domingo, 22 de mayo de 2011

COMUNICADO ANTE LAS MOVILIZACINES DE 15 M. Andaluces de Alcalá respalda las concentraciones que se vienen desarrollando en numerosas ciudades de la geografía española y andaluza.

Ante el continuo retroceso en los derechos y libertades, miles de personas han ocupado numerosas calles y plazas de ciudades y pueblos. Se han embarcados en un proceso de debate e interiorización de las perversas consecuencias que conllevan, para el planeta y para millones de personas, continuar apostando por el actual sistema neoliberal, y manifiestan que es necesario un modelo menos agresivo con el medio ambiente, más democrático, más equitativo y más respetuoso con los pueblos.


La visualización por todos los ciudadanos de la implementación de políticas económicas globales desde centros de poder lejanos y antidemocráticos: Banco Mundial, Fondo Monetario Internacional, eje franco alemán o EE.UU, o “el mercado”, que se han concretado en reducciones de sueldos y congelación de ofertas de empleo en el sector público, salarios precarios, desregulación y despidos masivos en el sector privado, recortes de pensiones, hipotecas abusivas, eliminación de políticas sociales, privatizaciones a todos los niveles, incluido la enseñanza universitaria, Plan Bolonia, etc. etc. para enjugar el hundimiento económico de entidades financieras y especuladores, ha activado la espoleta de la indignación ciudadana.

Igualmente se busca uniformarnos a todos los niveles: cultural, alimenticio, ... El sistema se aferra a una fuerte dependencia del petróleo, como garantía de una producción intensiva que viaja miles kilómetros antes de llegar a nuestro plato, cuando estos mismos productos se podrían elaborar a escala local. Consideramos que frenar el cambio climático y atajar la crisis ecológica global implica modificar de raíz el modelo de producción, distribución y consumo, y no simples medidas o retoques cosméticos. Las soluciones a la crisis ecológica pasan por tocar los cimientos del sistema, por tocar el “disco duro” del modelo.

Dicho retroceso, en las condiciones económicas generales, ha ido de la mano de una evidente pérdida de libertades. Estamos asistiendo al perverso monopolio informativo de los dos grandes partidos sistémicos. La mayoría de los medios de comunicación de masas: prensa, radio y televisión están bajo su dirección o ámbito de influencia. A nivel local se traduce en el reglamentos de participación ciudadana antidemocráticos y coercitivos, un ejemplo son las multas por colocación de carteles para los grupos asociativos, especialmente los críticos, cuando ellos utilizan el mobiliario urbano y espacios públicos a su antojo para el anuncio de todas sus hazañas y campañas.

Es evidente que dicha indignación tiene muchos más motivos, así la utilización de lo público como chiringuito particular por los dos grandes partidos, la mala gestión, la corrupción... han contribuido a la toma de conciencia. No obstante la indignación viene concretándose desde hace meses en las masivas manifestaciones llevadas a cabo por los empleados de la Junta de Andalucía contra la reforma del sector público andaluz, entre otros muchos ejemplos, síntomas todos de un gran malestar en el seno de la sociedad. En dicho sentido, las manifestaciones y ocupaciones de plazas pueden suponer, deseamos que supongan, un paso cualitativo más en la toma de conciencia colectiva a la que no podemos de dejar de apoyar desde Andaluces de Alcalá.

Es importante sustanciar, debatir, ir concretando espacios de colaboración y organización entre los diferentes colectivos que empiezan a moverse en la línea de que otro modelo es posible. La receta pasa por acumular fuerzas, respetar los proyectos diferentes y llegar a alianzas en lo que nos une, los cambios no se dan espontáneamente desde arriba sino que son fruto de la presión y la lucha en la calle, entendiendo calle en un sentido amplio, imprescindible para garantizar la supervivencia del planeta y de un ser humano libre. Hay que perder el miedo frente a la injusticia, pues no hay ningún automatismo entre las condiciones objetivas y los cambios necesarios, hay por tanto que reconstruir una cultura de la movilización, de la solidaridad y de participación en los asuntos colectivos, en los centros de trabajo, los barrios, los centros de estudio...

Andaluces de Alcalá
Alcalá de Guadaíra, 22 de mayo de 2011

No hay comentarios: