miércoles, 16 de mayo de 2012

La situación de Los Alcores. Algunas propuestas.

Los más de treinta y cinco kilómetros de alcor, entendido éste en sentido amplio y no sólo la caída desde las cornisas hasta la vega, que van desde El cortijo de La Motilla, El Mogotillo, las Lomas del Galloso y Ranilla en Carmona hasta Mateos Pablo, Gallegos, Rosalejos y Marchamorón en Alcalá de Guadaíra, han sido sometidos a un rápido proceso de deterioro como consecuencia, fundamentalmente, de la presión urbanística y especulativa de los últimos años. A ello se han unido la extracción de áridos y otros materiales, la expoliación del patrimonio arqueológico, la proliferación de escombreras y basureros, la sobreexplotación del acuífero, el arado en profundidad, la quema de las zonas forestales y los palmares, el abandono de lo público... Ante todo este estropicio, las Administraciones con competencias, Ayuntamiento y Junta de Andalucía, no han sabido o querido preservar nuestro patrimonio histórico y medioambiental, actuando como si todo fuera nada más que presente sin pasado y sin futuro. (1)

No hemos llegado a la situación del Aljarafe, aunque se ha actuado básicamente con los mismos planteamientos expansionistas. Aún así, el escarpe sigue mostrando aspectos dignos de destacar y proteger, pues el potencial patrimonial de Los Alcores deriva de sus numerosos recursos patrimoniales: históricos, arqueológicos, paleontológicos, etnológicos, paisajísticos, naturales, hidrológicos... Sus numerosos yacimientos arqueológicos, entre ellos: Ranilla, Martín Pérez, El Acebuchal, el Judío, Alcaudete, La Tablada, Santa Lucía, Bencarrón, Gandul, Maestre o Gallegos; su rico patrimonio arquitectónico civil y religioso como alcázares, castillos, palacios, haciendas, cortijos, iglesias, ermitas...; el patrimonio ligado al agua como sus huertas, norias, pozos, fuentes, abrevaderos, molinos, galerías...; sus restos de monte mediterráneo como el lentiscal de Ranilla, el Acebuchal y palmar de Gandul, dehesa del Judío, Trigueros o dehesa Nueva; sus miradores naturales; sus costumbres y fiestas, su toponimia, sus caminos y vías pecuarias, todo ello y más así lo confirman.

La riqueza de Los Alcores es de tal potencia que, pese a encontrarse poco valorada y desprotegida, la “explosión” de la burbuja inmobiliaria nos brinda una nueva oportunidad para su recuperación y puesta en valor.

En este contexto, es urgente la declaración de todo el conjunto con la figura de Zona Patrimonial y la creación de un “Parque Cultural” que lo gestione de una forma justa e integral. Sin lugar a dudas, es precisa la prohibición de todo tipo de nuevas construcciones en “El Escarpe” y su entorno, así como la recuperación y puesta en valor de la “Vía Verde”, antiguo “tren de los panaderos”. Urge su inclusión en los PGOUS o normas de Ordenación Urbana de los distintos municipios afectados, de modo que queden perfectamente reguladas las actuaciones y actividades destinadas a su conservación. Para ello es evidente que no basta con que algunos de sus espacios cuenten ya con ciertas calificaciones que no han servido para nada, como se demuestra en los casos de Gandul y Bencarrón. Se hace necesaria una protección de conjunto para la cual, como viene proponiendo desde hace cinco años la Plataforma en Defensa de Los Alcores y acogiéndose a la Ley de Patrimonio de Andalucía, parece adecuada la figura de “Zona Patrimonial con órgano gestor “Parque Cultural.

Igualmente, sería necesario por parte de los Ayuntamientos un esfuerzo en recuperar lo público, especialmente los caminos y, junto a la administración competente, las vías pecuarias, los descansaderos y demás espacios públicos, realizando un catálogo de todos ellos con sus respectivas descripciones y toponimia. Estas “calles rurales” servirán para mejorar la conectividad dentro del territorio del propio municipio y de la comarca y de la puesta en valor de la riqueza de esta posee.

Asimismo, sería importante que en los distintos pueblos se ubicasen Centros de Interpretación de toda la comarca, donde el visitante pueda conocer las distintas alternativas que ésta puede ofrecer. Se debería fomentar I+D de las huertas, como la producción de excelencia y ecológica, ello redundaría en la reactivación de huertas, cultivos y edificaciones que se han ido abandonando debido al “boom” de la especulación y el ladrillo. Otras propuestas interesantes serían la creación de huertos sociales; la restauración de los molinos como elementos patrimoniales claves; la elaboración de una estrategia de eliminación de los impactos paisajísticos, restaurando las canteras y cárcavas, si bien en aquéllas que se han convertido en lagunas debería ser estudiada la importancia que pueden tener para la avifauna; la eliminando vertederos y escombreras. Finalmente, hay que poner coto al expolio arqueológico y los Ayuntamientos de la comarca deben impulsar de forma decidida la figura de protección “Zona Patrimonial” y la necesidad del “Parque Cultural de Los Alcores” ante el resto de administraciones con competencia.

Desde el colectivo Andaluces de Alcalá consideramos que todas estas propuestas beneficiarían el fomento de actividades relacionadas con el medioambiente y el patrimonio: visitas culturales, senderismo, ciclismo, recorridos ecuestres e incluso el surgimiento de alojamientos de turismo rural que combinen la creación de empleo y protejan, al mismo tiempo, nuestro entorno medioambiental. Por este motivo respaldamos las iniciativas que se desarrollen en dicho sentido y exigimos a las administraciones que asuman sus responsabilidades en cuanto a su protección y puesta en valor.

Andaluces de Alcalá, 16 de mayo de 2012

(1) a) Documentos de Arquitectura y Patrimonio. “Alrededores. Una geografía patrimonial por Los Alcores y el Aljarafe.” EDap03/04, marzo 2011. Departamento de Proyectos Arquitectónicos ETSA, Universidad de Sevilla. b) “El Patrimonio de Los Alcores” “Una propuesta de Parque Cultural”. 2011. Plataforma en Defensa de Los Alcores.

No hay comentarios: