viernes, 21 de diciembre de 2012

Andaluces de Alcalá frente al cierre de la multinacional ROCA en Alcalá

El martes 18 de diciembre la empresa de sanitarios ROCA S.A. anunció en Barcelona su decisión de cerrar su fábrica de Alcalá de Guadaíra. La empresa se propone despedir a una cuarta parte de los dos mil trabajadores que tiene empleados en el conjunto del Estado. De las 486 personas que serán despedidas, 228 serán de Alcalá, donde la empresa cesará su actividad definitivamente.
La empresa justifica su decisión en la “crisis económica” y el “hundimiento del sector de la construcción”[1]. La crisis vuelve a ser presentada en el discurso de ROCA como una especie de catástrofe natural o maldición divina, que inevitablemente fuerza a la empresa al despido masivo de trabajadores. En la práctica, sin embargo, el fetiche de la crisis permite –una vez más- salvaguardar los beneficios económicos de sus propietarios y cargar todos los daños sobre unos trabajadores cada vez más desprotegidos.
Ante la dramática situación que se avecina para los trabajadores afectados, desde Andaluces de Alcalá queremos manifestarles nuestra solidaridad y nuestro apoyo. Es previsible –y deseable- que en los próximos días se organice algún tipo de protesta contra el cierre de ROCA. Andaluces de Alcalá apoyará sin ambages toda iniciativa que se plantee contra este cierre y por la búsqueda de una solución digna para los trabajadores. En todo caso, creemos que para afrontar el momento presente y el futuro inmediato es necesario hacer una reflexión en perspectiva sobre la historia de ROCA en Alcalá, y muy especialmente sobre el proceso de despidos de los últimos años, que ha desembocado en el cierre de la fábrica.
El presumible cierre de ROCA en Alcalá pone fin a cuarenta y cuatro años de actividad de la empresa en Alcalá. ROCA abrió su planta alcalareña en 1968, y desde entonces ha sido el símbolo del proyecto industrial-desarrollista en nuestra ciudad. ROCA ha encarnado para varias generaciones la imagen viva de una Alcalá “moderna”, que prometía empleo estable y de calidad frente a un entorno rural que sugería pobreza y subdesarrollo. Esto explica que el cierre de ROCA sea especialmente traumático para nuestro pueblo: con la marcha de ROCA se certifica la muerte del modelo desarrollista-industrial que durante medio siglo se ha pretendido implantar en Alcalá. ¿Cuáles han sido las características fundamentales de este modelo?
1)      Modelo de desarrollismo dependiente:
El modelo de industria potenciado en Alcalá no ha potenciado el aprovechamiento de nuestros propios recursos ni un desarrollo coherente con nuestra Historia. Por el contrario, se ha basado exclusivamente en ofrecer facilidades a las inversiones de capital extranjero. La multinacional ROCA, que hace cuarenta años llegó desde Barcelona buscando salarios bajos, se marcha hoy por la misma razón. Una economía dependiente de capital externo es una economía extremadamente vulnerable. Pero las autoridades locales, antes y ahora, prefieren rentabilizar políticamente la creación de un puñado de puestos de trabajo que potenciar un modelo económico sólido y autónomo. Los mismos que hoy se quejan del cierre de ROCA celebraron hace pocas semanas la apertura de Makro[2]. Pero Makro, como ROCA, no tiene más vínculo con Alcalá que los beneficios económicos, y se marchará el día en que estos beneficios le parezcan insuficientes.
2)      Organizaciones de trabajadores de tipo individualista-asistencialista:
ROCA ha sido el símbolo de un modelo de trabajador a nivel local. El trabajador de ROCA encarnaba la imagen clásica del obrero de “cuello azul”, con un trabajo relativamente estable y una conciencia de clase comparativamente mayor que la de otros colectivos. Sin embargo, esa conciencia y una alta tasa de afiliación sindical no han bastado para evitar la catástrofe. Creemos que es muy necesario replantearse las estrategias sindicales en este tipo de escenarios. El 11 de febrero de 2010 ROCA anunció el despido de ciento doce trabajadores en Alcalá. Un día más tarde UGT planteaba como respuesta “la presentación de alegaciones al expediente a título individual, teniendo en cuenta las particularidades de cada trabajador y para respetar la decisión de aquellos empleados que decidan aceptar las indemnizaciones y marcharse de la compañía[3]. Este modelo sindical, basado en la asistencia técnica a los problemas individuales de cada trabajador, ha demostrado ser incapaz de crear formas de resistencia eficaces contra los despidos en masa.
3)      Ausencia de referentes económicos alternativos:
La apuesta por un modelo de desarrollo industrial y dependiente de las inversiones foráneas no sólo ha sido potenciada desde las instituciones, sino que ha sido asumida por el conjunto de los actores sociales de Alcalá. Los partidos políticos, los sindicatos mayoritarios y la inmensa mayoría de organizaciones sociales en nuestro pueblo han asumido tácitamente que ese modelo de desarrollo es el único camino posible, y carecen de propuestas concretas para avanzar en otros modelos de economía local. Mientras se lamenta el cierre de una gran empresa se celebra la apertura de otra, en un bucle desastroso que nos aboca a la dependencia económica, a la precariedad laboral y al paro eternos.
Desde Andaluces de Alcalá creemos que, precisamente en el momento actual, es necesario atajar de raíz estos problemas que el cierre de ROCA pone al descubierto. Las mismas autoridades que han fomentado un modelo desarrollista de dependencia absoluta no pueden limitarse a lamentar públicamente el cierre de la fábrica. Es preciso dotarnos de unos representantes políticos que se involucren honestamente en estos problemas, y que sean capaces a su vez de involucrar al conjunto de los alcalareños.
También es necesario repensar la estrategia sindical. Esa estrategia no puede ser encerrada en las reuniones entre representantes de representantes. Es preciso potenciar un modelo sindical basado en el territorio, que sea capaz de salir de los centros de trabajo y de conectar con el conjunto del tejido social de Alcalá. Es preciso fomentar la auto-organización activa de los trabajadores entre sí y con el resto de sus vecinos. El asamblearismo, la horizontalidad y el principio territorial deben ser las claves en la sustitución de un modelo sindical burocrático-asistencialista que ha dejado de ofrecer respuestas.
Finalmente, seguimos apostando por construir una alternativa económica en Alcalá y en el conjunto de Andalucía. Frente al modelo desarrollista y de dependencia, es urgente cambiar hacia otro modelo económico, donde el objetivo sea el pleno empleo y la ocupación, el reparto de la riqueza y el desarrollo respetuoso con el medioambiente. Reiteramos en este sentido nuestra apuesta por las medidas concretas que hicimos públicas hace escasas semanas[4].  La restricción a la apertura de grandes superficies y el fomento del comercio local; la creación de una cooperativa local de servicios financieros; la constitución de un fondo municipal de inversiones sociolaborales para participar en sociedades mixtas que generen empleo en la localidad; o el desarrollo de cooperativas agroalimentarias locales son, entre otras, medidas concretas que sin duda mejorarían enormemente las expectativas económicas de los alcalareños. Medidas que cambiarían radicalmente el escenario desolador al que hoy se enfrentan los trabajadores afectados por el cierre de ROCA. Y medidas que no son incompatibles con el desarrollo industrial de Andalucía. En este sentido, es necesario que las instituciones andaluzas apuesten de manera decidida por la creación de un tejido industrial andaluz sólido y autónomo. La forja de esta industria propia sería una estrategia decisiva en el blindaje frente a la dependencia del capital extranjero. Y una alternativa al actual modelo económico que, una vez más, nos abandona.

Andaluces de Alcalá, a 21 de diciembre de 2012.



[1] http://economia.elpais.com/economia/2012/12/18/actualidad/1355835710_255435.html
[2] http://andalucesdealcala.blogspot.com.es/2012/11/no-lo-makro-y-si-lo-micro.html
[3] http://andalucesdealcala.blogspot.com.es/2010/03/sobre-los-despidos-en-roca-y-el-papel.html
[4] http://andalucesdealcala.blogspot.com.es/2012/11/no-lo-makro-y-si-lo-micro.html

No hay comentarios: