miércoles, 20 de octubre de 2010

Las extracciones de albero destruyen Los Alcores.

En los últimos años, y a lo largo y ancho de la formación geológica que llamamos “Los Alcores”, son muchas las concesiones administrativas “legales” de canteras albero. En nuestro término municipal podemos nombrar entre otras: “Pie Solo”, “El Patarín”, “Santa María”, “Majadillas”, “Sevilla 2000”, “Los Girasoles”, “Palito Hincado”, “El Zacatín”..., sin embargo miles toneladas de albero salen de proyectos urbanísticos no ejecutados o agujeros sin ningún tipo de autorización administrativa minera, véase por ejemplo: “La Isla”, “Club de Tiro”, “El punto”, “Los Ángeles”, “El Cordel de Gallegos”, “Autocaravanas Hidalgo”, etc, en Alcalá de Guadaíra o la ampliación “Polígono Industrial Gandul”, en Mairena del Alcor, por poner un ejemplo en otro de los pueblos que integran la comarca..
La mayoría de las explotaciones de albero, que la Ley de Minas denomina “recursos de la sección A)”1 , han desarrollado su actividad, incumpliendo, total o parcialmente, la normativa que regula las labores propias de la minería.2
En los últimos tiempos, la proliferación de obras, en el área metropolitana de Sevilla, sobre todo carreteras, está demandando un volumen de áridos cada vez mayor, y el método más rápido y lucrativo es su extracción en los cercanos cerros de “Los Alcores”, a veces, sin ningún tipo de autorización, medida de seguridad, protección del medio físico, paisajístico, arqueológico y ecológico. Que se vea afectado el acuífero 28 “Sevilla-Carmona”3, o los valores paleontológicos que encierra la calcarenita, o que el patrimonio arqueológico no se tengan en consideración, no importa, para los implicados son otras las prioridades.
Los trámites administrativos son lentos para ejercitar el derecho al aprovechamiento de recursos mineros de la sección A). Antes del comienzo de las labores de explotación deberá obtenerse Declaración de Impacto Ambiental favorable por parte de la Delegación Provincial de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, autorización de explotación de la Delegación Provincial de Innovación Ciencia y Empresa de la Junta de Andalucía y Licencia Municipal del Ayuntamiento correspondiente, sin menos cabo de cuantos informes favorables sean preceptivos, debido a la ubicación de la explotación: Agencia Andaluza del Agua, Delegación Provincial de Cultura, etc., trámites que es más fácil no cumplir.

El trío de administraciones, especuladores y constructoras, confunden valor y precio. El valor de “Los Alcores”, como hemos manifestado, es muy superior al precio que se paga por el aprovechamiento de su albero. Dicha contradicción obedece a parámetros de rentabilidad económica inmediata, no a criterios de sostenibilidad.

Las canteras más cercanas al núcleo de población están sirviendo para un segundo “pelotazo”, el inmobiliario, hoy frenado por el declive del sector. Para ilustrar esta afirmación podemos recordar la cantera del “Zacatín”, “Sevilla 2000”,... Las extracciones de albero que se realizaron con total impunidad donde hoy se ubica la gasolinera de “La Retama” y el vivero “D y C Jiménez Jiménez, S.L” o en las extracciones que se efectuaron desde el “El Punto” hasta el arroyo del “El Zacatín”, en tiempos de la “Expo 92”, pueden compararse hoy con otras frente al “Club de Tiro”, urbanización paralizada por la crisis inmobiliaria o “La Isla”, donde nos cuentan, en un cartel puesto al efecto, que se trata de “trabajos de explanación”.

Desde Andaluces de Alcalá consideramos que el negocio del albero ocasiona un impacto medioambiental enorme, hipoteca un futuro sostenible para nuestro pueblo, contribuye al desarrollo del transporte privado en detrimento del público en el área metropolitana, genera una irreparable pérdida de identidad, afecta al acuífero... entre otros muchos perjuicios.

No hay comentarios: