martes, 30 de junio de 2009

La fórmula de los dos Estados, una manzana envenenada



María José Lera
Rebelión
“Estados Unidos reiteró hoy su apoyo a la solución de dos Estados en el conflicto entre Israel y Palestina (1 de Abril de 2009). La Unión Europea advirtió el viernes al primer ministro designado de Israel, Benjamin Netanyahu, que los vínculos con su país se verán afectados si no acepta las peticiones palestinas para una solución "de dos estados" al conflicto en Oriente Medio (Reuters, 27 de Marzo, 2009).
Estas y otras noticias confirman el apoyo Internacional a la solución de los dos Estados, y especialmente enfatizado ante las últimas declaraciones de Lieberman (Ministro de Exteriores de Israel, recientemente nombrado) que explícitamente rechaza los acuerdos de Anápolis basados en esta solución. Por su parte, Mahmoud Abbas en nombre de la Autoridad Palestina, también sigue defendiendo la solución de los dos Estados, ya iniciada por él mismo en los acuerdos de Oslo en 1993.Y, por último, Hamas, en voz de Haniye dijo que:
“Su grupo no bloqueará cualquier intento de establecer un Estado palestino en la franja de Gaza, Cisjordania y Jerusalén Este. "El establecimiento de un Estado palestino en las fronteras de los territorios ocupados en junio de 1967 es un objetivo nacional conjunto y Hamás no será un obstáculo en ese camino" (Efe, 1 de Abril, 2009, http://www.palestinalibre.org/articulo.php?a=14469).
Parece que hay discordia pues entre uno único Estado Israelí, o dos Estados independientes, y se ven como únicas alternativas. Las declaraciones de Lieberman de que sobra “la gente” pero no la tierra, unido a su deseo expresado de tirar una bomba nuclear en Gaza para acabar con Hamas, hace que la solución de los “dos estados” sea la mejor percibida. Además, al ser apoyada por el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, -que parece que representa a los palestinos-, por EEUU y la UE, hace que internacionalmente se esté viendo esta posibilidad como una última oportunidad.
Pero veamos en qué consiste la propuesta de los dos estados para saber qué esconde. El documento “A last chance for a two-state israel-palestine agreement”, (una última oportunidad para el acuerdo de los dos estados) ha sido elaborado por el US Middle East Project, para que desde la Casa Blanca se haga una mediación intensa, dirigida a conseguir “los dos estados”. El documento está firmado por 10 personas muy influyentes y con muy alta reputación en el mundo de las Finanzas, la Administración estadounidense, y las Relaciones Exteriores; de hecho el primer firmante es Zbigniew Brzezinski (mano derecha de Obama). El 26 de Marzo fue publicado un artículo de opinión en el New York Times, destacando las bondades de este informe, en el que citan como novedad la necesidad de contar con Hamas para solucionar el conflicto (R. Cohen. The Fierce urgency of peace, New York Times, 26 de Marzo, 2009).
El documento presenta un resumen ejecutivo y tres pasos claves para poder llevar a la práctica dicha solución. Veamos estos pasos claves:
Presentar una clara visión desde EEUU para que termine el conflicto Israelo-palestino. La disputa entre ambas partes es demasiado profunda y las diferencias de poder son tan enormes, que no pueden resolver el conflicto sin la actuación de EEUU.
Este primer punto reconoce que el conflicto es profundo y las diferencias entre las partes increíblemente desproporcionadas. Pero justamente el reconocimiento de estas particularidades, de profundo desequilibrio y prolongado sufrimiento en el tiempo, no les lleva a recontextualizar la situación y definirla como violencia. Todo lo contrario, es utilizado para fundamentar que la resolución de este “conflicto” implica la actuación de EEUU, como un espectador determinante para facilitar una solución.
Para cualquier ser humano medianamente informado del tema (y no hace falta ser experto en resolución de conflictos) un agente como EEUU que lleva proporcionando a Israel armas, dinero, y toda la ayuda posible para que siga matando a palestinos durante tanto tiempo, no puede ser precisamente un facilitador de ninguna solución, cuando es parte importante del problema.
Algo va mal, y sigue yendo mal, pero la solución es más de lo mismo. Más actuación necesaria desde EEUU para solucionar “el conflicto”, aceptando como exitosos todos los acuerdos anteriores. Los cuales han dejado, además de mucho sufrimiento palestino, según el informe, los siguientes puntos que necesitan de más atención:
1.1.Dos estados, basados en las líneas del 4 de Junio de 1967, con menores modificaciones
Estas “menores modificaciones” implican que los asentamientos grandes permanecen en Cisjordania, el muro se supone que continua pues no se hace ninguna mención, y otros asentamientos y lugares especiales también se reconsiderarán. No se menciona las fronteras de aire y de mar, y las de tierra quedan por lo visto por redefinir (pág 11). La unión entre Gaza y Cisjordania se pretende con un “corredor” sin precisar. Recordamos que en otros momentos se ha sugerido un túnel o un telesférico, solución que también se ha mencionado para unir las ciudades de Cisjordania (propuesta de Moratinos en 2005).
1.2. Una solución para el problema de los refugiados consistente en los dos estados no significa el derecho general al retorno.
Es decir, que no se recoge el derecho inalienable del pueblo palestino a volver a su tierra, aunque dice que se explorarán otras medidas. Es decir, todos aquellos que aún guardan las llaves y que han sido expulsados de sus tierras y desposeídos, no tienen derecho a volver (pág. 12). Ni de los campos de refugiados de Siria, Jordania y Líbano; ni de los campos de refugiados de Gaza ni de Cisjordania, ni ninguno de los palestinos de la diáspora. Reconocer este derecho sería reconocer la Nakba, y esto no está en la agenda de Israel. Se llegarán a acuerdos, pero no se reconoce la tragedia acontecida en 1948.
1.3. Jerusalén es el ”hogar” de ambas capitales, con barrios judíos bajo la soberanía israelí, y barrios árabes bajo la soberanía Palestina, con especiales acuerdos para la “Ciudad Vieja”, proporcionando cada parte el control de sus respectivos lugares sagrados.
Los barrios de Jerusalén Este son permanentemente demolidos, están bajo ocupación y violencia extrema, de hecho la situación de Jerusalén es muy difícil, y aún peor la de la Ciudad Vieja de Jerusalén, donde se encuentran los santos lugares.
Los santos lugares son el Santo Sepulcro, el Muro de las Lamentaciones y la inmensa explanadas de las Mezquitas (Doma de la roca y Al Aqsa). Esta gran explanada es reivindicada diariamente por Israel pues dice que está construida sobre los cimientos del Templo de Salomón; un hecho que no se demuestra, pero que poco a poco están consiguiendo que la Mezquita se derrumbe de un día a otro como consecuencias de tantas excavaciones (hace dos meses se desplomó el suelo de un aula de un colegio, y las niñas se cayeron, al menos 20 resultaron heridas).
Si consiguen encontrar la más mínima prueba de que hay vestigios del Templo de Salomón bajo las Mezquitas, este terreno será declarado lugar sagrado para los israelíes, y por lo tanto bajo su control. De hecho esto ya ocurre en parte, permitiendo Israel de manera arbitraria el acceso o no a las Mezquitas, poseyendo las llaves de algunas de sus puertas, y ofreciéndolo como lugar de culto a los judíos (Khaled Amayremah, Devorar Jerusalen 3 de Marzo, 2009).
Se añade que la Ciudad Vieja de Jerusalén tendrá un carácter especial, y se considerarán “medidas creativas” para la búsqueda de soluciones. Especialmente teniendo en cuenta la necesidad de control físico de las zonas israelíes y palestinas, por un tiempo transicional. Se contempla que habrá que regular de manera especial el derecho al espacio aéreo (en las demás zonas supongo que también, aunque no se menciona) (pág. 12).
1.4. Un Estado Palestino no militarizado, junto con un mecanismo de seguridad que atienda los problemas israelíes y respete la soberanía Palestina; una fuerza multinacional dirigida por EEUU para asegurar un periodo de seguridad pacifico de transición. Esta estructura de “paz”, bajo el mandato de la ONU, se constituirá con el liderazgo de América de las fuerzas de la OTAN y suplementada por Israelíes, jordanos y Egipcios. Se prevén 5 años, con mandato de renovación con el objetivo de conseguir que en un plazo de 15 años se obtenga la completa dominación Palestina de las cuestiones de seguridad.
Esto es lo más impresionante, ese Estado sin límites claros, con asentamientos por todas partes (que ya nadie se plantea que sea viable ni continuo), además se exige que sea no militarizado, pero que esté controlado por una Fuerza Internacional que asegure la “paz” y que está compuesta por fuerzas de la OTAN, incluyendo a países árabes amigos y a ISRAEL, todo liderado por EEUU, y bajo mandato de la ONU.
Alucinante, todas las Fuerzas del Imperio para controlar a palestinos, expropiados, refugiados, divididos, sin nada, y por supuesto no-militarizados. Mientras su vecino seguirá siendo la cuarta armada del mundo, bien dotado de arsenales nucleares, y ahora además con la ayuda de EEUU, la OTAN, y hasta de fuerzas árabes.
2.- Estimular las negociaciones Siria-Israelíes para transformar fundamentalmente la región y en última instancia separar a Damascus de su difícil socio estratégico Irán.
No se habla de negociar los Altos del Golán, terreno Sirio ocupado por Israel, y no inocentemente, se incluye aquí gran cantidad de aguas y recursos naturales. La población que allí vive se considera siria, son los drusos de los Altos del Golán, que se niegan a tener ciudadanía israelí, y sobreviven como pueden a la ocupación constante militarizada. De esto no se habla, sino exclusivamente del objetivo, conseguir que Siria se separe de Irán.
En páginas posteriores sí proponen un pacto, Siria obtiene el territorio e Israel el agua, con todos los derechos a entrar, y con la multifuerza militar controlando el territorio. A cambio se le pide a Siria que corte sus lazos con potencias enemigas (Irán) y que colabore para que Hamas y Hezbollah se vuelvan “moderados” (pag. 13).
3- Una posición más pragmática hacia Hamas y al Gobierno de Unidad Palestino: parte palestina, unida, legitimada y poderosa para negociar con Israel, y es de importancia para poder conseguir cualquier acuerdo e implementarlo.
Básicamente se dice que se acepta a Hamas, siempre y cuando permita que la Autoridad Palestina siga actuando como lo hace, y llegue a estos acuerdos. No obstante añade una verdad, “Hamas is simply too important and powerful to be ignored” (pag 6) (Hamas es simplemente demasiado importante y poderoso para ser ignorado). Y lo consideran para que no aumente su poder, pero lo anularán de otra manera (como ya hacen, con prisioneros, torturados, asesinados, bombardeados, sin ayuda humanitaria, en fin… el mayor campo de exterminio del mundo, y aún así son “peligrosos”).
“Finalmente, cesar de desanimar para la reconciliación nacional de Palestina, y dejar claro que se apoya a un gobierno que acepte el cese al fuego con Israel, acepte al Presidente Mahmoud Abbas como el gran jefe negociador, y que se asegure por referéndum que un futuro acuerdo no será boycoteado ni sancionado” (pag. 6).
Es decir, Gobierno de unidad sí, pero como Mahmoud Abbas como único interlocutor, a pesar que su mandato expiró el Enero de 2009, dejando pues totalmente al margen la capacidad de decidir del Pueblo Palestino. Los gobiernos extranjeros deciden el presidente y lo ponen como condición para negociar.
Se exige el cese al fuego solo por una parte, curioso. Después de dejar mas de 1434 asesinados por Israel en Gaza, frente a 3 dudosas muertes perpetradas por los palestinos, aún se habla de cese al fuego por quiénes dudosamente suponen un peligro mortal, y se ignora a quien impunemente lleva batiendo récords de niños y padres asesinados en el menor número de días (388 niños en 23 días, y 1346 huérfanos).
Se añaden además una serie de propuestas políticas (pag 7), que básicamente se centran en la lucha contra el Islam, siendo Irán y Hezbollah los verdaderos agentes del eje del mal (siguiendo con el discurso del “choque de civilizaciones”). Y propuestas concretas que de una u otra manera mantiene la ocupación. El problema de los refugiados será para los palestinos, que tendrán que acomodarlo en las tierras que le hayan dejado, con el apoyo de los países árabes que deberá ser absoluto (pag. 12).
Finalmente hay una sección que analiza los problemas que se pueden encontrar para llevar a cabo este plan. Y para terminar un extenso anexo para asegurar la seguridad israelí (valga la redundancia) (pag. 14-16).
El documento está aquí, en inglés. La traducción no es fácil, pues una de las estrategias de los sionistas es el juego del lenguaje.
http://www.usmep.us/bipartisan_recommendations/A_Last_Chance_for_a_Two-State_Israel-Palestine_Agreement.pdf
Conclusiones
Palestina, siguiendo la propuesta de los dos Estados, terminará ocupada como Afganistán e Irak, por tropas de la ONU, y de la OTAN, que acompañarán a los soldados israelíes. Todas las fuerzas imperiales para controlar a los desarmados palestinos. El documento ignora la situación de los palestinos aún en su tierra, hoy Israel, los llamados árabes-israelíes, a los cuales Lieberman propone expulsarlos a Cisjordania o Gaza.
La solución de “dos estados” se entiende como parte de un plan organizado por fases dirigidas a conseguir el objetivo final de Israel: un único Estado judío y sólo para judíos, desde el río Jordan hasta el Mediterráneo (las dos franjas azules de su bandera).
Fase 1- se elimina a los pocos palestinos que aún continúan luchando (Gaza, operación Plomo Fundido y asedio, que continúa).
Fase 2- a quienes aún sobreviven se les da la manzana envenenada de los dos estados (Cisjordania), envuelta en bonitas palabras de paz y diálogo y apoyada por la Autoridad Nacional Palestina, EEUU y UE.
Fase 3- serán reocupados por unas fuerzas de “seguridad”, que incluye EEUU, OTAN, Jordania, Egipto e Israel, para controlarlos, y evidentemente seguirán encarcelados por el Muro (el cual no es mencionado en el documento).
Fase 4- se transferirán a este territorio los refugiados del 1948 y todos los que desde la diáspora quieran volver.
Fase 5- finalmente ante esta situación de hacinamiento, encarcelamiento y ocupación, ya se inventarán algo para deshumanizarlos aún más, y avanzar hacia el fin del sionismo, Israel como único estado.
Esta solución de los “dos Estados” se fundamenta en la existencia de un conflicto entre Israel y Palestina, considera en la misma posición a víctimas y a verdugos, y exige aún más a quienes todo lo han perdido. Sigue siendo una solución que sólo beneficia a Israel, sin reconocimiento de los crímenes y robos cometidos. Curiosamente en el texto se hace referencia a dejar la posición en la que “todos pierden” para pasar a una fase en la que “todos ganan”. Es interesante ese “todos pierden”, a pesar que solamente vemos pérdidas en el lado palestino, por una fórmula en la que “todos ganan”, donde el mayor beneficiario vuelve a ser Israel (pág.8).
Sin embargo, la cuestión Israel-Palestina NO es un conflicto, sino una OCUPACION, una violación permanente de todos los derechos de las personas que allí han nacido, y que se prolonga por más de 60 años. Es decir, desde cualquier análisis en términos de relaciones, esto es VIOLENCIA; y ante una situación de violencia lo primero que hay que hacer es pararla, detenerla, y no seguir alimentándola con más armas, poder, dinero y tiempo, mientras las víctimas agonizan esperando la “ayuda internacional”.
Curiosamente el título verdadero del documento es “Two States: addresing Israel security challenges”. (Dos estados: hacia las exigencias de seguridad de Israel), que aparece cuando se ven las propiedades digitales del mismo. Y esto es realmente el documento: la última oportunidad para garantizar la seguridad de Israel, los Dos Estados, y que debería ser entendida como la primera oportunidad del Pueblo Palestino para rechazarlo y exigir lo que por derecho le corresponde, SU TIERRA, y el derecho a restituir la memoria de los suyos, ya mancillada desde antes de 1948.
Desde una perspectiva científica, humana, justa y equitativa no se puede pedir otra cosa que UN UNICO ESTADO. Edward Said, en 1999, señaló “que el Estado binacional, se llamara como se llamara, Israel o Palestina, era, aun a largo plazo, la única salida del conflicto”.“A largo plazo es la única [solución] posible, pues es la única justa y equitativa, y por ello la única que garantiza la paz. Para llegar a ella, es ineludible que Israel reconozca su responsabilidad en el sufrimiento palestino y ofrezca algún tipo de reparación, quizá a través de una comisión de la verdad y la reconciliación como la que hubo en Sudáfrica (E. Said, El Pais, 25 de Septiembre, de 2008).
Sólo de esta manera se tendría garantizado el derecho al retorno de todo refugiado; sólo que una solución así pasa por aceptar la realidad y definirla en sus justos términos: violencia, ocupación y apertheid. Y esto nos lleva a la situación de Sudáfrica; fue la única solución posible, una persona, un voto, y será la única solución en Palestina.
La propia Autoridad Palestina, reconoció en Agosto de 2008 que "Si Israel continúa estando en contra, la conducción palestina pedirá para su estado un solo estado binacional", agregó [que] Israel siempre se opuso a esa solución, afirmando que absorber a millones de palestinos podría comprometer su característica de estado de mayoría judía. (Ahmed Qrea, La tercera, 10 de Agosto de 2008)
La solución de los “Dos Estados” que ofrecen la ANP, EEUU y UE es una manzana envenenada para continuar con la exterminación del pueblo palestino. Y que en estos momentos nos impide ver la única solución al problema: la indivisibilidad de una tierra, y la necesidad de reconocer los derechos de todo un pueblo, incluyendo a todos los refugiados -los del 1948, los de 1967, los actuales, los que viven en campos de refugiados (fuera y dentro de Palestina), y los que sobreviven en Israel-. Todos son palestinos, y todos tienen su derecho a vivir en su Tierra, y nadie tiene el derecho de decidir por ellos, algo que nunca se ha contemplado pero que en algún momento habrá que poner sobre la mesa.
Mientras, la decisión de apoyar la solución de los “Dos Estados” tiene bloqueadas las negociaciones del Gobierno de Unidad Nacional Palestino, condiciona la colaboración de Egipto, es una condición sine qua non para poder disfrutar de las ayudas económicas recientemente aprobadas en la Cumbre de Egipto, y que aún no se han puesto en marcha, y probablemente esté condicionando el aislamiento y asedio de Gaza. O se acepta esta solución, o parece ser que no hay otra.
Ha llegado el momento que sean los palestinos quienes hagan sus propias propuestas, de manera independiente a las realizadas por Israel (un único Estado solo para judíos), y a las expresadas por sus socios EEUU y UE (dos Estados con muchas condiciones). Es necesario que el Pueblo Palestino tenga su propia agenda, planteando la mejor solución para todos sus problemas; y esto es algo a lo que realmente teme tanto Israel como sus socios. Y especialmente en estos momentos, en los que la sociedad civil a nivel mundial expresa de todas las maneras posibles su solidaridad con el Pueblo Palestino, y apoya una solución que sea justa y equitativa, que permita restaurar los derechos de este pueblo históricamente violado y maltratado.
María José Lera
Dra. Psicología
Profesora Universidad
5 de Abril, 2009

No hay comentarios: