martes, 4 de octubre de 2011

Andaluces de Alcalá contra la “privatización” de los espacios deportivos municipales

El colectivo ciudadano Andaluces de Alcalá hace público su rechazo frontal a la “privatización” de los espacios deportivos que está llevando a cabo el gobierno local. Estos espacios continúan siendo formalmente de titularidad municipal, pero han empezado a ser gestionados como si fuesen privados. Durante los últimos años, la inmensa mayoría de los campos de fútbol, de baloncesto, padel y otros deportes han comenzado a cobrar a los alcalareños por hacer deporte. Es difícil encontrar hoy en Alcalá canchas donde practicar deporte de manera gratuita. Y es importante recordar que el cobro por el uso estos espacios es característico de la empresa privada, y absolutamente incoherente con el sentido de servicio público que deben tener estas instalaciones.

Las canchas de fútbol-sala del polideportivo San Juan han pasado a cobrar una cuota fija por cada hora de uso. Pero estas canchas fueron ya pagadas –y bien pagadas- por los alcalareños en su día. Los alcalareños pusieron 620.000 euros de sus bolsillos para la remodelación de estas pistas (El Correo de Andalucía, 7/2/2009), que el ayuntamiento adjudicó a la empresa Martín Casillas. Sin embargo, y sin explicación alguna, los alcalareños que han querido usar estas pistas han tenido que seguir pagándolas.

Igualmente sangrante es el caso de las nuevas instalaciones deportivas del Campo de las Beatas. Durante meses, el Ayuntamiento “regaló” generosamente el uso de estas canchas a los alcalareños, que funcionaron de manera gratuita y lograron que mucho vecinos se acostumbrasen a usarlas. Posteriormente, y coincidiendo “casualmente” con el paso de las elecciones, fue después de éstas que el Ayuntamiento ha empezado a cobrar a los alcalareños por usar unas instalaciones públicas que les pertenecen.

El cobro por el uso de las instalaciones deportivas municipales constituye una contradicción con el carácter público de estos espacios. Además supone una forma indirecta de exclusión, pues el dinero de las cuotas supone un esfuerzo mucho mayor para los más débiles: parados, jóvenes, inmigrantes. Finalmente, la privatización de los espacios públicos supone un ataque frontal a nuestra cultura, por cuanto el uso intensivo de la calle, pública y gratuita, es una rasgo central de la identidad cultural andaluza. Es en la calle, en los espacios públicos y gratuitos, donde la ciudadanía se relaciona libremente y donde se organiza y se hace crítica. Eso parece no interesar a nuestros gobernantes, que prefieren al alcalareño dócil que no sale de su casa y del centro comercial. Andaluces de Alcalá anima a los alcalareños a reivindicar lo que es suyo, y a oponerse al ataque privatizador a nuestros espacios deportivos.

Alcalá de Guadaíra, a 4 de octubre de 2011

No hay comentarios: