martes, 21 de abril de 2009

"Los fantasmas de la memoria história (I)"



Un perro andaluz

“Los fantasmas de la memoria histórica (I)”

Tampoco nuestro periódico se ha librado del muy interesante y democrático debate a que ha dado lugar el proyecto de Ley, actualmente discutido en el Parlamento, para la reparación de las víctimas de la Guerra Civil y la dictadura franquista. Un proyecto socialista que no ha contentado ni a tirios ni a troyanos, tal y como prueban las enmiendas a la totalidad que presenta gran parte del arco parlamentario (PP, IU-ICV y ERC) y cuya valoración oscila entre la indignación y el desencanto.
Ciertamente, según una encuesta elaborada por el Instituto Opina para El País, “el 55% [de los encuestados] considera conveniente que el Gobierno apruebe una Ley de Memoria Histórica para honrar a los represaliados” (El País, 18/7/06). Unos datos que, si bien en principio parecen dar el respaldo social necesario al gobierno para proyectar una ley auténticamente reparadora de la memoria de las víctimas, no han sido suficiente para que nuestro gobierno se atreva a condenar sin paliativos la dictadura franquista. ¿Por qué?
Sin duda, porque los asesores de Zapatero saben bien que en la cultura política española persisten posos del franquismo, que la memoria colectiva de muchos españoles, incardinada durante la larga dictadura, es una consecuencia más o menos directa de los vencedores en la Guerra Civil y que este tipo de actitudes no se manifiestan en las encuestas; pues éstas, como demostró J. Ibáñez, padre de la sociología española, son técnicas de investigación que no recogen la ideología profunda de los encuestados que suele permanecer oculta, lejos de las declaraciones explícitas que se dan en las encuestas como respuestas estereotipadas propias de la corrección política. Una cultura política heredera del franquismo sin la que tampoco se entiende el éxito editorial de los autodenominados revisionistas y del que hablaremos en la próxima entrega.
Por tanto, los socialistas han preferido elaborar una ley pensando en el electorado más que en los represaliados, es decir, pensando más en las urnas que en honrar a aquéllos que dieron su vida por la legitimidad constitucional republicana y, en definitiva, la libertad y la democracia.

VICENTE M. PÉREZ GUERRERO
17 de febrero de 2007

No hay comentarios: