miércoles, 26 de septiembre de 2012

XV Congreso sobre el Andalucismo Histórico

Andaluces de Alcalá participará en el XV Congreso sobre el Andalucismo Histórico que tendrá lugar en Sevilla los próximos 27, 28 y 29 de septiembre, organizado por la Fundación Blas Infante y dirigido por el Antropólogo de la Universidad de Sevilla Isidoro Moreno, cuyo tema central elegido para esta convocatoria es el de “Presente y Futuro del Andalucismo”. La asistencia al mismo es libre hasta completar el aforo, teniendo lugar la comunicación de Andaluces de Alcalá el día 29 a las 10h, con el título de "Un proyecto andalucista con bases locales y asamblearias: Andaluces de Alcalá y las Asambleas Municipalistas Andaluzas (AMA)".

lunes, 24 de septiembre de 2012

Andaluces de Alcalá por el derecho a la vivienda y contra los desahucios


Los desahucios representan la consecuencia más cruel de la macro-estafa que sufrimos desde hace años y que eufemísticamente suele ser llamada “crisis”. La especulación brutal, legalmente permitida y políticamente alentada ha provocado un desajuste insostenible entre el precio de las viviendas en el mercado inmobiliario y la capacidad adquisitiva de las personas más humildes. El resultado de la práctica especulativa resulta desolador desde un punto de vista humano: miles de personas han sido despojadas de sus viviendas, y se ven así abocadas a una situación de pobreza extrema.

Según los datos publicados por el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) hace apenas un mes, sólo en el primer trimestre de 2012 se ejecutaron 46.559 desahucios en el conjunto del Estado español. El impacto de los desahucios es además especialmente grave en el caso de Andalucía: de los 185.145 desahucios realizados en el Estado durante los últimos cinco años, Andalucía se sitúa a la cabeza con un total de 72.900. Los datos resultan estremecedores, y confirman que una parte importante de la población andaluza ha sido despojada de su vivienda o se encuentra hoy bajo esa amenaza. Como siempre, estamos a la cabeza de los datos más negativos y a la cola en los datos de riqueza, empleo, etc. Frente a este trágico panorama, observamos dos respuestas políticas totalmente diferentes. De un lado, una respuesta institucional de los partidos que gobiernan que respalda la lógica mercantil y los intereses especulativos; de otro lado, una respuesta ciudadana que reivindica la vivienda como un derecho que debe prevalecer por encima de cualquier otra consideración.

Como ejemplo del primer tipo de respuesta, vemos que el Gobierno Central ha modificado recientemente la Ley de Enjuiciamiento Civil de un modo que, tal y como ha denunciado la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía (APDHA), “sirve para facilitar desahucios y fomentar la seguridad jurídica de propietarios y sector financiero mientras que da la espalda a la exclusión social de miles de familias” 1. Con esta reforma se contribuye pues de una forma activa a que el número de desahucios siga creciendo entre una población cada vez más empobrecida. El famoso “Código de buenas prácticas” que el Gobierno Central anunciase a bombo y platillo tampoco parece haber convencido a los bancos para que se replanteen su parte de culpa en este asunto.

La Junta de Andalucía, por su parte, tampoco parece dispuesta a atajar de raíz este grave problema. La Consejería de Fomento y Vivienda se dispone a impulsar un Programa Andaluz en Defensa de la Vivienda que despierta muchas dudas. Este programa, cuyo inicio está previsto para octubre, tiene como base “la apertura de ocho oficinas provinciales, que prestarán un servicio público y gratuito de prevención e intermediación para evitar los desahucios y, en caso de iniciarse, ofrecer soluciones a las familias afectadas por este problema” 2 . Prevención, mediación y protección: tres principios que se dirigen nuevamente a las víctimas de los desahucios y no a sus causantes. Tres principios que, por enésima vez, representan parches a posteriori para un problema que se presenta como técnico y no como político. Tres medidas que dejan intacta la lógica del sistema de mercado, que sigue así legitimada para dejar sin casa a todo aquél que no pueda pagar por ella lo que el Mercado estipule.

Frente a estas políticas neoliberales, que priorizan por encima de todo el interés privado y la lógica del beneficio económico inmediato, la ciudadanía empieza a organizarse por su cuenta. Y lo hace para blindar el derecho a la vivienda frente a cualquier otro interés. En este sentido hay que entender las movilizaciones del 15M y otros movimientos sociales que se han auto-convocado en numerosas ocasiones para paralizar físicamente la ejecución de los desahucios. También en este sentido deben ser interpretadas las ocupaciones colectivas de las Corralas “La Utopía” y “La Alegría” en la ciudad de Sevilla. Estas iniciativas plantean soluciones definitivas a los desahucios, y cuestionan abiertamente la lógica mercantil que está en la base de esta injusticia. Precisamente por eso las autoridades castigan estas iniciativas, como demuestra el desalojo la Corrala “La Alegría” ejecutada esta misma mañana de 20 de septiembre.

Lo que observamos en definitiva son dos respuestas incompatibles: la respuesta institucional, de carácter técnico y raigambre neoliberal; y la respuesta ciudadana, que entiende la vivienda como un derecho y rechaza por tanto su sometimiento a la lógica del mercado. No es casual que estas dos respuestas aparezcan cada vez más enfrentadas. Hoy puede decirse que el mercado, como lógica de distribución de bienes y servicios, ha demostrado ser incapaz de garantizar a los andaluces una vivienda digna. En este punto se plantea de manera inevitable una pregunta: ¿es razonable que la lógica del mercado expulse a la gente de sus casas? Las respuestas evasivas se tornan insostenibles: o se está con los intereses del mercado, o se está con el derecho de las familias.

Desde Andaluces de Alcalá apostamos por la segunda opción, y reivindicamos políticas que apuesten de manera decidida por sacar la vivienda del mercado inmobiliario. Si en nuestra sociedad disponer de vivienda es algo necesario para llevar una vida digna, entonces la disposición de vivienda no puede estar sujeta a ninguna condición. Nuestro colectivo apoya medidas como las suscritas por el Defensor del Pueblo Andaluz, que apuesta entre otras cosas por expropiar a la banca los pisos VPO que no oferta 3. Sólo con unas políticas públicas realmente orientadas a garantizar el derecho a la vivienda pondremos fin a la tragedia humana que representan los desahucios en nuestra tierra. Mientras la clase política siga apostando por el mercado frente a la ciudadanía, seguiremos respaldando las iniciativas ciudadanas de resistencia a los desahucios.

1.-  Comunicado APDHA, 24-8-2012.
2.- Europa Press, 19-9-2012.
3.- El Mundo, 25/7/2012.

  Alcalá de Guadaíra, a 24 de septiembre de 2012 Andaluces de Alcalá andalucesdealcala@gmail.com

miércoles, 12 de septiembre de 2012

“II ENCUENTRO CON EL FLAMENCO EN ALCALÁ” SÁBADO 29 DE SEPTIEMBRE

=SUSPENDIDO POR CAUSAS METEOROLÓGICAS=
Hace un año, cinco entidades alcalareñas celebramos por primera vez un acto público de reivindicación del flamenco en nuestro pueblo. En aquella primera ocasión quisimos, a través de nuestro cante, trasladar a nuestros vecinos el compromiso de los artistas a lo largo de la historia, lo que denominamos para la ocasión, “la memoria histórica del flamenco” Desde aquella primera edición ha pasado apenas un año, pero un año que se ha hecho largo: en este año ha crecido de manera preocupante el paro Alcalá; se habla de la prima de riesgo, crece la pobreza, crecen los desahucios; crecen las desigualdades, las injusticias y se suspenden nuevamente los festivales del Castillo. ¿Qué sentido tiene, en medio de esta situación, seguir reivindicando el flamenco en nuestro pueblo?

El flamenco no es un estilo musical al uso: es un marcador de la identidad cultural andaluza, un cante que nos identifica como pueblo y que habla de nuestra Historia, de las alegrías y de las penas. Para seguir siendo parte de nosotros, el flamenco debe ser un cante vivo: un cante comprometido con los problemas y las alegrías de la gente. Reivindicamos el flamenco como un medio de expresión cercano, como algo compartido y, es por eso, que es fundamental el respaldo de las diferentes administraciones y especialmente de las entidades sociales de cualquier tipo.

Decía un canto latinoamericano que “si se calla el cantor, calla la vida”. También en Andalucía nuestros cantores, nuestros cantaores, deben ser testigos activos de nuestras vidas y nuestros problemas. Y como los cantaores también los deportistas, los ecologistas, los aficionados al teatro y los dirigentes vecinales pueden y deben contribuir a crear una Andalucía más justa, más solidaria, más humana. Las entidades convocantes de este acto asumimos este compromiso y animamos a la ciudadanía alcalareña a apoyar decididamente una de nuestras señas de identidad, el flamenco.

Alcalá de Guadaíra, septiembre de 2012

martes, 4 de septiembre de 2012

Andaluces de Alcalá ante los insultos y amenazas vertidas contra el director de “La Voz de Alcalá”


Han transcurrido algunas semanas desde que sucedieron los hechos, no por eso queremos dejar pasar la oportunidad de mostrar nuestro más sincero reconocimiento y apoyo a Enrique. Su compromiso personal con Alcalá, primero como concejal y, fundamentalmente, como colaborador y director de “La Voz de Alcalá”, actividad que desempeña en la actualidad, se ha desarrollado en todo momento por los senderos de la ética y el servicio a los intereses generales de Alcalá. En el periódico que él dirige tienen cabida todas las opiniones y acontecimientos que, lógicamente, unas veces compartimos y otras no. En dicho equilibrio es donde radica el virtuosismo de un periódico realmente democrático y plural, característica de la que otros medios no pueden presumir.

Entendemos que los hechos, por si mismos, revisten una gravedad especial al provenir de un representante político integrante del equipo de gobierno municipal, que ha mostrado una actitud despreciable ante la labor de cobertura informativa de unas protestas ciudadanas.

En circunstancias normales, la dimisión o el cese del concejal hubieran sido fulminantes. El respaldo político del alcalde de Alcalá, Antonio Gutiérrez Limones a su concejal, es un hecho igualmente grave que nos muestra, una vez más, de que pasta están hechos algunos de nuestros gobernantes locales, y nos reafirma en exigir no solo la dimisión del concejal sino la del propio alcalde, recordemos que en su persona recae la máxima representación de todos los alcalareños, y no la de unos cuantos.

El incidente lo enmarcamos dentro de una dinámica en la que algunos sectores locales no han tenido nunca claro lo necesario de la crítica, la oposición, la participación o la reivindicación ciudadana, como instrumentos fundamentales para que podamos hablar de democracia y profundicemos en ella.

Igualmente, nos preguntamos ¿qué es lo que temen algunos personajes locales? Posiblemente, al igual que ellos, todos conozcamos la respuesta. No obstante, son escasos los momentos en los que el poder local se ha sentido “amenazado” por la labor de algún concejal, sindicalista, periodista o asociación independiente. Es verdad que muy pocos son los que han intervenido en la vida política local ejerciendo su mandato fiscalizador hasta las últimas consecuencias, pero igualmente, es cierto que el miedo ha podido correr por las arterias de más de un representante ante la tesitura de verse expuesto, como ha ocurrido en algunos de estos casos, a panfletos o pintadas anónimas amenazantes o difamadoras en fachadas de domicilios o centros de trabajo.

A Enrique todos le debemos muchas cosas, sobre todas una, dirigir un medio de comunicación de una forma valiente, que se encuentra siempre en la primera línea en cuanto a la defensa de la libertad en nuestro pueblo ¿Os imagináis que supondría para Alcalá la desaparición del periódico que él dirige?

¡Ánimo Enrique, estamos contigo y a tu disposición!

Andaluces de Alcalá, 4 de septiembre de 2012

Nota:
Más información en la pestaña del blog: "Lo tienes que leer". Articulo de J.A.Frances.
y los siguientes enlaces:



sábado, 1 de septiembre de 2012

Andaluces de Alcalá apoya la Marcha Obrera “Andalucía en pie”


El próximo miércoles 5 de septiembre arranca en Utrera la sexta etapa de la Marcha Obrera “Andalucía en pie”. Esta marcha, organizada por el Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT), ha recorrido buena parte de Andalucía a lo largo del mes de agosto. Su objetivo es denunciar el grave deterioro que esta crisis está produciendo en las condiciones de vida de los andaluces. Entre sus reivindicaciones se incluye la derogación de los recortes aplicados a los servicios públicos, la prohibición de los desahucios, la elevación del salario mínimo y un reparto más justo del trabajo y de la riqueza. Con estas demandas, las marchas celebradas en Jaén, Córdoba, Cádiz, Granada y Málaga han movilizado a miles de personas, superando incluso las expectativas de los propios impulsores de esta iniciativa.

Las marchas han obtenido, además, un considerable impacto en los medios de comunicación de masas. En varias marchas los participantes han protagonizado acciones “sorpresa” orientadas a señalar materialmente a aquellas instituciones públicas y privadas que consideran como principales responsables de la situación económica actual. La ocupación de sedes bancarias, inmobiliarias y palacios nobiliarios ha llamado la atención de periódicos y televisiones, recabando tanto adhesiones como opiniones críticas.

Más allá de la opinión personal que a cada uno le merezcan los distintos matices de estas marchas, resulta obvio que con ellas se ha conseguido alterar de manera decisiva el debate político en Andalucía. Desde que la crisis se instalase en el debate público hace tres años, tanto la clase política como los principales medios de comunicación habían priorizado la dimensión técnica de la crisis, y se habían centrado en analizar sus efectos a través de indicadores totalmente desconectados de la realidad cotidiana de los andaluces. Hasta hace un mes, hablar de la crisis era hablar de la prima de riesgo, de los eurobonos, del Ibex y de los rescates. Con ello se conseguía mantener a la población al margen de la vida política, como meros espectadores de unas soluciones que nunca funcionaban. La acción directa y no-violenta del SAT ha servido para sacar a la palestra temas cruciales, como el derecho a la vivienda, la perpetuación del paro, la pobreza creciente y, sobre todo, la impunidad de los responsables de un saqueo histórico. El debate técnico ha pasado a ser debate político.

Desde el colectivo ciudadano Andaluces de Alcalá, consideramos que este giro en el debate era totalmente necesario. Las marchas están poniéndole a la crisis un rostro humano. Y les están devolviendo a los andaluces un protagonismo que preocupa a muchos. Frente a la masa invisible de telespectadores que sufre y calla, se van conformando espacios desde los que reivindicar nuestro papel. Las marchas son el reverso de una clase política que no pisa la calle y que se esconde sistemáticamente en la sombra de las instituciones.

Andaluces de Alcalá apoya la Marcha Obrera “Andalucía en pie” y anima a la ciudadanía de Alcalá a participar en ella. Consideramos que estas marchas pueden y deben ser un referente en la recuperación del debate político por parte de la ciudadanía, y en la construcción de una alternativa democrática y participativa. Por este motivo, llamamos a participar en la asamblea informativa que la unión local del SAT celebrará el próximo lunes, así como a apoyar una marcha que dignifica y da voz a las víctimas del saqueo.

Andaluces de Alcalá, 1 de septiembre de 2012

NOTA DE LA UNIÓN LOCAL DEL SAT: Esta asamblea tendrá lugar el próximo día LUNES 3 DE SEPTIEMBRE A LAS 20 HORAS en la Casa de la Cultura de Alcalá de Guadaíra (Sala de reuniones). La asamblea está abierta a la participación de todos cuantos estén interesados en conocer esta iniciativa y participar de ella.