domingo, 26 de junio de 2011

ANDALUCES DE ALCALÁ POR UN MODELO DEMOCRÁTICO DE RELACIONES LABORALES

A la espera del trámite parlamentario, el gobierno aprobó el pasado 10 de junio el Real Decreto-ley 7/2011 de medias urgentes para la reforma de la negociación colectiva, que desde tal fecha está en vigor. A la vista del mismo, se observan una serie de medidas que de nuevo repercutirán de manera desfavorable para los trabajadores y la sociedad en general:

a) Se apuesta por la desaparición de los convenios colectivos provinciales a favor de la negociación estatal. Esto significa que se centralizan las decisiones en Madrid, lejos de la realidad sociolaboral que deberá regular y en un guiño claro a los intereses patronales de centralizar los ámbitos de negociación.

b) Se prioriza la negociación en el ámbito de la empresa. El objetivo de esta medida es de un lado flexibilizar aún más la contratación laboral individual y de otro articular mecanismos que faciliten la inaplicación de lo pactado en ámbitos superiores. De hecho, el convenio de empresa tendrá prioridad en:

- Cuantía del salario base y complementos salariales, sin salario mínimo sectorial de referencia

- Abono y compensación de horas extra y turnicidad

- Horario y distribución del tiempo de trabajo, turnos y vacaciones

- Clasificación profesional

- Medidas para favorecer la conciliación

c) Se flexibiliza el 5% de la jornada laboral, que puede ser distribuida unilateralmente por la patronal a su conveniencia y de manera irregular. No es necesario ni justificar la decisión ni pactarlo con la representación legal de los trabajadores

d) Se condiciona la ultraactividad de los convenios, estableciendo plazos de denuncia y negociación de entre 8 y 14 meses. Así mismo se impone el arbitraje vinculante para los supuestos de desacuerdo.

e) Se facilita la aplicación de cláusulas de descuelgue, permitiendo que las empresas dejen de aplicar las subidas salariales pactadas.

Por tanto, y teniendo en cuenta lo antes dicho, desde Andaluces de Alcalá denunciamos:

1.- Que es un nuevo decretazo, adoptado por el Gobierno sin debate social, sin consenso de los agentes sociales y de espaldas a las verdaderas necesidades de nuestro modelo económico y social. Así mismo, la regulación por Decreto-ley es improcedente y se enmarca en el ciclo de decisiones precipitadas adoptadas en los últimos tiempos en materia laboral (reforma laboral, jubilación y ahora negociación colectiva).

2.- La nueva normativa está en la misma línea de la reforma laboral. De hecho significa una profundización en la estrategia adoptada que se ha revelado absolutamente inútil tanto para la creación de empleo como para la mejora de las condiciones sociolaborales de la clase trabajadora.

y 3.- No se atiende a las reivindicaciones sociales de nuevos marcos de relaciones laborales y protección social, por lo que llamamos a las centrales sindicales a combatir esta nueva norma que no hace sino profundizar en las más perniciosas consecuencias de la crisis económica que atravesamos.

Alcalá de Guadaíra a 25 de junio de 2011


No hay comentarios: