jueves, 30 de julio de 2009

Ni un solo despido: toda Alcalá con los trabajadores de Roca.


La multinacional catalana Roca acaba de anunciar un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) general que afectará a 713 trabajadores, 177 de ellos son de la fábrica de Alcalá. Roca pretende que el 25% de los despidos estén localizados en el mismo lugar, en Alcalá de Guadaíra, con el impacto que tal cantidad de despidos tendrían en la calidad de vida de estas familias alcalareñas.

La noticia se ha hecho pública en pleno verano. Roca intenta llevar a cabo un despido masivo aprovechando la ausencia física de buena parte de su plantilla, afectada por un ERE temporal desde el mes de abril. Además, la empresa busca beneficiarse del letargo propio del período vacacional. Tal vez debido a tal letargo Antonio Fernández, Consejero de Empleo de la Junta de Andalucía, se ha limitado a calificar esta medida de “sorprendente”. Mientras que nuestro ayuntamiento, igualmente aletargado, sólo ha acertado a mostrar su “profunda preocupación” y su voluntad por “establecer contactos” con Roca.

Sin embargo, este ataque inadmisible por parte de Roca no tiene nada de sorprendente. Hace justamente un año la empresa anunció el despido de 398 trabajadores en todo el Estado, si bien en aquella ocasión el resultado final fue de 200 puestos de trabajo eliminados en forma de bajas pactadas y prejubilaciones. En Alcalá, un ERE temporal afecta a la mitad de la plantilla desde el mes de abril. Y el pasado mes de noviembre Cerámicas Bellavista, filial de Roca, despidió a 191 de sus 241 trabajadores en Dos Hermanas. El despido masivo que Roca anunció ayer es cualquier cosa menos sorprendente.

Desde Andaluces de Alcalá exigimos al Ayuntamiento de nuestro pueblo, a los sindicatos y a los partidos autodenominados “de izquierda” que tomen parte activa en defensa de los trabajadores de Alcalá. No es hora de “sorprenderse” ni de “mostrar preocupación”. Es hora de tomar partido. Es la hora de que demos un paso al frente quienes realmente pensamos que el sustento de las familias no puede depender del índice de beneficios de una empresa. Es hora de defender los puestos de trabajo frente a quienes sólo ven en ellos un recurso coyuntural para enriquecerse más y más.

Desde el grupo Andaluces de Alcalá deseamos denunciar una estrategia perversa de destrucción de empleo. Exigimos transparencia en las negociaciones, y que los trabajadores puedan participar directamente de las negociaciones. Para ello, creemos necesario trasladar dichas negociaciones a fechas más adecuadas: la empresa no puede aprovechar el verano para imponer sus decisiones unilateralmente. Además, queremos hacer público nuestro más sincero apoyo a los trabajadores de Roca. A ellos les animamos a organizarse y a mantenerse unidos. Estamos convencidos de que con la unidad y la solidaridad de toda Alcalá será posible una solución digna, que evite la pérdida de puestos de trabajo en nuestro pueblo. Por nuestra parte transmitimos a los trabajadores de Roca, y al conjunto de la ciudadanía alcalareña, nuestra voluntad inequívoca de apoyar y participar activamente en todas aquellas iniciativas que tengan como objetivo la defensa y promoción del empleo digno en Alcalá.

viernes, 10 de julio de 2009

NOTA DE PRENSA ANDALUCES DE ALCALÁ RECHAZA LA PRIVATIZACIÓN DE LA PISCINA PÚBLICA Y MUESTRA SU APOYO A MOVILIZACIONES DE JUNTA DE PERSONAL Y COMITÉ


Desde “Andaluces de Alcalá” queremos hacer público nuestro apoyo a las movilizaciones y a la campaña de recogida de firmas emprendidas por la Junta de Personal, y el Comité de Empresa del Ayuntamiento contra la intención municipal de privatizar la piscina pública cubierta “Los Alcores”.

La privatización de la piscina viene a sumarse a las ya realizadas por el Ayuntamiento con anterioridad: “mantenimiento informático, ayuda a domicilio, cementerio municipal, limpieza de colegios y edificios públicos, Arca, parques y jardines, grúa municipal, museo municipal, explotación de instalaciones y edificios municipales y un largo etcétera...”, como bien se recoge en la hoja informativa distribuida por las centrales sindicales.

Como ciudadanos manifestamos nuestro más rotundo rechazo y preocupación ante el alarmante acelerón en la privatización de la Administración Pública, del Sector Público y de lo público en general, que no es otra cosa, que transferir una empresa, una actividad, o un bien de dominio público al sector privado.

Esta es una práctica basada en principios “espantajos” del neoliberalismo, entre los que destaca la falsa “rentabilidad”. La práctica nos demuestra de que lo que se consigue es más bien todo lo contrario: precariedad laboral, eliminación de los principios democráticos en la gestión, desigualdad de género y, por supuesto, MENOS RENTABILIDAD SOCIAL. Véase, por poner un ejemplo, la nefasta, irracional y despilfarradora política en parques y jardines en nuestra localidad que está sangrando las arcas municipales: plantación de césped y otras plantas inapropiada para estas latitudes, arboricidios continuos, ejemplo lo que ha pasado en la piscina de verano, concentraciones de árboles inapropiadas, ejemplo Avda. de S. Lucía, plantaciones junto al río, sin estudios arqueológicos previos y sin consultar y consensuar con las entidades y personas expertas en la materia...

“Así, mientras que en España (2008), el porcentaje de personas adultas que trabajan para el sector publico es sólo el 9%, uno de los más bajo de la UE (cuyo promedio es el 16%). En los países escandinavos es el 26% para Dinamarca, el 22% para Suecia y el 19% para Finlandia, estando estos entre los países cuya economía es más eficiente y emprendedora en la OCDE, tal y como señala el último informe sobre competitividad y eficacia económica de esa organización, publicado por el prestigioso Economic-Policy Institute de Washington.” (1)

La privatización de lo público se traduce en todos los ámbitos territoriales y administrativos, acelerándose en la medida en que los mecanismos de respuesta sociales han ido desapareciendo. Viraje que conlleva la creciente utilización en el actuar de la Administración de fórmulas organizativas y de procedimientos jurídico-privados, para el ejercicio de funciones y de cometidos de carácter público que alcanza incluso a la propia organización de las Administraciones públicas.

Entre los derechos fundamentales que se infringen, recogidos en reiterada jurisprudencia de Tribunal Constitucional, cabe destacar el Derecho a la igualdad, mérito y capacidad en el acceso a las funciones públicas que es una especificación del principio de igualdad ante la Ley formulado en el artículo 14 , 23.2 y 103.3 de la Constitución. y Ley 62/1978, de 26 de diciembre, de protección jurisdiccional de los derechos fundamentales de la persona. La quiebra de los principios constitucionales que disciplinan el acceso a la función pública supone la infiltración de la discrecionalidad y la arbitrariedad, que va en dirección contraria a conseguir un régimen unitario en el acceso al empleo público, capaz de garantizar los principios de igualdad, mérito y capacidad.

“Cuando la corrupción se convierte en costumbre genera inevitablemente una falsa ética: quien se resiste a entrar en el juego sucio es un débil, un tímido, un estúpido. La escéptica comprobación de Séneca - `Los que antes fueron vicios ahora son costumbres`- podría ser un diagnóstico de este siglo”... (2)

Alcalá de Guadaíra, a 9 de julio de 2009

(1) Vicenc Navarro, Catedrático de Políticas Públicas de la Universidad Pompeu Fabra y Director del Observatorio Social de España. Público Jueves 25 de junio de 2009.
(2) Mario Benedetti
http://andalucesdealcala.blogspot.com/
andalucesdealcala@gmail.com