jueves, 26 de enero de 2012

ANDALUCES DE ALCALÁ POR LA DECLARACIÓN DE LOS ALCORES COMO PARQUE CULTURAL

Las “Zonas Patrimoniales” son aquellos espacios que abarcan la totalidad de uno o más territorios que por su importancia cultural, relevancia patrimonial, ecológica y paisajística, como es el caso de “Los Alcores”, requieran la constitución de un órgano de gestión llamado en la Ley de Patrimonio Histórico de Andalucía “Parque Cultural”. En ese órgano de gestión han de participar las Administraciones, así como todos los agentes sociales con intereses legítimos. La figura del Parque Cultural es además perfectamente complementaria o concurrente a otras formas de protección y, por tanto, no excluyente.1


Palacio de Gandul

La declaración de un territorio como “Zona Patrimonial” y “Parque Cultural” no es el bálsamo de Fierabrás que todo lo cura. Pero sin duda es una herramienta que permite la ordenación de los usos desde unos parámetros de sostenibilidad en territorios ricos en patrimonio histórico y natural, como es el caso de “Los Alcores”.

La comarca de Los Alcores reúne sobradamente los requisitos para su declaración como “Zona Patrimonial” y “Parque Cultural”. Esta afirmación no es un acto voluntarista de la Plataforma en Defensa de Los Alcores: es una posición contemplada en el POTAUS 2 , refrendada formalmente por diferentes administraciones, 3 estudios universitarios 4, y entidades de todo tipo 5.
Si la protección de “Los Alcores” aun no se ha hecho efectiva es debido a la contradicción entre los intereses enfrentados en la zona: de una parte, la sostenibilidad defendida por la Plataforma en Defensa de Los Alcores, que busca la puesta en valor del patrimonio histórico y natural en un sentido amplio, poniéndole fecha de caducidad al monocultivo de canteras versus urbanizaciones y especulación. De otra parte, la depredación del territorio que se mueve en los parámetros de la rentabilidad inmediata: albero y urbanizaciones en una zona de alto valor paisajístico. 6

La iniciativa civil, la posición que entendemos ética y moralmente defendible, permanece hoy bloqueada. La Ley, cuatro años después de su entrada en vigor, sigue sin aplicarse en Los Alcores y en el resto de Andalucía. La pregunta que todos debemos hacernos es ¿dónde se encuentran los impedimentos para activar los aspectos más progresistas de la Ley de Patrimonio Histórico?

Las actuaciones puntuales en el dolmen del “La cueva del Vaquero” o en el llamado “Tolos de Las Canteras”, difundidas a bombo y platillo por la propaganda del poder, son cortinas de humo con una intencionalidad política más que evidente. Se trata de distraer a la opinión pública ante las justas reivindicaciones de la Plataforma en Defensa de los Alcores.

Lo urgente hoy es la protección del conjunto arqueológico de Gandul, activando el expediente que delimita el área como Bien de Interés Cultural, y que lleva paralizado en la Delegación de Cultura de la Junta de Andalucía desde 1991. Además es necesaria la declaración del conjunto de Los Alcores como “Zona Patrimonial” y como “Parque Cultural”, así como tomar medidas que eviten el expolio y la destrucción de los lugares más sensibles por su valor arqueológico, medioambiental o patrimonial. Es preciso acabar definitivamente con la especulación en la zona, e ir elaborando entre todos iniciativas y proyectos que recuperen y pongan en valor Los Alcores.

Los próximos tres años serán claves para ver dónde termina por inclinarse la balanza. Lo peor es que no hay nada que no pueda empeorar. En este sentido, la implicación activa de la ciudadanía será determinante para salvar un espacio que es de todos. Desde el colectivo ciudadano Andaluces de Alcalá, respaldamos la propuesta de declaración de Los Alcores como Zona Patrimonial y Parque Cultural, y animamos a todos los alcalareños ser activos en la defensa un territorio les pertenece.

Alcalá de Guadaíra, a 26 de enero de 2012

1.- Ley 14/2007, de 26 de noviembre, de Patrimonio Histórico de Andalucía. La “Zona Patrimonial” sería gestionada por un “Parque Cultural”, donde tendrían cabida tanto la Administración como otros sectores con intereses en dicho espacio, entre ellos, las entidades de defensa y promoción del medio ambiente y el patrimonio.



2.- Plan de Ordenación del Territorio del Área Metropolitana de Sevilla junio 2009 reserva una importante parte de la propuesta a: Parques asociados a recursos culturales, Parques metropolitanos y zona de protección territorial.


3.- Plenos de Los Ayuntamientos de Carmona, Mairena del Alcor, El Viso del Alcor y Alcalá de Guadaíra parcialmente, se limita la propuesta a una zona de Gandul sin delimitar. Respaldo de la Diputación Provincial de Sevilla.


4.- Estudio Universidad de Sevilla “Documentos de Arquitectura y patrimonio”, Silvia Leiva Herrador es arquitecta. Luisa Loza Azuaga es arqueóloga 2008.


5.- A la propuesta de “Parque Cultural” para “Los Alcores” presentada a la sociedad civil en 2007, se adhirieron casi la totalidad de las entidades sociales, políticas y sindicales, incluyendo las hermandades y el arciprestazgo de Alcalá de Guadaíra.


6.- Andaluces de Alcalá: El albero de Alcalá y los planes urbanísticos. 20 de enero de 2012 http://andalucesdealcala.blogspot.com/2012/01/el-albero-de-alcala-y-los-planes.html

lunes, 23 de enero de 2012

Nace la Unión Local del Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT) en Alcalá de Guadaíra.


Tras varios meses de trabajo a cargo de una Comisión Provisional, el pasado martes 17 de enero quedó oficialmente constituida la unión local del Sindicato Andaluz de Trabajadores en Alcalá de Guadaíra.

Esta organización nació de la unión de siete sindicatos andaluces, incluyendo el histórico Sindicato de Obreros del Campo (SOC), y celebró el pasado mes de diciembre su primer Congreso Nacional en Sevilla. El SAT se define como una organización sindical andaluza y de clase, unitaria, autónoma, y solidaria, y hoy cuenta con presencia activa en todas las provincias andaluzas. Este sindicato se financia exclusivamente a través de las cuotas de sus afiliados y de sus actividades propias, sin recibir ningún tipo de ingresos del sector público ni de la patronal.

Ante la situación de crisis económica que tenemos en la actualidad, se hace más necesario que nunca un sindicato que defienda verdaderamente los intereses de los trabajadores y trabajadoras desde lo local.

La unión local del SAT en Alcalá ofrece a los trabajadores un servicio de asesoría jurídica, y cuenta con una sección de acción sindical ya activa. El SAT se reivindica como un movimiento sociopolítico, que además de actuar en los centros de trabajo pretende constituirse como un agente activo en todos los problemas sociales y políticos que afecten a los ciudadanos de Alcalá.

Los interesados pueden ponerse en contacto con la unión local del SAT a través del correo electrónico satguadaira@gmail.com, o bien en el apartado de correos 106 de Alcalá de Guadaíra (41500). Es posible además seguir la actividad de la unión local en internet, a través del blog http://satguadaira.blogspot.com

19 de Enero de 2012

Sindicato Andaluz de Trabajadores Unión Local de Alcalá de Guadaíra

sábado, 21 de enero de 2012

EL ALBERO DE ALCALÁ Y LOS PLANES URBANÍSTICOS.

En 1994 el Ayuntamiento de Alcalá aprobó el “Plan General de Ordenación Urbana”, actualmente en vigor. Hoy, diecisiete años más tarde, cerca de ochocientas stenta y cinco hectáreas de zonas residenciales o industriales programadas y no programadas permanecen completamente baldías. Y lo que es más surrealista: en la previsión del nuevo PGOU, en fase de aprobación, se destinan más de 2000 nuevas hectáreas para la misma finalidad. En base a estos datos, es fácil concluir que la política urbanística en nuestra localidad durante las dos últimas décadas ha transcurrido por parámetros netamente especulativos. El urbanismo ha sido concebido como la principal política de “crecimiento económico”, y por tanto como la panacea para la solución de todos nuestros males.

¿Explanación o cantera?
El Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de Alcalá de Guadaíra de 1994 delimitó la zona arqueológica de Gandul. Asumía así los compromisos de la Resolución de 15 de octubre de 1.991 de la Dirección General de Bienes Culturales de la Junta de Andalucía, por el que se incoaba expediente de declaración de la zona arqueológica de Gandul como Bien de Interés Cultural (BIC), calificándose otras zonas como Suelo No Urbano (SNU), Suelo No Urbanizable por Interés Ambiental (SNU-AM), por Interés Forestal (SNU-IF), por Interés Agrícola (SNU-IA), o por Interés Paisajístico (SNU-IP). Cada una de estas declaraciones supusieron restricciones importantes del uso del territorio.

Estas buenas intenciones pronto fueron arrinconadas. La labor municipal se volcó en la gestión del crecimiento urbanístico, circunstancia que se constata por el importante número de modificaciones parciales del POGU: más de 40 1 . Esto ha significado de facto la redacción de un nuevo PLAN. La permisividad en cuanto al control de la proliferación de urbanizaciones ilegales, el establecimiento en plena cornisa de las canteras de “Los Majadillas” y “Palito Hincado”, un malogrado campo de golf y el incumplimiento de la Ley en lo referente a la zona arqueológica de Gandul 2, son hechos que vienen a corroborarlo.

En la medida en que los objetivos faraónicos han fracasado como resultado de la explosión de la burbuja inmobiliaria, la especulación no ha tenido más remedio que “tirar” de un elemento de alta calidad que está presente en las parcelas adquiridas: el albero 3.

Como antecedente, la Expo92 ya fue la primera infraestructura que capto importantes cantidades de albero de Los Alcores: “El Punto”, “La Nocla”, “Zacatín”..., explotaciones (canteras) a todas luces de la sección A) 4, que de haberse seguido los procedimientos legalmente establecidos, difícilmente hubieran conseguido la concesión administrativa de Industria 5 por su cercanía al núcleo urbano de Alcalá, entre otros motivos.

El patético y desolador panorama de venta de parcelas o extracciones ilegales de albero, donde lo menos importante son los núcleos de población, la ley, el medio ambiente, el patrimonio, o cualquier otro interés económico legítimo en la zona, manifiesta cuando menos una pésima gestión de lo público. El resultado de esta gestión es el beneficio de una pequeña minoría, y el perjuicio del patrimonio de todos. Los ciudadanos y las entidades que nos representan debemos exigir justicia, incluyendo la depuración de responsabilidades en el Gobierno Municipal.

Andaluces de Alcalá, 20 de enero de 2012
andalucesdealcala@gmail.com

1.- Alegaciones a la aprobación inicial del nuevo PGOU presentadas por Alwadi-ira.
2.- Sentencia 236/11 del Juzgado de lo Contencioso – Administrativo nº 14 de Sevilla de fecha 26 de octubre declarando ilegal el proyecto de actuación en suelo no urbanizable para centro de rehabilitación Proyecto Hombre. O la reciente paralización de las “labores de explanación en el lugar conocido como “La Isla”. Son dos éxitos de la sociedad civil, indicativos de lo que una labor de oposición consecuente, hubiese logrado en Alcalá.
3.- Hechos similares ocurren en Mairena del Alcor y Carmona.
4.- En el Título I de la Ley de Minas se reafirma la naturaleza jurídica de los yacimientos minerales de origen natural y demás recursos geológicos como bienes de dominio público y se mantiene la concesión administrativa como institución tradicional y principio básico de nuestro ordenamiento minero, ordenándose por secciones A), B), C)
5.- Ley 22/1973, de 21 de julio de 1.973, de Minas. Real Decreto 2857/1978, de 25 de agosto, por el que se aprueba el Reglamento General para el Régimen de la Minería. La competencia de la concesión administrativa es de la Consejería de Innovación Ciencia y Empresa de la Junta de Andalucía.












martes, 10 de enero de 2012

Andaluces de Alcalá frente a la precariedad y la temporalidad en el empleo: por un sindicalismo honesto, andaluz y de clase.

El nuevo gobierno del Partido Popular tiene como uno de sus objetivos inminentes la instauración de una nueva reforma laboral. Dicha reforma laboral tendrá como característica fundamental un aumento de la temporalidad y la precariedad en el empleo. Los trabajadores, que representamos a la inmensa mayoría de la población andaluza, volveremos a ver recortados nuestros derechos.

Pero lo peor de la situación no son las pretensiones del PP, sino la postura de los sindicatos UGT y CCOO. Continuando con su actitud pactista y sacrificando, incomprensiblemente, los intereses de los trabajadores. Estos sindicatos vuelven a declararse dispuestos a colaborar en la destrucción de nuestros derechos. En plenas vacaciones de Navidad, a escondidas de la mirada pública, UGT y CCOO han declarado, el 4 de enero, que aceptarán tres medidas desastrosas para los trabajadores de nuestro país: 1) una actualización salarial inferior a la subida del IPC en 2012 y 2013; 2) una conversión de los contratos de jornada completa en contratos de jornada parcial; y 3) una mayor facilidad para el empresario a la hora de “descolgarse” de los convenios sectoriales. En la práctica, esto significa: 1) que los trabajadores tendrán un sueldo inferior y serán por tantos más pobres los dos próximos años; 2) que podrán ser despedidos con más facilidad y tendrán mayores problemas para encontrar un trabajo digno; y 3) que los empresarios podrán violar los convenios que un día fueron conseguidos a través de la lucha de los trabajadores.

Desde el colectivo ciudadano Andaluces de Alcalá, entendemos que estas posiciones consolidan a UGT y CCOO en el papel de cómplices necesarios en la destrucción de derechos de los trabajadores de nuestro país. Animamos a las bases sociales de estos sindicatos a reflexionar críticamente sobre lo que están haciendo sus dirigentes y a actuar en consecuencia.

Finalmente, Andaluces de Alcalá celebra la puesta en marcha en nuestra localidad de una unión local del Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT). Entendemos necesario y urgente consolidar en nuestro pueblo una alternativa sindical que luche de manera inequívoca a favor de los trabajadores. Y animamos a todos los alcalareños a organizarse frente a quienes destruyen los derechos de los trabajadores y a quienes actúan como cómplices necesarios.

Andaluces de Alcalá, a 10 de enero de 2012