sábado, 5 de marzo de 2011

La ciudad de Talavera

Como muchos ciudadanos y ciudadanas de Alcalá habrán descubierto con la reciente exposición sobre Talavera en nuestro Museo local (1), hubo un tiempo en que a Alcalá se la conoció como “la ciudad de Talavera”, en referencia a las innumerables obras de este insigne exponente de la arquitectura del regionalismo de la primera mitad del siglo XX. Estilo éste, el de la arquitectura regionalista, particular y propio que hoy día ya ningún arquitecto serio que se precie de serlo, es capaz de negar su existencia, como durante mucho tiempo se ha hecho queriendo negar la evidencia; y que no sólo ocupa la Plaza de España de Sevilla, como despectivamente muchas veces se ha escrito, sino que abarca otras localidades de la provincia -como Alcalá- y se extiende por zonas de Cádiz, Córdoba, Granada o el lejano Jaén, por poner unos ejemplos (2).

Hubo un tiempo en que a Alcalá se la admiró… por su urbanismo… aunque hoy suene paradójico, en esta loca era de rotondas, selváticos parterres, edificios-cubo, farolas look IKEA, y fuentes de un millón de euros, como futurista telón de acero para tapar las vergüenzas de la depauperada Rabesa. Una era que no se amedrenta a la hora de arrasar joyas como la del antiguo mercado de abastos de la calle Nuestra Señora del Águila, o de dejar caer por su propio peso y el desuso otras como el antiguo cuartel de la Guardia Civil y posterior comisaría de la Policía Nacional en la Plaza del Derribo (3) -que además conservó durante todo el franquismo el escudo de Alcalá con la corona mural-, frente a la Iglesia de Santiago, reformada también por Talavera y que hoy se las ve y se las desea para poder financiar y llevar a cabo su merecida y dignificante restauración (4).

Pero todo esto se extiende además a otros estilos arquitectónicos dignos de conservarse -como suele decirse- para las generaciones venideras, siendo el más castigado, por ser el menos valorado de todos, el de la denostada arquitectura popular. En esto, por suerte o por desgracia, no es Alcalá la única, y ahí están Sevilla y Triana de cercana muestra. El caso más actual es el del recientemente clausurado edificio de los juzgados 1 y 2 de la Plaza del Duque (sobre la situación de la in-Justicia en Alcalá ya lo tratamos recientemente en otro artículo (5)), muestra gráfica de cómo esta arquitectura popular se derrumba ante la pasividad de las autoridades (6).

Como venimos insistiendo Andaluces de Alcalá desde nuestros inicios, lo realmente importante de conocer nuestro pasado es el poder así proyectar con una buena y sólida base nuestro futuro, y no jugar a un mero “cualquier tiempo pasado fue mejor”. Nada más lejos de la realidad, puesto que como cualquier entendido conocerá, la particular afección de Talavera, Juan de Talavera y Heredia, por el bando de los sublevados en 1936 no nos hace precisamente reivindicar su persona tal cual y descontextualizada, sino su obra. Eso debe ser parte integrante también de una rigurosa Memoria Histórica alejada de tópicos y vehemencias, el aprender a vivir de una vez por todas con nuestros fantasmas y nuestras contradicciones como pueblo vivo y en movimiento. Con respecto a esto, no podemos resistirnos a hacer una breve referencia a la revista alcalareña de principios del siglo XX Oromana. Publicación del entusiasmo ardiente por la Bética, ubérrima e inmortal, hermana de la revista Bética. Revista Ilustrada, pieza importante tanto en la configuración y desarrollo del regionalismo en todas sus facetas artísticas como del primer Ideal Andaluz (7).

No hubiera estado nada mal, ya para concluir, que los responsables municipales, en vez de mirarse en el espejo de las arquitecturas europeas, lo hubieran hecho un poco en el espejo de la arquitectura alcalareña y andaluza para proyectar algunos de los nuevos hitos recientemente inaugurados -todos en épocas de precampañas electorales-, como el Puente del Dragón, la nueva Biblioteca pseudo-Pública José Manuel Lara, o el Teatro Auditorio Riberas del Guadaíra.

…si es que nunca estamos content@s con nada…

(2) Manuel Medina Casado, Andalucía desde Jaén. Nuevas aportaciones para entender Jaén en Andalucía, Centro de Estudios Históricos de Andalucía, Jaén, 1999
(3) El PA denuncia que la antigua sede de la Policía lleva cinco años en “absoluto abandono”:
Descartada la vieja comisaría como palacio de justicia de Alcalá de Guadaíra:
(4) Para más y mejor información sobre la obra de Talavera: Alberto Villar Movellán, Juan Talavera y Heredia, Diputación Provincial de Sevilla, Sevilla, 1997
(6) Cierran dos juzgados y el Registro Civil por el mal estado de los edificios:
(7) Para más y mejor información: Jesús Vergara, Guía Histórica de la Sevilla Andalucista, Atrapasueños, Sevilla, 2010; y Jacobo Cortines Murube, Índice bibliográfico de “Bética, Revista Ilustrada” (Sevilla 1913-1917), Diputación Provincial de Sevilla, 1971

Alcalá de Guadaíra, 5 de marzo de 2011

http://andalucesdealcala.blogspot.com/
andalucesdealcala@gmail.com



No hay comentarios: