martes, 29 de mayo de 2012

De la ZONA AZUL o de cómo quitarle el blanco a la bandera de Alcalá

El Ayuntamiento de nuestra ciudad planea convertir en zona azul todo el área entre la Casa de la Cultura y La Plazuela, esto es: la calle Mairena desde la callejuela del Carmen, Pepe Corzo, General Prim, Pepe Luces, Luna y Juez Pérez Díaz, además de otras calles secundarias, lo que sigue demostrando que en estos tiempos de crisis continúa el “todo vale” en cuanto a medidas puramente recaudatorias se refiere.
De momento, según la Concejala Delegada de Gobernación, Mª Dolores Gutiérrez Peral, la medida no es firme hasta no escuchar la opinión de los vecinos, pero se deja ya caer para que cuando suceda, que acabará sucediendo, pues ya sabemos lo que este Ayuntamiento tiene en cuenta la opinión de los ciudadanos, no nos pille por sorpresa.
Todos los alcalareños y alcalareñas sabemos de la falta de un buen criterio circulatorio que soporta nuestra localidad, de lo cual el centro es la mayor de sus muestras, y cuya solución no es, insistimos, volver a tener que pagar por algo que ya hemos pagado entre todos con nuestros impuestos: ¿otro RE-pago como en la sanidad? Lo público no implica que “no sea de nadie”, sino al exactamente lo contrario, que es de todos y todas.
Una parte de los comerciantes del centro de Alcalá vienen por su parte reclamando esta medida, pues entienden que podría ser un impulso a su ya demasiado prolongada época de decadencia. Pero desde Andaluces de Alcalá denunciamos, como lo venimos haciendo desde largo tiempo también, que las causas del decaimiento del pequeño comercio alcalareño son de tipo estructural, y que deben ser contrarrestadas con medidas encaminadas a combatir las grandes superficies (donde hay pocos comercios y sólo hay franquicias), las multinacionales (que no dejan ningún beneficio en lo local) (1), y el monopolio de locales comerciales en manos de unos pocos propietarios (que controlan los precios sin permitir su abaratamiento), y no con medidas como ésta, que lo que hacen es encarecer y dificultar aún más el ir a comprar al centro.
Asimismo, tampoco podemos olvidar que la zona próximamente afectada no es sólo una zona comercial, sino también, y sobre todo, residencial. Las calles Mairena, General Prim o Pepe Luces no son las calles Sierpes o Tetuán de Sevilla, en las que a partir de las 20’30h ya no hay un alma en ellas, sino que son donde tienen su vivienda una buena parte de la población alcalareña, que además en su mayor parte sí efectúa sus compras en la misma zona.
En todo este asunto destacan por obvias dos cuestiones: Una, que Alcalá está falta de aparcamientos públicos, pero estos deben ser a precios asequibles y estar planteados como alternativa, no como obligatoriedad, y siempre acompañados a su vez de una buena red de transporte público. Y otra, que nuestros gobernantes siguen aprovechándose de nuestra falta de memoria colectiva, ¿o es que nadie se acuerda de la fallida implantación de la zona azul en el centro a principios de los años 90?, ¿o del prometido gran parking que se iba a construir en la antigua Plaza de Abastos, excusa además por la cual ésta fue desmantelada?


Andaluces de Alcalá

No hay comentarios: