómica
Los datos de la Contabilidad Nacional Trimestral del tercer trimestre de este año confirman la gravedad de la situación económica y de creciente desempleo en el Estado Español.  Se ha registrado una caída del PIB un 0,3% respecto del trimestre anterior, y en un 1,6% en términos anuales. También cae el consumo de los hogares en un 2%, el consumo público en un 3,9%, y la inversión total en un 9.9%. Se constata la tendencia en la pérdida de empleos cifrada en 789.000 netos en el último año, más de un millón en los dos últimos, y la reducción es más intensa en cuanto a los asalariados en el último año en número de 821.600, lo que debe relacionarse con los datos de la EPA también del tercer trimestre, por los que se alcanza un total de 5.778.100 de desempleados, y una tasa del 25,02%. Así mismo, se incrementa el paro de larga duración hasta un 13,1% de la población activa, y ya hay 1.737.900 hogares con todos sus miembros en activo en situación de desempleo. De igual manera se ha reducido  la remuneración total de los asalariados en un 5,5% derivada de la pérdida de empleo y el estancamiento de las retribuciones, la reducción de los costes laborales en un 3%.
De otro lado, ha aumentado los excedentes empresariales en un 2,7% anual, los precios también han subido (0,5% según el deflactor del PIB) debido al aumento de los beneficios empresariales (1,9%) y de los impuestos (0,5 puntos) mientras que los costes laborales se recortan un 1,5%. Unos ganan (clase empresarial) y otros pagan (clases populares, funcionarios, trabajadores y usuarios de los servicios públicos).
II.- Las medidas de los diferentes gobiernos
En primer lugar, nos encontramos con un ejecutivo que ha gobernado fundamentalmente a golpe de Decreto-Ley, destacando:
 a)       el RDLey 20/2011, de medidas urgentes en materia presupuestaria, tributaria y financiera para la corrección del déficit público,
b)       el proyecto de ley de PGE para 2013,
c)       las regresivas reformas laborales operadas en el RD-Ley y Ley 3/2012
d)       las medidas establecidas para el servicio público esencial de la Educación a través del RDLey 14/2012
e)       las medidas, también regresivas, en el sector sanitario impuestas mediante el RDLey 16/2012
f)         la Ley 10/2012 de creación de tasas judiciales

Sin duda, esta batería de normas constituye la mayor ofensiva de toda la historia de la democracia contra los derechos laborales, los servicios públicos y los derechos ciudadanos.
En segundo lugar, observamos como el gobierno autonómico andaluz se pliega a los dictados de Madrid aprobando en su ámbito de competencias los RD-Leyes 1 y 3/2012, así como la Ley 3/2012. Diferentes partidos (PP en Madrid y PSOE-IU en Andalucía) para ejecutar las mismas políticas.
Y en tercer lugar, el gobierno municipal de nuestra ciudad (PSOE), que sigue sin reaccionar y en situación de parálisis permanente y desatención de las necesidades sociales de los ciudadanos (Diario de Sevilla, 28-11-2012: Según Limones –que anuncia por vez primera en prensa un futuro Plan de Empleo Local para 2013, "hay muchas personas inmersas en una grave problemática socioeconómica que se están viendo afectadas por la crisis, por lo que es fundamental facilitar recursos a estas familias alcalareñas que prácticamente no tienen nada, evitando así que entren en una situación de exclusión social").
III.- Y lo último, atacar las pensiones
En este panorama solo quedaba por recortar la denominada “Caja Única de la Seguridad Social”. Pues bien, ya tenemos nuevo Real Decreto. En concreto el RD-Ley 28/2012 establece que el Gobierno pueda disponer durante 2012, 2013 y 2014 del Fondo de Reserva de la Seguridad Social por encima del 3% establecido a tal fin. Mientras que la gestión del sistema público de pensiones se ha realizado en el marco del Pacto de Toledo y partiendo del diálogo social, se ha venido asegurando la sostenibilidad financiera y la viabilidad futura del sistema, sin poner en cuestión su carácter público y universal. Sin embargo, ahora el Gobierno central se descuelga unilateralmente con una nueva y sorpresiva norma que no solo facilita la detracción de fondos del sistema (el Fondo de Reserva está dotado con más de 66.000 millones de euros y supone un 6,22 del PIB), sino que además establece una subida de las pensiones del 1 ó 2%, estableciéndose muy por debajo del IPC interanual para 2012, que en noviembre se sitúa en el 2,9%.
y IV.- ¿Qué hacer?
Parece claro que nos encontramos en un momento social caracterizado por la absoluta desconexión entre gobernantes y gobernados. Todos los gobernantes coinciden en reducir las rentas del trabajo y la protección social para financiar a la banca y la gran patronal. También todos se embarcan en prácticas corruptas. Parece que hay un amplio consenso de los partidos en mantener el sistema tal y como está, saquear las arcas públicas, desmantelar los servicios públicos y amparar a los corruptos.
Pero también parece claro que existe un amplísimo consenso social en rechazar estos comportamientos, en secundar las huelgas generales, en luchar por el mantenimiento de lo público, en repudiar a quienes roban de los fondos de reptiles y los ERES, en aislar a los corruptos y en apostar por otro modelo social, económico y político donde la democracia participativa y económica sean las piedras angulares del sistema. Es la hora de la ciudadanía.

Andaluces de Alcalá, a 18 de diciembre de 2012.

lunes, 10 de diciembre de 2012

La resurrección del 4-D


A pesar de su importancia en la historia contemporánea andaluza, no tuvieron que pasar muchos años para que, desde las instituciones de la Junta, el 4-D fuera eliminado como Día de Andalucía. Esta eliminación formaba parte del planificado derribo de la conciencia política andalucista que comenzó cuando UCD, PSOE y PCE acordaron frenar el desarrollo autonómico, inventándose la LOAPA, “para calmar a las fuerzas fácticas”, alarmadas por el hecho de que Andalucía no fuera ya solamente el principal problema social de España sino también un problema político central y pudiera servir de ejemplo a otros pueblos del Estado. Actuaron entonces los partidos ejes del sistema de forma equivalente a como hacen hoy PP y PSOE (en Andalucía, este apoyado por IU) cuando recortan derechos, bajan salarios o despiden trabajadores para “calmar a los mercados”. De aquellos recortes, luego declarados en parte inconstitucionales, fue uno de los frutos el Estatuto de Autonomía de 1981, radicalmente insuficiente como instrumento con el que realizar las transformaciones necesarias por las que habían clamado en la calle, el 4-D, tantos cientos de miles de andaluces.
Durante muchos años, sólo grupos minoritarios recordaron la efemérides, algunos con melancolía y otros con voluntad reivindicativa. ¿Qué ha pasado ahora para que, desde las instituciones públicas andaluzas y los medios de comunicación de su órbita se resucite la celebración del 4-D y se evoque su espíritu?
            Desde mi análisis, ello responde a dos razones relacionadas y  tienen al partido socialista como sujeto. La primera es la inexistencia de una opción del PSOE que pueda presentarse como alternativa tanto al nacionalismo españolista del PP, centrado ahora en una recentralización antiautonómica con la excusa de la crisis, como a las reivindicaciones soberanistas de los nacionalismos periféricos, acentuadas también por las consecuencias de esta. La alusión ambigua a un “estado federal”, del que cada sector del partido da una versión, ya se ha visto, por ejemplo en las elecciones  catalanas,  cómo es recibida. Como (casi) último recurso, el decadente PSOE, apoyado en la muleta de IU, quiere agarrase a Andalucía y a los símbolos andaluces, entre ellos el 4-D, como a un salvavidas, tratando de convertirlos en la trinchera “para defender el Estado de las Autonomías”, es decir, para que continúe lo que hay, que, al menos a  ellos, les ha ido bastante bien. Pero, ¿podría afirmarse con rigor que le ha ido bien a Andalucía cuando esta, 35 años después de aquel 4-D, sigue teniendo, con diferencia, los más altos índices de desempleo y pobreza del conjunto del Estado Español y vuelven a verse obligados a emigrar nuestros jóvenes?
Agarrarse a aquella fecha y tratar de envolverse en la bandera de Andalucía es el medio elegido por los psocialistas para reafirmar su naturaleza de partido nacionalista español sin hacerlo explícito (entre otras cosas porque ese espacio se le reconoce como propio al PP). Pero ello les obliga a desnaturalizar la significación del 4-D y el 28-F, presentándolos como si hubieran sido dos momentos en los que Andalucía tomó el timón en nombre de España, poco menos que para salvar a esta, cuando en realidad el pueblo andaluz se reafirmó como tal y luchó por sí y para sí.
            La segunda razón es que estamos en una crisis no sólo financiera, económica y social sino también de una enorme envergadura política: asistimos a la quiebra del sistema partitocrático y bipartidista que ha caracterizado los treinta y cinco años de la Segunda Restauración Borbónica. Hay múltiples evidencias de ello. El PP, en el gobierno, pierde velozmente apoyo ciudadano pero lo pierde aun más el PSOE, en la oposición. Los líderes de esos dos partidos pilares del sistema cuentan, al día de hoy y según las encuestas más acreditadas, con poco más del 20% de confianza, sumando los apoyos de ambos. La separación de poderes es sólo un mito, dado el sistema de cupos partidistas en todos los ámbitos y el intervencionismo constante del gobierno de turno en la justicia, por ejemplo a través de indultos vergonzosos como el reciente a cuatro policías condenados por torturas o el que concedió el gobierno anterior al número dos del Banco de Santander. La corrupción política no es algo excepcional sino que afecta a todo el sistema como una carcoma. Las instituciones representativas se muestran irrelevantes, como en el caso de la comisión investigadora de los ERE. La Constitución se reforma sin referéndum popular ni debate parlamentario sino en una cena entre los secretarios generales de los dos partidos mayoritarios. Y todos recortan o reforman (que es lo mismo), sea por convicción o sea, como otros dicen cínicamente, por imperativo legal. Ante todo ello, la desafección al sistema es ya generalizada…
La recuperación oficial del 4-D hay que enmarcarla en este contexto y sólo puede entenderse dentro de la escenificación de la propuesta del Griñán presidente del PSOE de un “Pacto por Andalucía”, cuyo sentido real sería el de un pacto político-social “por España” y en defensa del sistema económico neoliberal vigente. Un pacto al que pretende incorporar no sólo a organizaciones políticas sino a la sociedad civil andaluza, llamando incluso a una movilización popular el próximo 28-F. Seguro que le dirán que sí, de forma entusiasta, su vicepresidente Valderas, los dos grandes sindicatos y la gran patronal. Para la Junta, CCOO, UGT y la CEA equivaldría al octavo Acuerdo de Concertación Social en menos de veinte años. ¿Sería mucho pedir que nos presentaran los resultados tangibles, en cuanto al empleo, las condiciones de trabajo, el modelo productivo, etc. de los siete anteriores, más allá de la evidencia del trasvase de dinero público a las citadas organizaciones?  Y se pretende, además, incorporar a asociaciones ciudadanas, ONGs, profesionales de la cultura, etc. Todos “por Andalucía”, o mejor, tras la pancarta con ese lema, vaciado de contenido,  que llevarán Griñan, Valderas y otros personajes, muchos de ellos directos responsables de la dramática situación en la que se encuentra buena parte del pueblo andaluz. A ver quiénes pican, y quienes no, el anzuelo de este nuevo cuento.

                                   ISIDORO MORENO
Catedrático de Antropología, Universidad de Sevilla
Publicado en El Correo de Andalucía, domingo 9/12/2012

sábado, 8 de diciembre de 2012

Andaluces de Alcalá organiza un almuerzo fin de año

Andaluces de Alcalá organiza un almuerzo fin de año para el próximo domingo 16 de diciembre a partir de las 12'30h junto con el Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT). Esperamos que entre tod@s pasemos un buen día juntos, intercambiemos impresiones, y sigamos estrechando lazos.

Con motivo de dicha comida, dos compañer@s van a realizar unas migas y es necesario saber cuantas personas van a acudir, por lo que rogamos que las personas interesadas paséis a inscribiros por La Alacena (c/Pepe Corzo, 6) antes del miércoles 12 de diciembre.

Para sufragar los gastos de la comida, se deberá aportar 5€ por persona. Con el dinero resultante se comprarán las migas y un surtido de Ibéricos. Cada cual aporta alguna tapa más para completar el menú. Las bebidas tendrán precios populares y se abonan durante la comida en función de lo que cada cual beba.

Un saludo, y

VIVA ANDALUCÍA LIBRE!!

lunes, 3 de diciembre de 2012

¿Por qué el 4-D?


El 4 de diciembre de 1977, casi dos millones de andaluces y andaluzas salieron a la calle, desbordando las previsiones del gobierno, los partidos políticos y el resto de instituciones y organismos, para pedir lo que se nos negó manu militari en 1936: autonomía; es decir, libertad, capacidad de decisión, y soberanía para tomar las riendas de su realidad y de su propio destino.
Ya en octubre de ese mismo año, una asamblea de todos los partidos democráticos acuerda instaurar el 4 de diciembre como Día de Andalucía, para así convocar movilizaciones como medida de presión para avanzar en la consecución de esa Autonomía.
Al año siguiente, el 4 de diciembre de 1978, todas las fuerzas políticas andaluzas firman en Antequera el Pacto Autonómico andaluz, que compromete a todas ellas a lograr para Andalucía “la autonomía más amplia en tiempo más breve posible”.
En agosto de de 1979, en nuestra vecina localidad de Carmona, representantes de esas fuerzas elaboran el proyecto de Estatuto de Autonomía. Pero el gobierno de la UCD recula, y le niega a Andalucía la vía del artículo 151 de la Constitución para acceder a la Autonomía de primera que nos merecíamos. Tras la presión social, el gobierno convoca un referéndum para que el Pueblo Andaluz decida, el 28 de febrero de 1980. Referéndum que, a pesar del boicot del propio gobierno (algunos de sus integrantes son hoy destacados defensores del “andalucismo constitucionalista”) y de la propaganda que vertió para hacernos creer que lo habíamos perdido, la realidad es que este referéndum fue un triunfo de todo el Pueblo Andaluz, pues las condiciones que se le impusieron eran casi imposibles de salvar. Y las salvamos.
A partir de la instauración de la Junta de Andalucía en 1982, el 4-D fue sustituido por el 28-F como Día de Andalucía. Es decir, desde la nueva oficialidad se retira como día nacional de nuestro pueblo una efeméride de lucha popular, reivindicación y conciencia común del Pueblo Andaluz, por otra en la que se prima la institucionalización, el constitucionalismo, y la oficialidad.
Las andaluzas y andaluces de conciencia seguimos hoy recordando aquel 4-D de 1977, pero también seguimos reivindicando el 4-D como auténtico Día de Andalucía. Por ello, desde Andaluces de Alcalá denunciamos la campaña que contra la soberanía de los diferentes pueblos del Estado Español, incluido el andaluz, se está orquestando desde el más rancio centralismo (tanto de derechas como de izquierdas), con excusa de la crisis. Desde Andaluces de Alcalá consideramos que la vuelta de la soberanía a los pueblos no es la causa de la crisis del capitalismo, antes al contrario, es una de sus soluciones.

domingo, 2 de diciembre de 2012

El próximo lunes 3 de diciembre a las 19h. acto con motivo del 4 de diciembre, día nacional de Andalucía.

El próximo lunes 3 de diciembre a las 19h, acto con motivo del 4 de diciembre, día nacional de Andalucía, en la Asociación Mercao Social de Alcalá, c/ Pepe Corzo, 6 (junto a la Casa de la Cultura), tendrá lugar la proyección del documental: "El mapa de Carlos", dirigido por Pablo Coca.


El acto lo presenta y dirige Jesús Vergara, autor del libro "Carlos Cano vive. En memoria de un andaluz universal".

A su finalización tendrá lugar un coloquio sobre

"La situación de Andalucía hoy: hacia una alternativa andaluza basada en el territorio", introducido por Javier Escalera, profesor de Antropología Social de la Universidad Pablo de Olavide.