martes, 13 de julio de 2010

El dinero del ayuntamiento, es dinero de todos

Asistimos impertérritos últimamente a un alarmante gasto que el ayuntamiento dedica a la financiación de "la revista" (2.063.215€ con un presupuesto total para la Agencia Municipal de Comunicación, unos 796 millones de pesetas), donde se propagan sus logros y se esconden sus fracasos, lo que se llama manipulación y que además es pagada por nosotros mismos.

La situación actual del sistema socialdemócrata ha rizado el rizo tanto, que somos quienes pagamos para que nos engañen, y además estamos contentos, ya sea al leer la revista, hipotecarnos para toda una vida, pedirnos un crédito para el coche más grande, o festejando la prima de más de 100 millones de pesetas que se embolsará cada uno de los jugadores de "la Roja". No sólo nos explotan sino que además pagamos los medios por los que somos explotados; y nuestro ayuntamiento es un ejemplo más de esta cadena. Como muestra, el gasto de 600.000€ (108 millones de pesetas) en la fuente de Rabesa, mientras no se invierte un duro en el barrio, uno de los más empobrecidos de Alcalá, y que alberga buena parte de los 12.000 parados de nuestra ciudad.

Si la recaudación del Ayuntamiento fuese consultada con el pueblo, seguro que no consentiría que personas, niños y niñas de Alcalá sufriesen estas altas temperaturas sin agua, sin luz, sin comida, sin cobijo, y a riesgo de que menores, mayores, enfermos, mujeres y hombres mueran de una insolación por abandono municipal. Esta situación tan dramática se vive actualmente en la Verea del Cerero, donde 50 personas, entre ellas 30 menores sobreviven en las más impensables condiciones. Estas personas no tienen donde vivir, porque el ayuntamiento no está dispuesto a pagarles unas viviendas mínimas y unos servicios básicos para la vida; no está dispuesto a gastar ni siquiera el 1% de lo que se gasta en la propaganda de sus actos.

La verdad es que cuesta entender este comportamiento. Estas personas, al igual que probablemente otras, llevan muchos años en esta situación de pobreza crónica extrema; esto ha sido denunciado al Defensor del Pueblo, y por supuesto al Ayuntamiento, pero no se ha hecho ni se hará nada (han sido las instrucciones). Así que todo continuará, pues parece que no se mueren, y si nadie les da nada, tendrán que tomárselo por su cuenta, pues vivir es un instinto de supervivencia. Lo lamentable es que la crisis afecta a todos, y la pobreza extrema persistirá, pero una nueva pobreza nos espera a la vuelta de la esquina.

Los hurtos de estas personas, y de muchas otras se incrementarán, por lo que el ayuntamiento se verá obligado a hacer "un esfuerzo" para garantizar la "seguridad" de los ciudadanos (estos no son considerados como tales). Así se va entendiendo porqué no se previene la delincuencia, porqué no se atiende la marginalidad, y porqué no se previene la pobreza, Por que así habrá más peligro para la "sociedad" que se verá repleta de policías locales, nacionales, guardas de seguridad, cámaras, coches, tecnología, y "todos" encantados.

andalucesdealcala@gmail.com

1 comentario:

Alatriste dijo...

No es por nada, pero porque deberían "regalar" una vivienda a estas personas mientras todos los demás las pagamos religiosamente?
Otra cosa es que se les ayude en la inserción social, a que eduquen correctamente sus hijos, en la búsqueda de trabajos, etc... pero mantenerlos en mi opinión como que no.