miércoles, 22 de agosto de 2012

El fuego hace estragos en los espacios naturales más valiosos de nuestro término municipal.

En la primera quincena de agosto "La Voz de Alcalá" informaba de un fuego en el Parque Oromana. Sus consecuencias la hemos podido ver y sufrir todos los que disfrutamos paseando por sus senderos. En concreto, el fuego ha afectado a la vegetación de la ribera, que desde el “Molino del Algarrobo” se extiende en dirección al lugar que conocemos como “El Bosque”.
Arroyo "El novillero"

Este incendio viene a sumarse a otros dos anteriores, uno junto a la pasarela que cruza el río a la altura del polideportivo de S. Juan y otro que calcinó un tramo de cañaveral en la antigua “Huerta de la Pañuela”, a la altura del “Instituto Albero”.

Estos incendios han coincidido en el tiempo con otros de mayor envergadura que han jalonado río, arroyos y vías pecuarias, pasando desapercibidos para la inmensa mayoría de la población alcalareña. Tres ejemplos especialmente sangrantes, muestran, una vez más, el abandono más absoluto en el que se encuentra nuestro término municipal.

El primero, y más espectacular, es el que ha devorado gran parte del “Arroyo del Novillero”, lugar reforestado, en parte, hace un par de años, por la Asociación Ecologista Alwadi-ira. El incendio ha afectado a unos 800 m de arroyo, con un perímetro de más de 1.400 m y una superficie de 11.000 m cuadrados. En esta zona se han quemando zarzas, rosales, taraje, carrizo, juncos, palmitos, esparragueras, espinos majoletos, fresnos, adelfas, olmos…

El segundo lugar que ha sufrido recientemente el embate del fuego es la conocida como “Cañada Real de Morón”, vía pecuaria que nace en el Descansadero de Trujillo y que discrurre, durante muchos kilómetros, paralela al río Guadaíra, sirviendo de límite entre Alcalá y otros pueblos. Este incendio ha afectado a más de 1.000 m de cañada en tres puntos diferentes, el primero en su inicio, entre el rancho del Minero y el rancho de Trujillo, el segundo en el cruce con el arroyo de “la Desgreñá”, donde se ha calcinado gran parte de la baranda de madera que protege el puente y el tercero, el de mayor extensión, situado en el lugar conocido como “Barranca Alta” o antigua “Pasá el Mellao”, donde han ardido más de 750 m de longitud, con un perímetro de 1.600 m y una superficie calcinada estimada de 24.000 m cuadrados, viéndose afectada una importantísima masa de palmas y algunos árboles de la plantación realizada por la Junta de Andalucía.

El tercer lugar que ha ardido, es el “Descansadero de Trujillo”, tanto en la margen izquierda como derecha de la carretera que conduce a Morón, viéndose afectada una superficie de unos 3.000 m cuadrados de pastizal, matorral y pinos de repoblación. Por suerte se ha librado la mayor parte del lugar…

Unos incendios que no tienen por qué estar relacionados unos con otros, aunque es relativamente fácil deducir a quién beneficia que arda determinadas zonas en época estival. Año tras año continuamos perdiendo masa arbustiva autóctona, continúan reduciéndose los lugares que sirven de refugio a animales y destruyéndose una labor en reforestación que ha costado tiempo y dinero a los contribuyentes.

Desde Andaluces de Alcalá, creemos necesaria el mantenimiento y vigilancia del espacio rural, una mayor comunicación con las explotaciones agrícolas y ganaderas de las zonas afectadas, un plan de recuperación de los lugares afectados por el fuego o degradados, así como la recuperación de las vías pecuarias y caminos, siempre contando para ello con la participación y colaboración ciudadana.

Alcalá de Guadaíra, a 22 de agosto de 2012

Andaluces de Alcalá
andalucesdealcala@gmail.com

No hay comentarios: