jueves, 30 de diciembre de 2010

LA MUJER EN PALESTINA


http://unia.blip.tv/file/4453091/

Ponencia sobre la mujer en Palestina de María José Lera Rodríguez, doctora en Psicología Evolutiva de la Universidad de Sevilla Clausura de la Jornada Internacional Género y desarrollo humano organizada por la Cátedra UNESCO en Derechos Humanos e Interculturalidad de la UNIA, dirigida por Ángeles Castaño.

Alcalá de Guadaíra, 30 de diciembre de 2010
http://andalucesdealcala.blogspot.com/
andalucesdealcala@gmail.com

Cartas navideñas, regalos y democracia

Esta mañana, al recoger a mi hija de la guardería, había dentro de su maletita una carta firmada por el alcalde (y pagada, presumiblemente, por todos los alcalareños). En esa carta, el mismísimo señor alcalde de Alcalá se felicita por la declaración de Alcalá como “ciudad amiga de la infancia” (¿?), felicita la Navidad a los niños alcalareños con un abrazo y aprovecha para anunciar la apertura de la nueva biblioteca.

Sospecha uno que el objetivo real de esta carta puede ser la propaganda política del partido en el gobierno. Teniendo en cuenta que mi hija tiene un año y medio, y que ni ella ni sus compañeros saben leer debido a sus cortas edades, parece que la carta está dirigida a los padres de los niños más que a los niños mismos. Lo cual implica, ni más ni menos, convertir a la infancia en objeto para la difusión de propaganda política. Y esto es muy grave. No hablamos ya de propaganda hortera ni de propaganda agresiva. No hablamos de revistas que insultan a la inteligencia ni de periódicos que insultan a las personas mismas. Hablamos de propaganda que utiliza a los niños y que rebasa de esta forma los límites de lo éticamente aceptable. Algo impropio de una ciudad “amiga de la infancia”.

Pero hay más. En su carta, el alcalde anuncia la nueva biblioteca como “un maravilloso regalo” que recibimos todos los alcalareños. No, señor alcalde. La biblioteca no es ningún regalo: es un servicio público elemental que pagamos entre todos. Ni usted ni su gobierno le ha regalado nunca nada al conjunto de los alcalareños. No sé si algún alcalareño se sentirá en deuda con usted por algún favor personal. Pero la ciudadanía, en su conjunto, no le debe nada a nadie. Regalos hacen los caudillos a los súbditos. En las democracias, el concepto de regalo es incompatible con el de servicio público.

Con esta carta navideña pido a nuestro alcalde un único regalo para estas fiestas: que no vuelva a dirigirse a mi hija en esos términos. Y puestos a pedir, pido a los alcalareños que no “regalen” su voto. A nadie.

Alcalá de Guadaíra, 30 de diciembre de 2010

miércoles, 22 de diciembre de 2010

Cinco deseos por Navidad.



Se acerca la navidad y como todos los años los estudiantes de la Facultad de Psicología se implican todo lo que pueden en cumplir los deseos de los niños y niñas que viven más desamparados en Alcalá de Guadaira, los niños y niñas de la Verea del Cerero.

En este suburbio de la Verea del Cerero, a cinco kilómetros del pueblo viven 6 familias en condiciones que ya hemos denunciado como infrahumanas. Las denuncias se iniciaron en el año 2003, y aún continúan, con poca o casi nula actuación por parte de la delegada Mariló Gutiérrez de asuntos sociales del ayuntamiento de la localidad.

Esta gran familia (pues todos son primos o hermanos) está compuesta por seis mujeres que a duras penas tiran de sus hijos (28), hijas (10) y dependientes a su cargo (tres) como buenamente pueden, sin tener ni luz, ni agua, ni ventanas, ni puertas, ni camas, ni siquiera un techo sin agujeros. A pesar de las denuncias al defensor del pueblo, reclamaciones en el ayuntamiento, solicitud de visita con el alcalde, los logros conseguidos se limitan a que una familia con sus cinco hijos viven en el pueblo en un piso que no se llueve, con agua y con luz; una única familia a pesar de las demandas interpuestas sin respuestas ninguna por parte de las autoridades responsables. .

Ante esta realidad los estudiantes de psicología en un ejercicio de solidaridad y de intentar potenciar la resiliencia en este colectivo, los visitamos e intentamos cumplir sus cinco deseos por navidad (que se resumen en zapatos, chandal, mantas, calcetines, y quien más pide una bicicleta), aunque el real ni siquiera es mencionado por considerarlo imposible: una casa, un hogar, una cama, unas necesidades básicas que a estas alturas del siglo XXI en el mejor pueblo del Sur de España sea casi imposible imaginarse que suceda (y ya que bien se encargan los medios de ocultarlo).

Las medidas para la protección de estas familias, implicaría usar ni un 5% de los 228.000 euros que el ayuntamiento ha conseguido para la intervención con familias en riesgo de exclusión social, pero como ya están excluidas (no están en riesgo) asumimos que no habrá dinero para ellas, al menos así han sido informadas, y a sobrevivir otro invierno más en condiciones que no se dan ni en los sitios más pobres del planeta, y aún menos cuando a pocos metros se observan las luces de neón anunciando las grandes campañas navideñas, el decorado en las calles, mostrando que hay luz para todos, menos para ellos, los excluidos, que se quedan fuera de las convocatorias de escuelas de verano, desayuno escolar, inserción laboral, viviendas de protección, asistencia básica,

psicológica, médica, de desplazamientos, reyes magos, etc. etc. etc.. Por no tener, ni siquiera tienen una bombilla para tranquilizar a los niños que lloran aterrados cuando las ratas los visitan en el suelo con las que cohabitan.

Esta es también nuestra Alcalá, aunque choca con las declaración de Mariló Gutiérrez Peral, que insiste en que el Ayuntamiento siempre ha volcado esfuerzos en el apoyo a las familias con múltiples programas que abogan por la integración, la autonomía, y la protección. Las nuestras, como siempre no son “familias”, son simplemente los excluidos y olvidados, así pues no existen.

Alcalá de Guadaíra a 22 de diciembre de 2010

http://www.psicoeducacion.eu/la-verea

lunes, 13 de diciembre de 2010

El antiguo trazado del Tren de “los Panaderos”, la mal llamada “Vía Verde de Los Alcores”.

La “unidad Geomorfológica de Los Alcores” es una franja elevada del territorio que se extiende desde el río Corbones, en el término municipal de Carmona, hasta una zona indefinida entre el cortijo de “Zafra” y el de “Mateos Pablo”, una vez superado el río Guadaíra, y siempre dentro del término municipal de Alcalá de Guadaíra. Es este el marco por el que discurre, en su mayor parte, el antiguo trazado del “Tren de Los Panaderos”, la mal llamada “Vía Verde de Los Alcores”.

Si viniésemos desde Sevilla en el mítico tren, después de dejar atrás el molino de “Cerrajas” y los dos de “Peley Correa”, hoy en ruinas, nos encontraríamos con la hacienda “La Piñera” y la fuente-abrevadero del “Mal Nombre”, prácticamente desaparecida; seguidamente, pasaríamos junto a la antigua estación de bombeo de la “El Adufe”, inaugurada por los ingleses (The Seville Water Work Company Limited) en 1883, en franco proceso de deterioro, y pasaríamos a un tiro de piedra del molino de origen árabe llamado “Del Realaje” o “Pié Alegre”, cuyas referencias se remontan al repartimiento de Fernando III a mediados del siglo XIII.

El cerro que corona el “Castillo de Alcalá” se salva mediante un túnel, el único que atraviesa Los Acores y que nos transporta a la plaza y fuente llamadas de “El perejil”. Continuaríamos el recorrido por las explanadas donde estuvieron la desaparecida estación y convento de “San Francisco”. El río Guadaíra, siempre a nuestra derecha, jalonado de numerosos molinos harineros.

En su discurrir hacia la aldea de “Gandul”, dejamos a un lado el reformatorio “San Francisco de Paula”, testimonio de una época donde prosperaron en Alcalá importantes construcciones de estilo regionalista. En lontananza, el Castillo de Marchenilla. Más cercanos, los nueve molinos del arroyo del mismo nombre, hoy abandonados, transformados o desaparecidos.

Al llegar a la estación de la aldea de Gandul, en ruinas, divisamos los restos de la posada donde se alojó Washington Irving, en su divulgado viaje a Granada. Anejo, un antiguo molino de aceite, en igual estado de conservación.

Antes de dejar el término de Alcalá de Guadaíra se atraviesa uno de los pocos palmares de Andalucía; una necrópolis dolménica; una ciudad romana situada en “La Mesa” y todo presidido por el valuarte de “El Toruño”, atalaya de la muralla que protegió un poblado de la época del Bronce. Después de dejar atrás la vaguada denominada “Cañada Honda”, donde aún se conserva una fuente romana, entramos en el término municipal de Mairena del Alcor, y en otro tramo de la vía que finaliza en Carmona, no menos importante y en igual estado de abandonado.

El 10 de enero de 1873 se inaugura el primer tramo del ferrocarril Sevilla-Alcalá de Guadaíra, popularmente llamado “Tren de los Panaderos”. Por problemas financieros, no entraría en servicio hasta 1879. (1) El proyecto original contemplaba su extensión hasta Montilla y allí conectaría con Córdoba - Antequera, (2) aunque, definitivamente, se quedaría en Carmona. Los 42 kilómetros de línea permanecieron en funcionamiento hasta 1965, en Carmona; el último viaje se realizó 1975 hasta Alcalá de Guadaíra. (3)

Cuando el primer Ayuntamiento democrático se constituye en 1979, se encuentra un trazado abandonado, una población dormitorio en crecimiento y unos problemas de transporte evidentes. Los sucesivos gobiernos municipales pudieron llegar a la conclusión de que Alcalá necesitaba un tren de cercanías, reutilizando el antiguo trazado, pero ese no fue el caso. Treinta años después, la vía del ferrocarril permanece completamente abandonada y las instalaciones son ruinas.

El PSOE, en tres décadas, ha tenido dos ideas: primera, llamar “Vía Verde de Los Alcores” al antiguo trazado del ferrocarril, simple propaganda a la que nos tienen acostumbrados, (4) pues las actuaciones han sido prácticamente nulas. Queda pendiente su deslinde y la recuperación de lo usurpado por los amigos de lo ajeno, la reparación del trazado, la reforestación de sus márgenes, la colocación de paneles explicativos en los diferentes elementos patrimoniales asociados o próximos a su trazado y su divulgación para su disfrute por los ciudadanos: senderistas, ciclistas, etc. La segunda, el tranvía, inconcluso, Alcalá-Universidad Pablo de Olavide, que se intuye como un completo fracaso, pues no beneficia ni a los trabajadores de los polígonos industriales ni a los desplazamientos directos Sevilla-Alcalá.

(1) http://www.mayrena.com/Historia/Ferrocarril.htm  Jose Manuel Navarro Domínguez. Profesor de historia.
(2) Mapa “Líneas de Ferrocarril España y Portugal Cuerpo de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos 1878”
(3) Crónicas y Memorias de Alcalá de Guadaíra / Francisco García Rivero.Edición del autor, 2006

Alcalá de Guadaíra, 13 de diciembre de 2010
http://andalucesdealcala.blogspot.com/
andalucesdealcala@gmail.com