martes, 21 de abril de 2009

"Notas sobre la arquitectura escolar alcalareña. En defensa del Colegio`El Perejil"" (I)


Un perro andaluz.

“Notas sobre la arquitectura escolar alcalareña. En defensa del Colegio ‘El Perejil’” (I)

Leo en La Voz de Alcalá (15-30/09/06) que van a derribar el colegio público de adultos “El Perejil” y así, en letra impresa, la noticia de su desaparición que ya conocía de oídas, se me aparece como inevitable. Cierto es que en la misma página se informa de la construcción de un nuevo colegio en la zona de la Puerta de Alcalá, pero bastaría con recordar las palabras de Luis Bello: “Hay algo más que hacer que construir escuelas. Hay que defenderlas, infundirles calor y vida” (Viaje por las escuelas de España, 1926), para comprender que esta buena nueva no puede ocultar el desprecio por el patrimonio y, en definitiva, la cultura de los responsables de su derribo.
Sí, ya sé que la importancia arquitectónica de este edificio es más bien modesta y su significación como edificio escolar relativa pues de hecho, tal y como ha dejado escrito F. García Rivero en este periódico (léase “La cantina escolar”, 15-30/6/02) como en Crónicas y Memorias de Alcalá de Guadaíra (2006), no fue construido con tal fin, de modo que su interés como arquitectura escolar se reduce a las adaptaciones y acondicionamiento que se realizaron para ello. Sin embargo, es precisamente su cambiante destino, los diversos usos que el inmueble ha tenido como espacio público (comedor infantil, cine y salón de teatro, colegio de primaria y luego de adultos) lo que le ha hecho alcanzar una auténtica significación en la vida de la ciudad. Esta es la cuestión, más allá del interés arquitectónico del inmueble, los diversos usos que ha contenido a lo largo de su devenir ha generado un patrimonio inmaterial que revierte en la ciudad hasta convertirse en un referente. Un referente no sólo cultural, también espacial pues sin duda la seña de identidad de la plaza de “El perejil” está indisolublemente asociada al colegio.
No, no encuentro la razón, que seguro la hay muy técnica y convincente, por la que el edificio del “El Perejil” no cabe en el diseño de la Ciudad de la Cultura que va a darle la puntilla, pero no tiene ninguna aquél que afirma medidas como estas son propias de las ciudades inteligentes “que son las que se reconcilian con su pasado y con la naturaleza para trazar su futuro” (D. Antonio Limones dixit en La Revista de Alcalá, septiembre, 2006).
VICENTE M. PÉREZ GUERRERO
16 de septiembre de 2005

No hay comentarios: