martes, 13 de julio de 2010

El dinero del ayuntamiento, es dinero de todos

Asistimos impertérritos últimamente a un alarmante gasto que el ayuntamiento dedica a la financiación de "la revista" (2.063.215€ con un presupuesto total para la Agencia Municipal de Comunicación, unos 796 millones de pesetas), donde se propagan sus logros y se esconden sus fracasos, lo que se llama manipulación y que además es pagada por nosotros mismos.

La situación actual del sistema socialdemócrata ha rizado el rizo tanto, que somos quienes pagamos para que nos engañen, y además estamos contentos, ya sea al leer la revista, hipotecarnos para toda una vida, pedirnos un crédito para el coche más grande, o festejando la prima de más de 100 millones de pesetas que se embolsará cada uno de los jugadores de "la Roja". No sólo nos explotan sino que además pagamos los medios por los que somos explotados; y nuestro ayuntamiento es un ejemplo más de esta cadena. Como muestra, el gasto de 600.000€ (108 millones de pesetas) en la fuente de Rabesa, mientras no se invierte un duro en el barrio, uno de los más empobrecidos de Alcalá, y que alberga buena parte de los 12.000 parados de nuestra ciudad.

Si la recaudación del Ayuntamiento fuese consultada con el pueblo, seguro que no consentiría que personas, niños y niñas de Alcalá sufriesen estas altas temperaturas sin agua, sin luz, sin comida, sin cobijo, y a riesgo de que menores, mayores, enfermos, mujeres y hombres mueran de una insolación por abandono municipal. Esta situación tan dramática se vive actualmente en la Verea del Cerero, donde 50 personas, entre ellas 30 menores sobreviven en las más impensables condiciones. Estas personas no tienen donde vivir, porque el ayuntamiento no está dispuesto a pagarles unas viviendas mínimas y unos servicios básicos para la vida; no está dispuesto a gastar ni siquiera el 1% de lo que se gasta en la propaganda de sus actos.

La verdad es que cuesta entender este comportamiento. Estas personas, al igual que probablemente otras, llevan muchos años en esta situación de pobreza crónica extrema; esto ha sido denunciado al Defensor del Pueblo, y por supuesto al Ayuntamiento, pero no se ha hecho ni se hará nada (han sido las instrucciones). Así que todo continuará, pues parece que no se mueren, y si nadie les da nada, tendrán que tomárselo por su cuenta, pues vivir es un instinto de supervivencia. Lo lamentable es que la crisis afecta a todos, y la pobreza extrema persistirá, pero una nueva pobreza nos espera a la vuelta de la esquina.

Los hurtos de estas personas, y de muchas otras se incrementarán, por lo que el ayuntamiento se verá obligado a hacer "un esfuerzo" para garantizar la "seguridad" de los ciudadanos (estos no son considerados como tales). Así se va entendiendo porqué no se previene la delincuencia, porqué no se atiende la marginalidad, y porqué no se previene la pobreza, Por que así habrá más peligro para la "sociedad" que se verá repleta de policías locales, nacionales, guardas de seguridad, cámaras, coches, tecnología, y "todos" encantados.

andalucesdealcala@gmail.com

jueves, 1 de julio de 2010

EL PGOU Y LOS CAMINOS ENTRE “LA LAPA Y GANDUL”














Los caminos públicos, las vías pecuarias, las zonas de domino público hidráulico, las fincas públicas ..., en general, todo lo público es abandonado, cedido, vendido o gestionado, cada vez más, por empresas y entidades privadas. En Alcalá de Guadaíra y en toda Andalucía tenemos muchos ejemplos. Los caminos públicos no son una excepción. Como cualquier “hito” de nuestra cultura, los caminos, al igual que las vías pecuarias y otros referentes patrimoniales existentes en el campo andaluz se nos escapan de la memoria, de nuestras manos, los perdemos inexorablemente, uno tras otro, sin que las administraciones competentes hagan lo más mínimo para impedirlo, para legarlos a las generaciones futuras.

Hay caminos que se asfaltan, como el camino que discurre entre “La Boticaria” y la carretera de Utrera; otros se privatizan, como el camino de Gandul a Marirena del Alcor; se desvían con o sin autorización municipal, como es el caso del que discurre desde Alcalá al cortijo de “Zafra”; se cortan como el que conduce al “Molino de la Boca”; otros se utilizan como calles en urbanizaciones de todo tipo, como el camino de “Los Molinos”; y, la inmensa mayoría, ha visto reducida su anchura.

Los caminos comprendidos entre la “La Lapa y Gandul”, recogidos en el Catálogo de Caminos Públicos del Término Municipal de Alcalá de Guadaíra, que suman un total de 35,408 km (1) se encuentran, en un 90%, usurpados, sin que hasta el momento el Ayuntamiento haya hecho nada para impedirlo, como si la cosa no fuera con él, a pesar de que la Ley Reguladora de las Bases de Régimen Local 7/85, de 2 de abril establezca que es un tema de su estricta competencia en su Artículo 25. 2, d), f). (2)

El propio Ayuntamiento reconoce en el “Catálogo” que un gran número de caminos públicos y servidumbres del término municipal de Alcalá de Guadaíra se encuentran usurpados, especialmente en la zona de la “La Lapa” y Gandul, al menos veinticuatro caminos. (3)

Han transcurrido más de diez años desde la elaboración del “Catálogo de Caminos del Término Municipal de Alcalá de Guadaíra. Nunca fue publicado en ningún boletín oficinal, ni mejorado su contenido, todo lo contrario, la situación general de los caminos públicos de nuestro pueblo ha empeorado(4). Hoy día, la mayoría de caminos siguen estando cortados y usurpados, por tanto, siguen sin poder ser utilizados por los vecinos de Alcalá y de otros municipios que pudieran desear su disfrute.

La propuesta del nuevo PGOU no contempla objetivos de mejora, catalogación, recuperación, señalización, difusión, ni tan siquiera en una zona reivindicada por la sociedad civil organizada como futuro Parque Cultural, todo lo contrario, empeora su situación al establecer su anchura en 6 metros (Cp. III, Normas de protección de los Bienes demaniales), cuando en el PGOU de 1994 aparecen con una anchura de 8 metros, (4) lo que de facto supone una regresión, una perdida de patrimonio público.

(1) En su momento no se elaboró un catálogo exhaustivo de caminos municipales. El catálogo elaborado hace unos diez años, sin contar con la colaboración de las entidades con intereses legítimos en la materia, como son las ecologistas, de defensa del patrimonio y otros, no fue publicado en el BOP, y por tanto no es oficial.

(2) , “el Municipio ejercerá, en todo caso, competencias, en los términos de la legislación del Estado y de las Comunidades Autónomas, en las siguientes materias: d) Ordenación, gestión, ejecución y disciplina urbanística; promoción y gestión de viviendas; parques y jardines, pavimentación de vías públicas urbanas y conservación de caminos y vías rurales. f) Protección del medio ambiente.

(3) Relación de caminos afectados en la zona “La Lapa – Gandul”:

- Camino de Mairena del Alcor.
- Camino de el Gandul a Mairena del Alcor.
- Camino de la Estación de Gandul.
- Camino Gandul II
- Camino de la Hacienda de Martín Navarro
- Servidumbre Camino Alto de La Lapa
- Servidumbre entre el Camino Alto de La Lapa hasta el Camino de Mairena del Alcor.
- Servidumbre entre el Camino Alto de La Lapa y el Camino de Mairena II
- Servidumbre entre el Camino de las Huertas y el Camino de la Huerta del Cordero.
- Camino entre el de Paradas y el de Gandul a Mairena del Alcor.
- Camino de la Dehesa de las Canteras a Cebollilla.
- Camino de las Huertas de Cebollilla.
- Camino de la Dehesa de las Canteras a Cebollilla.
- Camino de las Huertas I
- Camino de las Huertas II
- Camino de Lapa.
- Camino de Alto de la Lapa.
- Camino de la Hacienda de Martín Navarro.
- Camino entre el de Paradas (Vereda de Angorrilla) y el de Gandul a Mairena del Alcor. (Llamado de Rompe Costales).
- Camino de Gandul a Mairena del Alcor.
- Camino de Gandul.
- Camino de las Huertas de Cebollilla.
- Camino de la Dehesa de las Canteras a Cebollilla.
- Camino de los Molinos a Mairena del Alcor.

(4) Con la incorporación de datos de diferentes archivos: municipal, ejercito, Instituto Geográfico Nacional, particulares y la colaboración de entidades sociales de defensa del medio ambiente y el patrimonio.

(5) BOP de fecha 2 de julio de 2002, nº 151. pg. 1919, “la distancia mínima de cualquier valla al eje de caminos y sendas existentes en el término será de 4 metros”.