sábado, 21 de mayo de 2011

SITUACIÓN DEL PATRIMONIO HISTÓRICO EN ALCALÁ DE GUADAÍRA Y MEDIDAS A TOMAR PARA SU PROTECCIÓN.

El término municipal de Alcalá de Guadaíra posee una serie de condicionantes como son la extensión de su Término Municipal, con más de 287 km2; su proximidad a Sevilla, antigua Hispalis e Isbylia y a los puertos; encontrarse regada por río Guadaíra y por el arroyo de Guadairilla que, recorriendo el término en su totalidad de Sureste a Noroeste, fertilizan sus riberas, ofrecen recursos alimenticios (peces, mariscos, animales que se acercan a las aguas, vegetales….) y constructivos (Maderas, cañas…), recursos energéticos para molinos y batanes, buenas vías de comunicación…; la formación geológica de Los Alcores que por su topografía destaca sobre el entorno y que ofrece mejores oportunidades de defensa, mejor control del entorno y vías de comunicación, diversidad de recursos alimenticios, constructivos…, una gran abundancia en recursos hídricos permanentes, mejores lugares para el asentamiento; encontrándose recorrida por importantes vías de comunicación: Vía Augusta, Hispalis-Anticaria, Cordel de Gallego, Cañada Real de Morón, Río Guadaíra…

Todo ello ha propiciado que, ya desde antiguo, el hombre haya elegido nuestro término municipal como lugar para su asentamiento, por lo que su obra, ya sea en forma de construcciones que aún hoy quedan en pie como:
- Castillos de Alcalá y Marchenilla

- Palacio y Torre de Gandul

- Iglesias como Santiago, San Sebastián, El Águila, San Miguel, San Juan Evangelista de Gandul,…

- Ermitas como San Roque, Santa Lucía…

- Convento de las madres Clarisas

- Más de cuarenta haciendas, entre las que destacan La Soledad, Martín Navarro, Mateos Pablo, Los Ángeles, Zafra, El Maestre…

- Más de veinte cortijos, San Jorge de Algarabejo, Bucaret, Marchamorón, Maestre, Piedra Hincada, Gallegos, Los llanos de Gandul...

- Ranchos, como Cortijera, El Árbol o de la Viuda, El Minero,…

- Lagares como el de Los Jiménez

- Mas de Treinta Molinos harineros, al menos diez en el río Guadaíra, en Marchenilla, tres en Gandul, el de Cajul, el de rabo de Zorra, el de Oromana, el de Las Eras, el de La Tapada, los dos de Vadalejos, los de Zacatín, el de Los Ángeles, el de La Mina.

- Edificios industriales como las estaciones de bombeo del Adufe y La Retama, Harinera del Guadaíra, El Matadero,..

- Casas señoriales, Casas Molineras, Casas hortelanas y de recreo, Norias, Albercas, Abrevaderos, Fuentes, Puentes...,

- Kilómetros de Galerías…

Ya sea en forma de yacimientos arqueológicos, de los que, según un miembro de la Asociación de Amigos de la Arqueología “Lucurgentum” se distribuyen por todo el término municipal más de 500, de distintas épocas, calcolítico, bronce, tartésico, turdetano, cartaginés, romano, visigodo, musulmán,...y un largo etc, de los que podemos destacar algunas zonas como Gallegos, Maestre, Otivar, Marchenilla (lo que han dejado las máquinas), y sobretodo Gandul.

Sin hablar de las Vías pecuarias, de las que en Alcalá había más de 120 kilómetros y cuatro descansaderos, los caminos, más de cien caminos en nuestro término, según el catálogo elaborado por el propio Ayuntamiento de Alcalá, aunque no publicado y en el que se reconocen que un gran número se encuentran cortados, y vías férreas en desuso (Vía verde del alcor y vía desde el Sorbito a Morón de la Frontera y el Arahal, así como los edificios relacionados con ellas), pues también podemos considerar patrimonio histórico.

Pero esta abundancia de riqueza patrimonial, que en principio podría parecernos un elemento enriquecedor, de prestigio, posible motor de la economía a través de su recuperación y difusión, fomentando el turismo cultural y de ocio, para las administraciones, sobre todo las locales, parece ser un verdadero quebradero de cabeza y esto no es nuevo, ya viene desde antiguo.

¿Cómo se enfrenta la Administración al Problema?

¿Qué medidas parece que han tomado las administraciones?:

No podemos decir que en Alcalá no se haya hecho absolutamente nada.

Efectivamente en los últimos años se han tomado medidas referentes a algunos elementos patrimoniales como el castillo, algunos molinos o en los últimos días el puente viejo, es decir, alguno de aquellos elementos que la población ve diariamente, lo que unido a una publicidad aplastante, da como resultado, que buena parte de la población entienda por único patrimonio de Alcalá el castillo o que el Río Guadaíra sea identificado con el Parque de Oromana, el resto, la inmensa mayoría de nuestro patrimonio, no se ve, no es conocido y por tanto es como si no existiera.

Pero las administraciones tienen otras herramientas, y así,

- Cuando se proyecta una infraestructura como carreteras u otras obras de acondicionamiento caminos, jardines, etc, en general y para no entorpecerlos, en los proyectos jamás aparecen yacimientos arqueológicos, edificios rurales de interés, vías pecuarias, caminos o acuífero… que puedan verse afectados. Así ocurrió con el trazado de la Autovía Sevilla-Málaga, donde no se tuvo en cuenta el paso del cordel de Pelay Correa, el cordel de Marchenilla, ni los restos arqueológicos de los cerros de San Juan, ni la villa romana en el camino de bajada de Gandul a la dehesa de la Madre…; o en el trazado de la A-392, carretera Alcalá de Guadaíra a Mairena no se tuvo en el paso del Cordel de La Camorra, dejando sin conexión Gandul con la Dehesa Nueva; o en el trazado de la S-40 donde aparecieron varias villas romanas, necrópolis y unas termas. Durante el periodo de alegaciones al proyecto no hubo ninguna alegación referente a ellas; o las obras del colector de la cárcel de Mujeres, que destruyeron buena parte del molino de Tragahierros, o las obras de acondicionamiento del camino de bajada a Las Aceñas y la Huerta de la Alegría, donde no se tuvieron en cuenta el yacimiento arqueológico de Santa Lucía, apareciendo restos de diversas épocas; o los restos de tégulas, ladrillos y piedras de molino aparecidos en el arroyo de la Fuensanta, y que con posterioridad han sido destruidos con la remodelación de la zona; o los restos aparecidos en la ampliación del Parque de Oromana o las huertas de la Isla, de los que no hemos oído nada; o Proyecto Hombre en el antiguo campamento de Las Canteras, en Gandul….

- Cuando se solicitan autorizaciones para una explotación de cantera de extracción de albero (Recursos de la Sección A), en los Estudios de Impacto Ambiental, que presentan las empresas, jamás aparecen yacimientos arqueológicos, edificios rurales de interés, afecciones de vías pecuarias o caminos, al acuífero…, aunque sea dudoso el cumplimiento de la propia Ley de Minas, y por supuesto desde la Administración, Ayuntamiento o Junta de Andalucía, difícilmente se ponen trabas a este, y así ocurre que se destruyen importantes yacimientos arqueológicos, se pinchan los acuíferos, no se restauran las canteras o se convierten en polígonos industriales como ha ocurrido en Las Majadillas, Palito Hincado, Piesolo, Piedra Hincada, Santa maría… ; o lo que es peor, se recurre a declarar las canteras como meras explanaciones, como en La Isla o, con nocturnidad y alevosía, se extrae el albero sin ninguna autorización y nadie sabe quién ha sido, como algunas excavaciones en la Isla y cordel Gallegos.

Sólo gracias al esfuerzo de grupos sociales como la Sociedad Ecologista Alwadi-Ira, se ha conseguido que las Administraciones reaccionen, en algunos casos, obligando a cerrar algunas explotaciones por incumplir la Ley, o que hayan sido sancionadas, aunque lamentable la sanción por destruir un yacimiento arqueológico o pinchar el acuífero repetidamente sea meramente testimonial.

- Cuando un agricultor o particular destroza un edificio de interés o un yacimiento, catalogado o no, sencillamente lanzan información en todos los medios posibles, avaladas por arqueólogos, si es necesario, quitando hierro al asunto, es decir, que allí no hay nada de valor, y por supuesto, nada de sanciones o si las hay son irrisorias, como ocurrió en 2005 con el Molino Nuevo de Marchenilla en San Juan de Dios, Villa romana destrozada en 2009 junto al cortijo de Marchamorón y cuyos restos se depositaron en el cordel de Gallegos, o las casas de la Huerta de San José y Huerta del Cura…

- Criticando por oportunista las propuestas, estudios o publicaciones sobre patrimonio que proponga cualquier grupo o personas individuales, pues parece que en Alcalá solo saben o solo pueden hablar de patrimonio aquellos que cumplan un determinado perfil, utilizando todos los medios y personas que tienen a su disposición, como a ocurrido y está ocurriendo con la propuesta de protección de Los Alcores con la Figura legal recogida en la ley de Patrimonio Histórico de Andalucía de Zona Patrimonial y órgano gestor Parque Cultural, llevada a cabo por la Plataforma en Defensa de Los Alcores, alguno de los últimos libros publicados en Alcalá, o incluso a cualquiera que se atreva a opinar algo sobre patrimonio.

- Convertirse en paladines de todos aquellos temas que parecen conectar con la sociedad, dejando pasar el tiempo, para que se olvide y meterlo en un cajón.

Todo ello se resume en el caso paradigmático de Alcalá de Guadaíra, Gandul, uno de los pocos Bienes de Interés Culturales de Alcalá y que, sin duda, es el elemento patrimonial más importante de nuestro pueblo, del que el Ayuntamiento, ya desde antiguo, jamás ha querido saber nada.

Cuando eran los militares los que lo usaban, y si se realizaba alguna denuncia del uso de la necrópolis y villas romanas como zona habitual de prácticas de carros blindados, rápidamente recurrían a la excusa de la titularidad y competencia de la zona, ”esto es del Ministerio de Defensa”, o a justificar cuando no a negar los hechos.

Cuando los militares se marchan del cuartel Las Canteras, dejando abandonada a su suerte todas las instalaciones, al poco se cede o se vende, más de la mitad de las mismas a la multinacional General Dynamic, quien valla el recinto, en el que sigue con sus prácticas, y no conformándose con ello saca sus máquinas por el resto del antiguo campamento abriendo nuevos caminos y removiendo la tierra, destrozando la fina capa que separa la arqueología de la geología.

Y en el resto, lo que no está vallado, no les importa que haya un uso abusivo por partes de numerosos colectivos,

- Como los jugadores de Paint Ball, que llevan cerca de diez años apoderándose de buena parte de las edificaciones y eucaliptales

- Los motoristas que no les importa seguir destrozando la zona, como estaban haciendo el domingo pasado. El domingo día 08 de mayo de 2011, decenas de motos convocadas por un conocido club de Alcalá estaban realizando carreras. Habían montados sus carpas.

- Los que se dedican a cortar eucaliptos, ya sea para consumo propio o para venta de madera.

- Los que van a disfrutar de un buen día y dejan todas las basuras, cada vez menos afortunadamente.

- El pastoreo abusivo.

- El paso de vehículos sin control.

- Los que siguen expoliando el patrimonio arqueológico

- Y otros usos más respetuosos pero que habría que ordenar como: Vuelo de aviones, paseos a caballo, cicloturismo, senderismo, recolección de espárragos, tagarninas, caracoles, tomillo,…

Y mientras dentro de la finca de Gandul, el palmar arde de tarde en tarde, arde el arroyo de La madre, se arrancan palmas, pero hay que creerse que son labores propias del trabajo agrícola, que para eso lo dice la autoridad competente, se destruye todo el yacimiento debido a los arados abusivos, sacan a la luz los cimientos de decenas de edificaciones, se permiten nuevas construcciones en su entorno, tanto en Mairena del Alcor como en Alcalá, se sigue permitiendo la destrucción total de Las Majadillas y por supuesto se sigue expoliando por el viejo método del detector de metales.

El año pasado, por estas fechas, pudimos escuchar la versión de la Administración sobre la situación de Gandul y el Parque Cultural, a través de D. Enrique Domínguez Berenjeno, quien además de considerar que la situación de Gandul no era en absoluto delicada, de exponer la infinidad de legislaciones que, según él, hacen de Gandul un zona perfectamente protegida, de afirmar que era vigilada continuamente por las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, afirmó que ya hacía tiempo que se estaba elaborando el proyecto para delimitar la Zona Patrimonial, es decir, ya hace, al menos dos años que se está trabajando en ello, pero de momento la situación ha mejorado muy poco, todo lo contrario, por no hacer ni siquiera se ha acondicionado el firme de la Famosa Vía Verde del Alcor, ni se han instalado contenedores para depositar los residuos, ni…

¿Qué medidas podemos proponer, que repercutan favorablemente sobre el patrimonio de nuestro pueblo?

A nivel general, en el término municipal de Alcalá de Guadaíra, habría que realizar o finalizar el estudio y catalogación exhaustivo de todos los elementos patrimoniales susceptibles de proteger, solicitando la declaración de Bien de Interés Cultural para algunos de ellos como la Hacienda de la soledad o Mateos Pablo, y exigiendo el cumplimiento de las leyes no sólo a los particulares, también a todas las administraciones implicadas y realizar una ardua labor de difusión.

En cuanto a Gandul, se hace necesaria la urgente declaración de Zona Patrimonial de Los Alcores, con órgano gestor Parque Cultural que proporcione un Plan de Uso y Gestión donde se establezca entre otros:

- Forma de Acceso.

- Bolsas de aparcamientos.

- Actividades compatibles con el lugar y zonificación de las mismas.

- Recuperación de todos los elementos públicos: El antiguo campamento, la amplísima Red de Caminos, la Vía férrea y sus edificaciones, etc.

- Estudio y catalogación de patrimonio arqueológico:

o A través de convenios con la Universidad

o Con campos de trabajo

o Escuelas taller

o Haciendo partícipes desde la Universidad, institutos, colegios y a la población en general.

- Acuerdos con los propietarios de la zona como Gandul o Martín Navarro para llevar a cabo un uso más racional y respetuoso de las técnicas agrícolas.

- Detener el avance de las nuevas edificaciones y canteras, es decir, proteger el entorno del Parque Cultural.

- Y por último darle la divulgación suficiente para que este patrimonio deje de ser un problema y se convierta en un motor de la cultura, de la naturaleza, del ocio y de la economía de nuestro municipio.
 
Antonio Gavira Albarrán
 
Alcalá de Guadaíra, 21 de mayo de 2011

No hay comentarios: